sábado, 27 de agosto de 2016

Patrulla Fronteriza detiene a mexicano con mas de 3 millones de dólares

  • sábado, 27 de agosto de 2016
  • Comentarios
    Es el decomiso más grande realizado por la Patrulla Fronteriza en el sector San Diego. Foto: Cortesía 

    Un ciudadano mexicano y un estadounidense fueron detenidos mientras transportaban mas de 3 millones de dolares en dos vehículos en San Diego, California 

    En Escondido, al norte del condado de San Diego, California, agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a dos hombres que ocultaban mas de 3 millones de dólares en efectivo en dos vehículos, la tarde del martes 23 de agosto.
    Alrededor de la 1:45 de la tarde, el conductor de un vehículo Kia Forte fue detenido por un elemento de la corporación estadunidense mientras transitaba sobre la calle West Country Club en Escondido, después de seguirlo en la autopista interestatal 15.

    De acuerdo con información proporcionada por la Patrulla Fronteriza, el vehículo llamó la atención del agente porque se encontraba conduciendo muy cerca de un automóvil Volkswagen Passat, el cual aceleró cuando vio que el primer automovilista era detenido.

    Por medio de un agente canino, los elementos de la Patrulla Fronteriza comenzaron a revisar el vehículo, descubrieron ocho paquetes sellados al vacío que contenía 33 mil 880 dólares, escondidas en el tablero.

    El conductor, un ciudadano estadunidense de 53 años de edad quedó bajo arresto. Luego del hallazgo, otros agentes de la misma corporación ubicaron al vehículo Volkswagen Passat, el cual había sido abandonado en una calle sin salida en un área residencial. El conductor, un hombre identificado como ciudadano mexicano de 41 años de edad, fue encontrado mientras se escondía en un arbusto cercano, por lo que quedó arrestado por sospecha de tráfico de dinero en efectivo. En este segundo vehículo fueron hallados tres millones 19 mil dólares, en fajos de billetes escondidos en ocho cajas en la cajuela.

    Las cajas donde se ocultaban los tres millones de dólares en efectivo. Foto: Cortesía 

    “Esta cantidad de dinero representa el decomiso más grande realizado en el sector San Diego”, declaró el jefe de la Patrulla Fronteriza, Richard A Barlow. “El esfuerzo y la perseverancia demostrada por los agentes en este caso fue esencial para el resultado”.

    La corporación informó que los dos sospechosos fueron turnados al área de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional por cargos relacionados con el tráfico de dinero en efectivo. Por último, la Patrulla Fronterizo hizo un llamado a la ciudadanía para reportar actividad sospechosa al número de teléfono (619) 498-9900.

    viernes, 26 de agosto de 2016

    Comando armado ejecuta a un sobrino de “El Mayo” Zambada

  • viernes, 26 de agosto de 2016
  • Comentarios
    Cerca de una zona escolar, en el cruce de un puente vial sobre el río Tamazula en esta ciudad de Culiacán, fueron ejecutadas dos personas del sexo masculino, uno de ellas fue identificada como sobrino de Ismael Zambada García, "El Mayo Zambada", jefe del cártel de Sinaloa informaron fuentes de la Policía Ministerial de Sinaloa.


    Un sobrino de Ismael "El Mayo" Zambada fue ejecutado en Culiacán la tarde de este viernes junto a otro sujeto, indicó la Policía Ministerial de Sinaloa.

    Culiacán, Sinaloa.-Dos hombres fueron perseguidos y ejecutados a balazos con fusiles de alto poder cuando circulaban sobre el puente de la Isla Musala, al descender en el bulevar El Dorado de la colonia Las Quintas.

    Una de las víctimas fue identificada como Giovani Parra Zambada, de 42 años, e identificado como sobrino de uno de los líderes del cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada. De la segunda víctima todavía no se tiene la identidad.

    Los hechos ocurrieron poco después de las 13:00 horas de este viernes cuando los dos circulaban en un automóvil Acura color blanco, sobre el puente que comunica la Isla Musala con Las Quintas.


    Al parecer fue en ese trayecto cuando pistoleros comenzaron a perseguir a los ocupantes del Acura con placas de Jalisco, y al llegar al semáforo de El Dorado chocaron por alcance con otra unidad.
    Ahí aprovecharon las víctimas para descender y tratar de escapar corriendo, pero los sicarios les dieron alcance y les dispararon en repetidas ocasiones; los cuerpos quedaron sobre el pavimento, a unos metros de la unidad.

    Parra Zambada fue el hombre que terminó a la izquierda de la unidad, el que vestía playera color azul fuerte.

    Una mujer identificada como Yazmín Gastélum resultó lesionada de una bala perdida cuando ocurrieron los hechos, y fue internada en un hospital privado.

    Sobre los responsables no se obtuvieron detalles; al lugar llegaron familiares de los occisos.  La balacera también fue ampliamente comentada por los usuarios de redes sociales, que alertaron de los hechos en cuanto sucedieron.

    Personal de las diferentes corporaciones cerraron el sitio y desviaron el tráfico, en tanto personal forense realizó el trabajo de las diligencias.

    El 10 de diciembre de 2015, otro sobrino del Mayo Zambada fue ejecutado a balazos junto con otros hombres en la colonia Miguel Hidalgo. El joven se llamaba Vicente Zambada Reyes, y era hijo de Jesús “El Rey” Zambada García, hermano del capo oriundo de El Salado, y quien fue procesado por narcotráfico en una corte federal de Nueva York.

    Con información de La Pared

    4 sicarios del CDG muertos y 7 policías quemados fue el saldo de la balacera en Miguel Alemán

  • Comentarios
    El ataque de un grupo de civiles armados que dejaron heridos a siete elementos de Fuerza Tamaulipas en Miguel Alemán desató ayer una persecución y tiroteo en el que las fuerzas federales abatieron a cuatro de los agresores en el municipio de Camargo.

    El ataque a los policías estatales ocurrió alrededor de las 13:00 horas sobre la avenida Miguel Alemán, a la altura de la colonia Linda Vista, cuando los agentes que realizaban labores de vigilancia en dos patrullas fueron sorprendidos por hombres armados que circulaban a bordo de una camioneta Chevrolet color blanco.

    El lugar donde se impactaron las camionetas de los sicarios a exceso de velocidad mientras huían a Camargo


    El vehículo donde viajaban los pistoleros se les emparejó para dispararles con ametralladoras, y de acuerdo a versiones de testigos, se escucharon detonaciones de granada, lo que presuntamente provocó que una de las patrullas se incendiara.
    En un comunicado, el Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) aseguró que la patrulla se incendió al recibir impactos de bala en el depósito de la gasolina.

    Los hombres armados hirieron de bala a dos policías que viajaban en la otra patrulla y escaparon lanzando ponchallantas en el pavimento.

    "En el ataque, los agresores impactaron el tanque de la gasolina de la patrulla 032, provocando que se incendiara, resultando cinco policías con quemaduras, entre ellos una mujer".


    "También dos oficiales que viajaban en otra unidad fueron heridos con arma de fuego, siendo trasladados a un hospital", explicaron las autoridades en el reporte oficial.

    Tras el ataque, elementos de la Policía Ministerial y del Ejército iniciaron un operativo para capturar a los agresores, quienes huyeron rumbo al poblado Los Guerra y Arcabuz, según el comunicado.

    Usuarios de las redes sociales reportaron persecuciones y tiroteos que se extendieron hasta el municipio de Camargo.

    De acuerdo al GCT, alrededor de las 14:00 horas, militares que perseguían a un convoy de cuatro camionetas abatieron a cuatro de los agresores en un enfrentamiento en el puente de peaje antes de cruzar a Camargo.

    En este tiroteo dos militares resultaron lesionados y fueron auxiliados por elementos de la Marina, quienes los trasladaron en helicóptero a un hospital.

    El puente quedó cerrado a la circulación debido a que dos camionetas de los sicarios se impactaron contra la caseta de cobro de Caminos y Puentes Federales (Capufe).

    La Cruz Roja trasladó a los policías heridos en el primer ataque a un hospital local, pero más tarde cinco de ellos fueron llevados a Reynosa debido a su gravedad, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

    Paramédicos de este cuerpo de auxilio informaron que tres de los policías presentaban quemaduras de tercer grado.

    Miguel Alemán es el epicentro de la llamada Frontera Chica, que integran los municipios de Guerrero, Mier, Camargo y Díaz Ordaz.La zona, donde existen múltiples brechas que son utilizadas por la delincuencia organizada para el tráfico de drogas y personas, es conocida como la cuna del narcotráfico.

    jueves, 25 de agosto de 2016

    FOTOS: Sicarios del CDG fuertemente armados "revientan" a policías en Miguel Alemán, Tamaulipas

  • jueves, 25 de agosto de 2016
  • Comentarios
    El día de hoy presuntos integrantes del Cártel del Golfo atacaron con armas de alto poder a elementos de la Fuerza Tamaulipas en el municipio de Miguel Alemán donde los sicarios con armas largas atacaron al menos 2 patrullas provocando que estas se incendiaran y dejando por lo menos a 7 policías lesionados por impactos de bala y quemaduras durante el ataque.

    Los hechos se dieron alrededor de la 1 de la tarde.

    En redes sociales circula la imagen de los sicarios del Cártel del Golfo al mando del Comandante Toro de Reynosa momentos antes del ataque contra los policías en Miguel Alemán donde se observan a los hombres armados en tres camionetas  una Ford Super Duty, una Chevrolet Silverado y la de en medio no se alcanza a distinguir que modelo es.
    En las tres camionetas los sicarios visten chalecos antibalas y equipo táctico ademas de que algunos de ellos portan fusiles de francotirador Barret calibre .50 todos fuertemente armados y al parecer preparandose para el ataque en contra de los policías de la Fuerza Tamaulipas.


    Las dos camionetas que se alcanzan a ver son las mismas que participaron en el ataque contra los policías ya que después de la emboscada en Miguel Alemán emprendieron la huida pero chocaron las dos unidades en la caseta de cobro del puente San Juan en Camargo donde al parecer fueron alcanzados por las unidades del ejercito pero antes lograron huir sin que fueran detenidos.

    En su huida los sicarios se impactaron con la caseta de Camargo donde al aparecer algunos sicarios resultaron muertos
     (Curiosamente la camioneta Ford traía el logo del gobernador electo de Tamaulipas Cabeza de Vaca) 

    En redes sociales compartieron las fotos de las camionetas de los policías las cuales resultaron con perdidas totales ya que por los impactos de balas y donde presuntamente se usaron granadas las unidades se incendiaron, en el parte oficial mencionan que fueron 7 los policías heridos uno de ellos es una mujer oficial no hubo detenidos por parte de los responsables del ataque.






    Este ataque ocurre luego de confirmarse la muerte de "El Comandante Águila" del CDG, presuntamente ejecutado entre Camargo y Miguel Alemán, y cuyo cuerpo fue abandonado en la cajuela de un vehículo junto con el de su escolta, en la carretera que conecta esos municipios con el poblado Peña Blanca, de General Bravo.

    Este es el comunicado oficial del gobierno del estado

    El Grupo de Coordinación Tamaulipas informa que el jueves 25 de agosto, en el municipio de Miguel Alemán, siete policías estatales de Fuerza Tamaulipas resultaron lesionados al ser agredidos por parte de integrantes de un grupo delincuencial.

    Los hechos se registraron alrededor de las 13:00 horas, cuando los policías estatales realizaban recorridos de seguridad y vigilancia sobre el Boulevard Miguel Alemán, donde les salió al paso una camioneta Chevrolet blanca, desde la que sus tripulantes realizaron disparos y lanzaron poncha llantas.

    En el ataque, los agresores impactaron el tanque de gasolina de la patrulla 032, provocando que se incendiara, resultando cinco policías con quemaduras, entre ellos una mujer. También dos oficiales que viajaban en otra unidad, fueron heridos con arma de fuego, siendo trasladados a un hospital.

    Durante el operativo no se logró ninguna detención, ya que los hombres que viajaban en la camioneta lograron darse a la fuga con rumbo al ejido Los Guerra y Arcabuz, sin que pudieran ser ubicados.

    Tras el enfrentamiento, se contó con el apoyo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, quienes aseguraron el perímetro y emprendieron la búsqueda de los agresores.

    Con información de NARCOVIOLENCIA

    Ejecutan a "El Águila" jefe de plaza del CDG; habia estado relacionado en la muerte del Metro 3

  • Comentarios
    El día de ayer trascendió la información de la muerte de Gumersindo Gamez Villareal apodado el "Comandante Aguila" y quien se desempeñaba como jefe de plaza del Cártel del Golfo (CDG) en Díaz Ordaz y quien aparentemente fue ejecutado por los mismos del CDG pero de Reynosa, su cuerpo fue hallado encajuelado el pasado martes junto al cuerpo de otro sujeto abandonados en un vehículo sobre un puente en el municipio de General Bravo en Nuevo León.




    La información publicada hoy por el periódico el mañana de Reynosa confirma el trascendido en "redes sociales" que revelaba desde ayer mismo la brutal ejecución del "Aguila", mando criminal del Cartel del Golfo, misma que se atribuye a una serie de traiciones presentes y futuras atribuidas al líder del CDG Juan Manuel Loza Salinas “El Toro” quien según los mismos "trascendidos" habría ordenado a su incondicional y sobrino el "Betillo" la ejecución. 

    El Águila estuvo relacionado en la muerte de Samuel Flores Borrego El Metro 3 en el 2011.
    De acuerdo a la información los cuerpos del líder criminal en la región Ribereña, así como de un escolta, fueron identificados ayer en el anfiteatro del Hospital Universitario, de Monterrey, luego de haber sido hallados el martes ejecutados y encajuelados, en un vehículo abandonado sobre un puente en el municipio de General Bravo.  


    Fuentes policiacas dijeron que familiares de los fallecidos se presentaron por la mañana en el Servicio Médico Forense regiomontano, donde los identificaron como Gumersindo Gámez Villarreal, de 48 años y Teófilo Saúl Rodríguez Cruz, de 40.

    Ambos eran originarios de Tamaulipas, pero Gámez Villarreal, apodado “El comandante Águila”, al parecer era jefe de plaza de un grupo delictivo en la ciudad fronteriza tamaulipeca de Díaz Ordaz, mientras que Rodríguez Cruz presumiblemente era uno de sus escoltas.

    Las fuentes revelaron a El Mañana que ambos hombres fueron ‘‘levantados’’ en una población ribereña del vecino estado, para luego ser torturados brutalmente, asesinados a balazos y colocados en la cajuela de un automóvil Ford Focus, color guinda con placas de Tamaulipas.

    Posteriormente, según las indagatorias, fueron trasladados por la carretera Camargo–Peña Blanca, hasta las inmediaciones de un puente vehicular localizado a la altura de General Bravo, Nuevo León.

    Allí, los ejecutores abrieron la cajuela de la unidad para bajar los cadáveres y arrojarlos a un terreno baldío aledaño, pero se percataron de que se aproximaba una patrulla con elementos de Fuerza Civil.

    Las mismas fuentes especificaron que fue entonces que los sicarios dejaron los restos en la cajuela y huyeron en otro vehículo que los escoltaba.

    Cuestionados sobre el móvil de las ejecuciones, refirieron que intercambiaron informes con las autoridades tamaulipecas.

    Precisaron que “El Águila”, había estado vinculado con la ejecución de un capo de la frontera tamaulipeca.

    Los voceros aseguraron que se trató de la muerte de Samuel Flores Borrego, entonces de 39 años, alias “Metro-3”, en hechos registrados el 2 de septiembre de 2011, en la ciudad de Reynosa.

    Agregaron que después del suceso violento, el citado jefe delictivo se refugió en los Estados Unidos, de donde regresó en fecha reciente.

    Por tal motivo, señalaron que para investigar el doble asesinato se coordinarán con las autoridades de Tamaulipas, estado en que se originó el suceso violento.

    EL HALLAZGO
    El descubrimiento de los cadáveres ocurrió en el kilómetro 1 de la carretera Peña Blanca-El Brasil, perteneciente a General Bravo, pero que conecta al municipio de Camargo.

    Uniformados de Fuerza Civil de Nuevo León que patrullaban ese tramo del noreste de Nuevo León, aledaño al kilómetro 134 de la carretera a Reynosa, fueron alertados de un vehículo abandonado en un puente vehicular de la comunidad Peña Blanca.

    Al llegar a ese lugar, los policías visualizaron un auto Focus, de reciente modelo, con placas de Tamaulipas 124-TRJ-4, el cual tenía la cajuela abierta.

    Fue de esta manera que los oficiales revisaron el compartimiento en el interior del cual estaban apilados los cuerpos que presentaban impactos de bala, huellas de tortura, además de estar maniatados.

    Desde un principio, el caso fue relacionado con una pugna entre integrantes del crimen organizado.

    No fue uno ni fueron dos, sino tres los hijos de ‘El Chapo’ que fueron secuestrados

  • Comentarios
    No fue uno ni fueron dos, sino tres los hijos de El Chapo Guzmán a quienes se llevaron del restaurante La Leche de Puerto Vallarta el lunes 15

    César Guzmán es el nombre del tercer hijo de El Chapo que fue secuestrado en Puerto Vallarta, Jalisco, según autoridades federales consultadas.

    Unas horas después de que un grupo armado entró al prestigiado restaurante La Leche y se llevó a seis hombres la madrugada de este lunes 15, comenzó a trascender la versión de que uno de los "levantados” podría ser Alfredo Guzmán Salazar, hijo del capo del Cártel de Sinaloa. Al día siguiente, martes, me lo confirmó en entrevista el fiscal de Jalisco, Jesús Eduardo Almaguer.

    El miércoles, el periódico EL UNIVERSAL publicó que eran dos los hijos del narcotraficante los que habían sido secuestrados: Alfredo e Iván Archivaldo. Con el paso de los días esta versión fue también validada por fuentes oficiales.

    Pero conforme han ido avanzando las indagatorias, funcionarios del área de inteligencia del gobierno federal que hablaron conmigo a condición de mantener el anonimato, supieron ayer que no fue uno ni fueron dos, sino tres los hijos de El Chapo Guzmán (súmele a César) a quienes se llevaron mientras estaban cenando para festejar el cumpleaños de Iván Archivaldo. La información que tiene la administración federal es que los tres ya fueron liberados.
    Además, ha ido cobrando fuerza dentro del gobierno federal una hipótesis en particular sobre quién está detrás del secuestro:

    Las miradas apuntan, según fuentes involucradas, hacia la figura de Alfredo Beltrán Salazar alias El Mochomito, sobrino de El Chapo e hijo de Alfredo Beltrán Leyva El Mochomo, detenido en México y extraditado a Estados Unidos hace dos años, donde se ha declarado culpable de conspiración para traficar droga.

    En sus inicios, los hermanos Beltrán Leyva, comandados por Arturo, formaban parte de la organización criminal de Joaquín Guzmán Loera, pero en el sexenio pasado se separaron y entraron en guerra. Circuló en ese entonces que el rompimiento fue a consecuencia de que culparon a El Chapo de haber revelado al gobierno la ubicación de uno de los hermanos Beltrán.

    Informantes de las autoridades federales dentro del mundo del hampa les han dicho que El Mochomito presuntamente estaría detrás de tres agresiones contra el Cártel de Sinaloa: la irrupción violenta en el rancho La Tuna, donde vive la mamá de El Chapo\ el asesinato de dos sobrinos de Guzmán Loera en Ciudad Obregón, Sonora; y el secuestro de los hijos.

    Su objetivo sería quedarse con el negocio del Cártel del Pacífico. Los funcionarios de las áreas de inteligencia indagan si habría también algún acuerdo entre El Mochomito y el Cártel Jalisco Nueva Generación para perpetrar el secuestro múltiple.

    Con información de Carlos Loret de Mola/ El Universal

    miércoles, 24 de agosto de 2016

    Los sicarios llegaron con armas mejores que las del Ejército; Gritaban que a todos nos iba a cargar la …

  • miércoles, 24 de agosto de 2016
  • Comentarios
    Diez minutos que difícilmente olvidará el pueblo de El Caliche, Actopan. Se trató de una tercera estación en la masacre de Alto Lucero, Veracruz. Allí fueron secuestrados Francisco Montero López de 40 años y su padre Mario Montero Rodríguez de 67. A uno lo desnucaron, presuntamente, con la cacha de una ametralladora; el segundo falleció molido a golpes. “La gente que tiene propiedades en otros estados ya se fue de aquí; por lo menos tres familias. 

    Jodidos los que no tenemos dinero y hay que quedarnos” se lamenta un habitante de la comunidad.

    Los hechos se dieron la tarde del pasado viernes 19 de agosto
     Los habitantes han asegurado que “fueron Los Zetas, el grupo más fuerte en el estado de Veracruz
    Actopan, Veracruz/Ciudad de México.– “Yo estaba durmiendo con mi esposa en la hamaca. Había chamacos nadando en el arroyo cuando se escuchó el chilladero de llantas y salió toda esa gente, puro joven de 20 o 25 años, pero con armas mejores que las del Ejército. Gritaban que a todos nos iba a cargar la …”.

    Narra don Simón, un sobreviviente a la estampida de criminales que invadió El Caliche, Actopan, Veracruz. Una comunidad no mayor en extensión a diez campos de fútbol, con 75 habitantes y unas doce casitas de adobe. En aquel atardecer majestuoso no hubo orquesta de aves; el eco en las montañas fue emitido por proyectiles calibre 50.

    Diez minutos que difícilmente olvidará el entrevistado, asegura. Se trató de una tercera estación en la masacre de Alto Lucero. Allí fueron secuestrados Francisco Montero López de 40 años y su padre Mario Montero Rodríguez de 67. A uno lo desnucaron, presuntamente, con la cacha de una ametralladora; el segundo falleció molido a golpes.

    Al día de hoy el pueblo se mira desierto. Mientras en la capital veracruzana las clases se privan por manifestaciones, en los municipios de Actopan y Alto Lucero los alumnos no asisten a las aulas por miedo.

    “Esos canijos tenían apuntados cuatro nombres en su lista; tres se les pelaron. Estamos asustados porque creemos que van a regresar a terminar con su trabajo. La gente que tiene propiedades en otros estados ya se fue de aquí; por lo menos tres familias. Jodidos los que no tenemos dinero y hay que quedarnos”, se lamenta el padre de familia.
    Es así como don Simón, nombre que se le ha dado por seguridad, ordena a su familia que se guarde en el domicilio. El hombre se acomoda en su asiento y comienza a mirar los campos verdes donde mujeres embarazadas y hasta una anciana de 90 años suplicaron que el gatillo de los fusiles no se presionara.

    “Llegó el convoy faltando diez minutos para las cuatro de la tarde. Los carros ni siquiera se habían detenido y esos canijos salieron corriendo y soltando disparos al aire, iban directo a las casas de sus víctimas”, recuerda.

    “Uno de los Zavaleta; que también estaba en la lista, vive en aquella loma pasando el arroyo. Allí había niños y nosotros les gritábamos que se metieran rápido a sus casas. Recuerdo que esos hombres les gritaban: ¡Sáquense a la … o los matamos!“.

    “A Zavaleta le avisaron por radio y salió corriendo con su familia hacia la montaña. Cuando la gente buscó ya no había nadie. Fue como se llevaron al “Pelón”, al hermano. Ya no sabemos si por apellidarse igual o de pura venganza” supone don Simón.

    Mientras tanto, en la parte baja del pueblo otro puñado de gatilleros gritaban, “Mario Montero, ¿dónde está Mario Montero?”. El entrevistado cuenta que al hoy finado lo levantaron de su butaque (asiento de madera con forro de piel de borrego).

    “Pancho Montero, el hijo, estaba dándole de comer a los gallos de pelea en el techo. Cuando escuchó el desmadre abajo dijo: “Yo soy Mario Montero”. Y esa gente le contestó: “Pues no eres tú, pero también te vas”.

    La madre de Francisco Montero asegura que perdió la vida de manera instantánea. Al descender del segundo piso, en socorro del padre, un encapuchado lo recibió con el filo de una metralleta. “Al Pancho lo llevaban arrastrando, creemos que ahí se murió; porque en las fotos no se le ven más golpes” cuenta Simón.

    “Yo estaba durmiendo en la hamaca con mi esposa cuando uno de los sujetos se nos acercó con un rifle. Como pude me tiré al piso y le grité a mi familia: ¡métanse al baño, escóndanse! Ahí nos estuvimos, agachados, hasta que el desmadre pasó. Tardó como diez minutos; nosotros vimos todo desde una rendija”.

    “A uno de mis parientes se le metieron a su casa. Pegaban de patadas en la puerta y si no abría era por miedo. Rompieron los vidrios y a su señora, de nueve meses de embarazo, la tiraron al piso. A todos les dijeron que si volteaban los iban a matar. Se llevaron la televisión y hasta una camioneta”.

    “Después de sacar todo, uno de los malosos, de los más chamacos, vio una jaula de loros que estaba sobre el cofre de un carro descompuesto, pues también se la jaló. Esa gente es de lo más cruel del mundo. Gracias a Dios nosotros corrimos con suerte y no nos hicieron nada” cuenta Simón cabizbajo.

    “En la tienda de aquí enfrente había como diez muchachos que estaban tomando refresco y jugando baraja. Pues a ellos los votaron panza abajo, lo mismo, que no voltearan. Una viejita ha de tener como 90 años, estaba acostada en su cuarto y también la sacaron y la tiraron al piso. Todos suplicaban que no los fueran a matar.

    A unos les robaron el dinero de sus vacas que habían vendido; otros de plano saquearon la tiendita. Me sorprendió, verdad de Dios, que a un costal de azúcar lo vaciaron, ahí echaron yogures y cajetillas de cigarro. Se llevaron todo.

    El miedo que tiene toda la gente es que los mañosos no acabaron de levantar a la gente que venía en la lista. Creemos que van a regresar, por eso la gente del pueblo está yendo” cuenta el lugareño que hoy quisiera, más no puede, huir de Veracruz.

    Así acaban diez minutos de terror en la comunidad de El Caliche, Actopan, Veracruz, donde incluso se podía dormir con las puertas abiertas, nadar en el arroyo de aguas puras y cosechar tomate hasta que el sol se ocultara. Simón, mientras tanto, ha desocupado el baño de madera por si las fuerzas del orden flaquearan y los criminales volvieran a cumplir con su encomienda.

    VIDEO: Sicarios del Cártel del Golfo obligaron a Federales a retirarse durante balacera en Reynosa

  • Comentarios
    REYNOSA, Tamaulipas – Las autoridades mexicanas continúan encubriendo la violencia de los cárteles que se lleva a cabo en el estado, sobre todo los enfrentamientos donde hombres armados toman la delantera.

    En uno de los enfrentamientos recientes, hombres armados del Cártel del Golfo lograron movilizar a un número mayor de hombres armados obligando a los agentes de policía a retirarse de una zona conocida por estar llena de casas de seguridad.
    El enfrentamiento sucedió la semana pasada, cuando la Policía Federal de México había estado persiguiendo a un grupo de hombres que conducían un Chevrolet Malibu negro. La persecución se trasladó desde la carretera que une esta ciudad con Nuevo Laredo a la colonia Caracoles, donde los hombres armados trataron de perderse entre los residentes. Los residentes de los fraccionamientos Rancho Grande, Olmos y Hacienda Las Fuentes corrieron a cubrirse cuando pistoleros y policías intercambiaron disparos en el enfrentamiento armado.

    Los hombres armados en el Malibu recibieron apoyo de una camioneta SUV con hombres armados, obligando a los agentes de policía a detenerse y buscar refugio. Un video tomado por un residente local muestra el momento en que oficiales de policía comienzan a recibir disparos y buscar refugio mientras vuelan balas. Mientras la lucha se intensificaba, los policías y los sicarios llamaron a fuerzas adicionales.



    Una segunda camioneta cargada con hombres armados fueron los primeros en llegar para abrumar a las fuerzas federales. El abrumador fuego permitió a los sicarios y a los ocupantes del Malibu huir dejando atrás el coche dañado.

    A pesar de varias cuentas de los vecinos sobre el enfrentamiento que se llevó a cabo, ni el gobierno de México, ni el gobierno de Tamaulipas publicó información en cuanto al intercambio de fuego o la razón de la persecución.Mientras que el gobierno de Tamaulipas ha seguido proporcionando una serie de comunicados de prensa en relación con la captura de los delincuentes y las incautaciones de drogas o artículos robados, la información sobre los enfrentamientos armados que suceden a lo largo de la frontera sigue siendo muy limitada.

    Con información de Breitbart Texas

    "Que le digan al señor Guzmán que nosotros no tuvimos nada que ver": Así fue como vivió ‘El Chapo’ el secuestro de sus hijos

  • Comentarios
    El Chapo Guzmán en el penal de Ciudad Juárez

    Las autoridades que monitorean a Joaquín El Chapo Guzmán en su celda notaron que estaba inusualmente nervioso. Se movía de un lado a otro. Se tocaba la boca, se frotaba la cara, se apretaba los labios. Miraba a un lado y a otro.

    ¿Por qué luce tan intranquilo? ¿Estaría tramando otra fuga? ¿Un ataque? ¿Un golpe de esos que lo han llevado a ser leyenda internacional?

    Acostumbrados a observarlo las 24 horas a través de las tomas de las cámaras inteligentes instaladas en el penal de máxima seguridad de Ciudad Juárez, Chihuahua, reportaron a sus superiores el comportamiento extraño del narcotraficante. No fuera a ser.

    Al poco tiempo se dilucidó el motivo: sus hijos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar habían sido secuestrados mientras cenaban en el restaurante La Leche de Puerto Vallarta, Jalisco, celebrando el cumpleaños del primero. Me lo relatan fuentes de alto nivel del gabinete de Seguridad.
    La noticia del "levantón" de sus hijos, abundan esas fuentes, fue llevada al capo por su pareja Emma Coronel, en una de sus visitas. Joaquín Guzmán Loera no reaccionó iracundo, no golpeó las rejas ni vociferó. Contenido en sus emociones hasta donde pudo, incomunicado y aislado, trató de procesar la noticia y lidiar con la incertidumbre. Pero se le veían los nervios.

    Cuando las autoridades penitenciarias supieron la razón de su inusual comportamiento, se acercaron al líder del cártel de Sinaloa con una propuesta. Un enviado desde el alto nivel de la administración federal conversó con él para ofrecerle que presentara una denuncia ante el ministerio público. Que le podían llevar hasta el penal a quien le recogiera su declaración. Que les dijera de quién sospechaba, dónde creía que podían estar sus hijos, cualquier pista que contribuyera a dar con el paradero de los jóvenes.

    Pero El Chapo se negó, agradeció y no dijo una palabra más sobre el asunto, me cuentan fuentes confiables.

    Pasaron unos días más y se supo de la liberación de Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar. A su padre volvió la tranquilidad, la calma extraviada durante una semana.

    SACIAMORBOS. La noticia del secuestro de los hijos de El Chapo Guzmán "calentó" las prisiones de máxima seguridad del Altiplano y Puente Grande, donde están recluidos algunos de los capos más poderosos de México, líderes de los cárteles con más presencia en el país.

    Al conocer del asunto, estos personajes del mundo del crimen mandaron mensajes a Guzmán Loera deslindándose del rapto de sus hijos.

    Me cuentan los que lo atestiguaron que aquello fue un hervidero. "Que le digan al señor Guzmán que nosotros no tuvimos nada que ver", soltaba uno frente a los funcionarios del penal. "Nosotros no fuimos", gritaba otro jefe de cártel cuando pasaba un custodio. Mensajes a través de sus abogados y sus visitas, incluso en gritos de celda a celda a otros miembros de la organización criminal de Sinaloa.

    ¿Quién lanzó ese desafío? ¿Quién cometió ese delito? El asunto está aún por dilucidarse.

    Por Carlos Loret de Mola/ El Universal

    martes, 23 de agosto de 2016

    “Ahora sí cabrones, salgan… aquí estamos Los Chapitos, no se rajen”: Los tres frentes de “Los Chapitos”

  • martes, 23 de agosto de 2016
  • Comentarios

    Los hijos del encarcelado líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, ya habían abierto diferentes frentes en el Estado, al disputar a otras facciones el mercado del narcomenudeo, ir eliminando competidores y exhibir fuerza en una plaza sensible para el narcotráfico como Culiacán. Fuentes del gabinete de seguridad le atribuyen a su gente el levantón y posterior muerte del director del certamen Miss World México, Hugo Rubén Castellanos Jiménez, entre otros hechos que ponían en riesgo los acuerdos al interior del Cártel de Sinaloa, por lo que el plagio de Jesús Alfredo Guzmán Salazar en Puerto Vallarta ha sido un torpedo que, mientras aparece vivo o muerto, abre un boquete al diezmado imperio del “Chapo”  

    Sinaloa.- Mientras que el Comandante de la Novena Zona Militar, General Rogelio Terán Contreras, calificó como un “hecho aislado” el secuestro de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo del “Chapo” Guzmán, sin consecuencias para el Estado, la coordinación de seguridad pública estatal se mantiene en alerta. En el análisis de la coordinación de seguridad pública estatal, los grupos criminales que se encuentran en confrontación con el Cártel de Sinaloa, avecindados en los municipios de Rosario y la sierra de Mazatlán, originarios de Nayarit y Jalisco, pudieran aliarse con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para iniciar una guerra en territorio sinaloense.
    De acuerdo con la propia Procuraduría General de Justicia, en voz del subprocurador Jesús Martín Robles Armenta, en el sur sinaloense las células de los Beltrán Leyva que irrumpieron por la frontera nayarita, disputan a las facciones Guzmán y Zambada, los territorios de Mazatlán y Rosario. Ello ha causado masacres como la del 13 de febrero pasado, cuando once personas fueron asesinadas en la sierra de San Ignacio, y la del 16 de junio, cuando siete leñadores de Cacalotán fueron desmembrados por Los Tanquetas de Nayarit, quienes controlan la región.

    El panorama en la seguridad ya se había complicado con la oleada de homicidios en Culiacán, que provocaron las bajas de uno y otro lado. Los Menores, clave con que se distingue a los hijos del “Chapo” Guzmán, ya habían abierto tres frentes al interior de los grupos criminales en la entidad, incluso con antiguos aliados, según las fuentes consultadas de la coordinación de seguridad.

     A tres fuegos 

    Uno de ellos era que al pretender afianzar el control territorial del narcomenudeo en Sinaloa, sobre todo en los municipios de Culiacán y Navolato, los Guzmán Salazar desplazaron a la facción dirigida por Dámaso López Núñez “El Licenciado” y su hijo Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, originario de la sindicatura de El Dorado, al sur de la capital.

    Las fuerzas de Los Dámaso iniciaron un repliegue cuando los tiroteos se sucedieron entre la célula de Los Chimalis, leales a Iván Archivaldo, y Los Montana, liderados por el “Mini Lic”. “La gente de Los Dámaso bajaron al perfil muy abajo porque no quieren pelea con los hijos del ‘Chapo’”, comentó un agente de la Procuraduría General de Justicia consultado.

    El segundo frente detectado era que para llevar a cabo el control territorial en la capital, dividida entre los Guzmán, los López Núñez y los Zambada, Iván Archivaldo creó bajo sus órdenes a células de pistoleros como Los Ninis, liderado por un joven solo identificado por la Policía Ministerial del Estado como “El Nini”, y a Los Güeritos, cuyo líder fue levantado junto con Alfredillo Guzmán en Puerto Vallarta.

    También mantiene a uno de sus principales pistoleros, identificado como “El Panu”, en los ajustes de cuenta que se suceden en la capital. A sus gatilleros se les atribuyó la instalación de un cordón de seguridad (falso retén, según la PGJE) cuando el director del certamen Miss World México, Hugo Rubén Castellanos Jiménez, salió del antro Ópera –conocido por ser punto de reunión de narcos-, fue él quien coronó a Melissa Lizárraga en el evento celebrado la noche del sábado 6 de agosto.

    El avance por Mazatlán El tercer frente, de acuerdo con la coordinación de seguridad, se inició en el puerto de Mazatlán, cuando el grupo vinculado a los Beltrán-Zetas que domina esa parte del Estado colocó narcomantas en diferentes puntos de la ciudad porteña el 21 de junio, con la advertencia:

    “Mendigos chapos ‘Z’ ya dejen de echarle la culpa a otros, nosotros somos independientes, volteen a ver  la tranquilidad que hay en todo lo que manejamos nosotros, está así porque somos hombres y no tenemos necesidad de matar gobierno y mucho menos secuestrar ni despojar a la pobre gente de sus casas como ustedes. Lalo, Ivan Archivaldo, Gabito y Loya verán lo que les viene muertos de hambre”.

    Al iniciar 2016, en enero, un grupo de pistoleros conformado por varias camionetas tomó por asalto a una hora en que cientos de turistas locales abarrotaban los restaurantes de comida tradicional, y comenzaron a disparar al aire para amedrentar a los habitantes de la sindicatura de El Quelite, considerado “Pueblo Mágico”.

    Según testigos de la balacera, que con indignación publicaron en las redes sociales cómo corrieron los escasos policías de la comunidad, uno de los sicarios gritó:

    “Ahora sí cabrones, salgan… aquí estamos Los Chapitos, no se rajen pinches Zetas”. 

    El tiroteo, negado por el alcalde panista Carlos Felton González, fue confirmado por la Procuraduría General de Justicia, que recogió cientos de casquillos de varios puntos del poblado, ubicado en la zona rural del municipio de Mazatlán, a unos 21 kilómetros de la ciudad portuaria.

    Dos semanas después, el 17 de enero, de nueva cuenta un grupo armado realizó una incursión a la comunidad de El Recreo. Según las fuentes de seguridad, buscaban al jefe de la plaza y a hombres armados que crecen en número.

    Iván Archivaldo Guzmán Salazar

    Tanto el Ejército como la Procuraduría también tienen detectados campamentos que levantan los grupos armados en la zona rural mazatleca. El 11 de junio, elementos del Ejército se enfrentaron a balazos con sicarios que habían “bajado” del campamento a un poblado a comprar víveres. En la refriega dos jóvenes pistoleros fueron abatidos, y en una búsqueda del resto de la célula, que lograron escapar, hallaron el campamento entre el monte, cerca de El Quelite.

    De acuerdo con informes de la Fiscalía Estatal, estas células contrarias al Cártel de Sinaloa han ido avanzando paulatinamente desde el sur del Estado, controlando poblados serranos.

    “Esa área (de El Quelite a Rosario) ha sido un corredor problemático en muchos de los casos donde también el Ejército ha tenido sus inclusiones en el área de monte, en ese corredor y también más al norte del puerto de Mazatlán”, comentó Robles Armenta, subprocurador de Justicia.

    Para llegar a Culiacán hay que pasar por San Ignacio, plaza conflictiva con las gavillas de Ramón Gallardo Campista “El Gato” y las que son leales al desaparecido Librado Gamboa Ruelas “El Librado”, de filiación a la facción Guzmán. De ahí que en el análisis que realiza la coordinación de seguridad pública, el plagio de Jesús Alfredo Guzmán Salazar confronta a Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho” con “El Chapo” y toda su estructura criminal.

    Aunque no fue un frente iniciado directamente por Los Menores, el conflicto entre Alfredo Beltrán Guzmán “El Tito” y la familia Guzmán en plena sierra de Badiraguato -baluarte de las familias narcas-, también esa zona se mantiene en disputa, pues las áreas de seguridad han detectado que los grupos armados se mantienen entre los montes, a la espera.

    Dos juniors para el control del cártel 

    Iván Archivaldo Guzmán Salazar

    Iván Archivaldo Guzmán Salazar fue quien se alzó con el liderazgo de la facción de su padre, tras su captura en Mazatlán, Sinaloa, en 2014, y muy pronto se dieron discrepancias al interior con la muerte de Manuel Alejandro Aponte Gómez, un desertor del Ejército que llegó a jefe de pistoleros del cártel.

    Informes de inteligencia militar advierten que ocurrió un distanciamiento desde entonces con Los Dámaso, a quienes “El Chapo” habría dado parte de su estructura. Guzmán Loera tenía innumerables refugios en la zona del Valle de San Lorenzo, al sur de Culiacán, de donde es originario “El Licenciado”.

    Con la fuga de su padre del penal Altiplano, Iván Archivaldo volvió a su lugar, pero la segunda recaptura reactivó su liderazgo. Según la ficha de la Procuraduría General de la República (PGR), Iván Archivaldo nació el 15 de agosto de 1983, aunque la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) señala que es del 2 de octubre de 1980. Es el mayor de los hijos del matrimonio de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera con Alejandrina Salazar Hernández.

    En 2004 se vio involucrado en la muerte de un joven en un accidente ocurrido en Culiacán, cerca del Puente Negro. En esa ocasión era acompañado por un hijo del entonces comandante de la Policía Ministerial, Reynaldo Gaxiola. Al año siguiente, en junio de 2005, fue detenido en Zapopan, Jalisco, al verse involucrado en el homicidio de dos jóvenes. Fue enviado a prisión y sentenciado a cinco años por lavado de dinero, pero en 2008 salió absuelto de los cargos por presunta corrupción de un juez.

    Desde esos años se le ubicaba entre Jalisco y Sinaloa, pero tras la separación de “El Mencho” del Cártel de Sinaloa en 2011, él y su hermano Alfredo tomaron Culiacán como ciudad de radicación.

    Jesús Alfredo

    Jesús Alfredo Guzmán Salazar nació el 17 de mayo de 1986 en la ciudad de Zapopan, Jalisco, de acuerdo con la OFAC. De más bajo perfil que su hermano Iván, desde 2009 tiene una acusación abierta en la Corte para el Distrito Norte de Chicago, en cuyo pliego aparecen los nombres de su padre, de Ismael Zambada García, de Vicente Zambada Niebla y de Felipe Cabrera Sarabia.

    El gobierno estadounidense lo ubica como importante operador de trasiego de droga y operador financiero de los negocios del “Chapo” Guzmán. En junio de 2012 la OFAC lo fichó y, a los días, la Marina anunció su captura en Jalisco, pero la pifia se desmintió y la PGR concluyó que el detenido era Félix Beltrán León, un culichi avecindado en Guadalajara. Se dijo que en las “chapomarchas” de Culiacán él estuvo presente entre el tumulto.

    Un tercer hermano es identificado como César Guzmán Salazar, del que existen pocos datos biográficos.

    Ovidio Guzmán

    Ovidio Guzmán López, es otro de los hijos de la segunda esposa del “Chapo”, Griselda López Pérez. Hermano de Édgar Guzmán López -asesinado por una célula del “Macho Prieto” el 8 de mayo de 2008 en Culiacán-, tiene otro hermano varón de nombre Joaquín, quien está fuera del radar de las actividades criminales.

    Ovidio fue fichado por la OFAC en mayo de 2012, y el Ejército Mexicano, tras abatir a Manuel Torres Félix “El Ondeado”, en octubre de ese mismo año, lo ubicó como coordinador de trasiego de cocaína sudamericana.

    Ha tenido incursiones en las redes sociales, sin embargo, su perfil dentro del grupo que encabeza su medio hermano Iván es muy bajo.

    Con información de Zeta Tijuana.

    La guerra entre Los Zetas y el CDN; así es la vida cotidiana en Tamaulipas

  • Comentarios
    FOTO: En la imagen presuntos miembros de los Zetas de la Vieja Escuela en un video amenazando a sus rivales del Cártel del Noroeste CDN.

    Su enorme casa con jardín en Ciudad Victoria, Tamaulipas, se encuentra rodeada por altos muros; y esa casa, a su vez, está dentro de una comunidad resguardada por vallas aún más altas y rodeada por guardias de seguridad. Pero incluso aquí, sentados en su sillón y rodeados de fotografías familiares e imágenes religiosas, este empresario sigue sin sentirse seguro.

    "Nadie confía en nadie", dijo. "Hace diez años, esta casa no estaba cercada. Los hijos de los vecinos venían a jugar aquí".

    Pero en los últimos tiempos, él ha ido al funeral de cuatro amigos cercanos y mandó a sus hijos a vivir en lugares más seguros. Como casi todas las personas con las que se puede hablar en Tamaulipas, al noreste de México, el hombre de negocios sólo hablará de los problemas de seguridad si puede permanecer en el anonimato. Aquí todos tienen miedo a represalias de los criminales.

    'Nadie confía en nadie... hace diez años, esta casa no estaba cercada'.

    Esta entidad fronteriza con Texas, ha sido el centro de los esfuerzos del gobierno para contener a los cárteles del tráfico de drogas desde que el expresidente Felipe Calderón lanzó una campaña militar contra el crimen organizado hace ya una década. Su sucesor, Enrique Peña Nieto, continúa por el mismo camino.

    Una ofensiva particularmente intensa contra el conocido cártel de Los Zetas, cuya base está en este estado, logró derribar a la mayoría de los líderes del grupo entre 2012 y 2015. Pero poner a estos famosos líderes criminales tras las rejas, o bajo tierra, ha servido de poco para salvaguardar la seguridad. De hecho, los habitantes de Ciudad Victoria, la capital, dicen que las cosas nunca habían estado tan mal en Tamaulipas. Esto es aprovechado por las facciones de Los Zetas, que luchan para llenar los vacíos dejados por la estrategia del gobierno.
    Una prueba de lo mal que andan las cosas se dio en marzo de este año, cuando una 'narcomanta' [cartel colgado en algún lugar público con un mensaje de los criminales], amenazaba con comenzar a asesinar a civiles si el gobierno no detenía el proceso de extradición de dos líderes encarcelados. Desde entonces, otras 'narcomantas' han reiterado la amenaza y los homicidios han aumentado.

    "El estilo de vida ha cambiado completamente aquí en Victoria", dijo el propietario de una pequeña tienda casi en secreto.

    El hombre admitió que paga una cuota a los cárteles a cambio de protección para que dejen tranquilo su negocio, pero aún así vive con miedo. Su familia está en contacto todo el tiempo a través de un grupo de WhatsApp, en el que todos los miembros informan dónde se encuentran, con quién están y a la hora que llegarán. Todos están conscientes de lo que puede pasar. El hombre dijo que uno de sus tíos fue asesinado por Los Zetas en 2015, sin razón aparente.

    "Llegaron a su casa armados, lo sacaron para luego llevárselo y después lo mataron", dijo. "¿Por qué? Quién sabe".

    El número de homicidios en México aumentó en los primeros años de la ofensiva de Calderón contra los cárteles, y luego disminuyó un poco al final de su mandato de seis años y durante los primeros del gobierno de Peña Nieto. Pero ahora, la estadística de asesinatos han vuelto a subir. De acuerdo con cifras oficiales, hubo 10.301 homicidios entre enero y junio de este año. Esto es un 15 por ciento más que el número de muertos durante el mismo periodo en 2015, aunque el promedio de 57 homicidios al día sigue siendo menor que de lo que fue en 2011, año en que alcanzaron un pico.

    Muchas de las peores atrocidades a lo largo de la década fueron cometidas por Los Zetas en Tamaulipas, como la masacre de 72 migrantes centroamericanos desarmados e indefensos en 2010, en el pueblo de San Fernando.

    El cártel de los Zetas se formó en el estado a finales de los noventa, cuando desertores del ejército y la policía fueron reclutados por el líder del Cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, como sus guardaespaldas. Fueron liderados por Arturo Guzmán Decena, alias Z-1, a quien el ejército asesinó en 2002.

    El origen del nombre del cártel está rodeado de historias. Una de las más comunes es que no hay nada más después de la letra Z. El nombre infunde tanto miedo, que en algunas partes del país con fuerte presencia de Los Zetas, los lugareños evitan decirlo en voz alta, así que prefieren usar frases como "los de la última letra".

    Heriberto Lazcano Lazcano, conocido como Z-3, se encargó de alimentar esa reputación después de que tomó el lugar de Z-1 y llevó al grupo a independizarse del Cártel del Golfo.

    En 2010, la ruptura de los cárteles desató una de las peores guerras en suelo mexicano, librando varias de sus batallas más fuertes en Tamaulipas. Eso dio lugar a un esfuerzo especialmente enfocado a derribar a los líderes de Los Zetas.

    La Armada de México asesinó a Z-3 en 2012. Esto dejó al cártel a cargo de Miguel Treviño Morales, apodado Z-40. Se cree que su captura se debió a los problemas internos que desataron la actual ola de violencia en Ciudad Victoria, donde Los Zetas han mantenido un fuerte dominio de la actividad criminal y de las autoridades locales.

    'Eso es terrorismo, en toda la extensión de la palabra'.

    "Un grupo quiere el control de Victoria, y el otro no lo quiere soltar", dijo un oficial del estado de Tamaulipas, nacido y criado en Ciudad Victoria, quien alguna vez sirvió en el ejército mexicano. "Antes le rendían cuentas a un jefe, a un solo patrón".

    El oficial de policía estatal, quien también pidió permanecer en el anonimato por miedo a posibles represalias, identificó a una de las facciones de Los Zetas como el Cártel del Noroeste, supuestamente dirigido por Kiki, también conocido como Kiko Treviño, un sobrino de Z-40 y Z-42. El otro bando es llamado Grupo Bravo, también conocido como Vieja Escuela Z. Los nombres pueden dar la impresión de que las peleas son entre antiguos y nuevos líderes, pero la rivalidad tiene más qué ver con los diferentes bastiones territoriales y la falta de líderes que puedan mantenerlos juntos.

    "Sucede lo mismo que con las hormigas", dijo un policía sobre la 'kingpin strategy', estrategia desarrollada en 1992, por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) para combatir directamente a los líderes criminales, lanzada por Calderón en 2006, continuada por Peña Nieto. Explicó que cuando terminas con la "hormiga reina" y no terminas con todo, los insectos se reagrupan y vuelven al hormiguero; eso, o alguien más toma el lugar de la reina.

    El resultado en Ciudad Victoria, añadió el policía, ha hecho que ahora él tema por sus familiares y amigos como nunca antes lo había hecho por las amenazas de matar civiles hechas por los cárteles

    "Eso es terrorismo, en toda la extensión de la palabra", expresó.|

    La 'narcomanta' del mes de marzo, que amenazaba con matar civiles al azar, a menos de que el proceso de extradición contra los hermanos Treviño fuera detenido, refleja de qué manera la kingpin strategy le ha fallado a la gente de Ciudad Victoria.

    Mientras los gobiernos de Estados Unidos y México celebran la captura y extradición de los importantes capos, no faltan los delincuentes de rango medio dispuestos a tomar su lugar y colgar cartas pobremente escritas a los presidentes. La manta colgada en marzo llama, con una pésima gramática, a Kiko como el líder máximo, quien ha dejado claro que está dispuesto a asesinar con tal de conseguir lo que pide.

    La narcomanta del mes de marzo amenazando con asesinar civiles. (Imagen de VICE News)

    Esa siniestra amenaza no apareció en los diarios locales. Se regó a través de las redes sociales, o de boca en boca en Ciudad Victoria. Los periodistas están demasiado asustados para publicarla.

    "Es muy frustrante", dijo la reportera de un diario local de Tamaulipas.

    'Seguiré ordenando ataques a la población civil en Ciudad Victoria'.

    El diario, explica, se ha mantenido al margen de publicar historias sobre seguridad desde que la violencia aumentó luego de la separación de los cárteles del Golfo y Los Zetas en 2010. Hasta el momento, dijo, su diario apenas hace reportajes sobre los boletines de gobierno que detallan el número y el lugar de los muertos. Añadió que en la mayoría de las fotografías de esos mismos incidentes, publicadas casi siempre en internet, se pueden ver más cuerpos de los que dicen esos informes.

    "La gente quería saber por qué no estábamos publicando lo que estaba pasando en realidad", dijo. "No era porque no quisiéramos publicar lo que sabíamos. Simplemente no valía la pena arriesgar nuestra vida".

    La reportera dijo que hubiera sido un suicidio tratar de averiguar por qué hombres armados asesinaron a 11 personas de una misma familia el mes de julio: cuatro niños, cinco mujeres, dos hombres y el perro de la familia. Una de las mujeres y dos niños eran ciudadanos estadounidenses que visitaban a su familia en Ciudad Victoria. Otras ocho personas fueron asesinadas y 24 resultaron heridas en un tiroteo esa misma semana.

    El Cártel del Noroeste asumió la responsabilidad por la masacre en una manta firmada por Z-40. El texto aseguraba que la masacre era una venganza por la falta de protección que el gobernador Egidio Torre Cantú les debía a cambio de los sobornos que recibía.

    "Recojan a los civiles muertos que les dejé", se leía en la manta. "Seguiré ordenando ataques a la población civil en Ciudad Victoria".

    Días después un hombre armado asesinó a cinco miembros de otra familia en la misma ciudad. Las autoridades encontraron los cuerpos cubiertos de balas de la abuela, la madre, sus dos hijos y una bebé de cuatro meses.

    "Seguiré ordenando ataques a la población civil en Ciudad Victoria," afirma la narcomanta. (Imagen de VICE News)

    Un profesor en Ciudad Victoria nos dice que uno de los chicos asesinados era un estudiante de preparatoria en la escuela donde él trabaja, aunque no era su alumno. Sus estudiantes, de entre 13 y 15 años, luchan con la constante presión ejercida por la violencia, así como con los intentos de reclutamiento que llevan a cabo los grupos criminales.

    El profesor narra que algunas veces tiene problemas para llegar al trabajo debido al peligro en las calles. Una vez que logra llegar a la escuela, le preocupa que alguno de sus estudiantes esté trabajando para los cárteles. "El problema es que no puedes ser estricto; los estudiantes dan miedo. No sabes quienes son, quienes son sus padres o sus vecinos".

    La profunda desconfianza que permea en la ciudad hace que sus habitantes eviten salir de noche y tengan cuidado con lo que dicen en todos lados.

    Y no parece haber ninguna salida a tales problemas. El maestro se aferra a la esperanza de que esa colisión política pueda ser negociada sin dañar a la población civil, y se ríe ante la idea de que cualquier gobierno pueda hacer de Tamaulipas un estado libre de cárteles.

    "Todos esperamos que el nuevo gobierno logre un arreglo con uno de los grupos de chicos malos", dijo, "para que los cárteles nos dejen trabajar y nos dejen vivir".

    lunes, 22 de agosto de 2016

    FOTOS: Las ‘monjas’ de la marihuana que quieren curar al mundo

  • lunes, 22 de agosto de 2016
  • Comentarios

    Viven en una granja que es su abadía, visten hábitos blancos y cultivan plantas de marihuana en el jardín trasero. Son espirituales, activistas y, ahora, famosas.

    Las "monjas de la marihuana", como se las conoce popularmente en el Valle Central de California, no pertenecen oficialmente a una orden religiosa ni profesan la fe católica.

    Eso lo dejan claro desde que se presentan, para que no haya equívocos.

    Sin embargo, hicieron votos, visten hábitos, bendicen las plantas y siguen una serie de rituales en conexión con la Tierra, la Luna y la naturaleza con los que, aseguran, quieren sanar al mundo.

    Kate y Darcy crearon en California, EU, una empresa de fármacos elaborados a base de marihuana FOTOS: Luis Cortés

     Los productos se distribuyen en América a través de paquetería FOTOS: Luis Cortés


    Las Hermanas del Valle instalaron en su casa una cocina industrial para el procesamiento de la planta; utilizan ollas eléctricas de lento cocimiento FOTOS: Lids Cortés

    Los productos que comercializan, como ungüentos y gotas, cuestan hasta 95 dólares por frasco FOTOS: Luis Cortés

    En la Sierra Nevada, de California, estas mujeres cosechan y producen la marihuana con fines medicinales FOTOS: Luis Cortés

     "La prohibición criminaliza a los pacientes, pues para seguir con sus tratamientos muchos tienen que comprarlo en el mercado negro", dice Darcy, productora de marihuana FOTOS: Luis Cortés

    "Prefiero una monja que distribuya marihuana, pero que tenga compasión", opina Karla, una paciente FOTOS: Luis Cortés


    *******

    Enclavadas en la Sierra Nevada, de California, en Estados Unidos, dos mujeres sacan tres bolsas de plástico, tan grandes como su torso, del refrigerador que instalaron en la sala de su casa. Colocan sobre una mesa un contenedor de metal y vacían lo que en su interior reposaba: marihuana, muchísima marihuana. El olor a hierba con menta impregna la cabaña y se intensifica cuando separan las hojas con sus dedos.

    Ambas mujeres visten de blanco: túnica que llega a los tobillos y velo que cubre la frente y reposa sobre la espalda. Son monjas, al menos por vocación, porque no profesan el catolicismo.

    —¿Acaso hay que pertenecer a la Iglesia católica para vestir el hábito? —se pregunta Kate, una de las mujeres.

    Como un acto de subversión, las mujeres se hacer llaman "hermanas".

    Consideran que han ayudado a más enfermos que los religiosos con sus oraciones: han creado una empresa de medicamentos, ungüentos y gotas hechos de marihuana, que distribuyen por paquetería en América. Hoy las dealers se visten de monjas para suministrar lo que en otros países está prohibido y México es uno de sus principales consumidores.

    Son las 11:00 de la mañana y revisan los pedidos que se generaron desde las 8:00, cuando habilitaron su página de internet: han vendido casi tres mil dólares en tres horas. En su lista de envíos hay clientes en San Luis Potosí, Querétaro, Saltillo y Ciudad de México.

    —Los legisladores en México deberían estarse disculpando con las personas a las que niegan el bienestar, no sólo a los pacientes, también a sus familias, porque las enfermedades afectan a todos. Es horrible su política.

    En algún lugar de la sierra

    Las hermanas Kate Meeusen, de 55 años, y Darcy Johnson, de 24 años, son precavidas. Para llegar a sus plantíos hay que manejar casi cuatro horas desde San Francisco e internarse en Merced, un poblado en Sierra Nevada, una cordillera de pinos y secuoyas gigantes, tan densa que podrías perderte de un metro a otro.

    Su ubicación exacta se proporciona cuando falta poco para llegar. En menos de un año, y con envíos a todo el continente, han percibido ganancias superiores a 50 mil dólares. Preservar su seguridad se ha convertido en sobrevivencia.

    Viven en una cabaña, donde instalaron una cocina industrial para procesar la planta que cultivan con alcohol o aceite de coco, y se producen de manera casera utilizando ollas eléctricas de lento cocimiento. Los productos estelares son un ungüento, una tintura y un aerosol elaborado con CBD, una cannabinoide de alta potencia usada en el mercado de la marihuana medicinal. Los productos se comercializan hasta en 95 dólares por frasco.

    Después de vivir una década en Ámsterdam, Holanda, y mudarse en 2008 a Estados Unidos, Kate Meeusen, una analista de sistemas, comenzó a cultivar marihuana a los 50 años. Había convivido con enfermos terminales, y quería aplicar los conocimientos que adquirió en aquel país, donde los tratamientos con marihuana medicinal se utilizaban para aliviar el dolor.

    Estuvo incitada también por una desgracia familiar: a su regreso encontró que su sobrino se había vuelto adicto a la heroína. En Holanda, había aprendido que pacientes con adicciones recurrían al cannabinoide para librarse de una dependencia a las drogas duras.

    Cuando buscaron un plan para rehabilitarlo, las clínicas les ofrecían tratamientos que rebasaban los mil 800 dólares mensuales y tenía una de siete posibilidades de suicidarse
    durante el proceso. Ya lo habían intentado y siempre recaía.

    —Mi hermano me decía que a un alcohólico no se le pone en un bar, y ahí entendí cómo percibían, aun en Estados Unidos mi propia familia, los tratamientos con marihuana medicinal —recuerda.

    Empezó a suministrarle grandes dosis de marihuana, para que durante el periodo de abstinencia padeciera menos síntomas. "Sí, iba a ser un marihuano, pero iba a vivir". La adicción fue mermando, sin los efectos secundarios.

    Pronto, su sobrino era un joven funcional y había conseguido dos empleos. Intercambió su adicción a la heroína por el ejercicio. No bebe y dejó de fumar marihuana.

    Kate comenzó a usar el hábito poco después de la rehabilitación de su sobrino. La primera vez que se vistió de monja fue durante una protesta del movimiento Occupy Wall Street, caracterizada porque sus manifestantes se disfrazaban para ocultar su identidad o satirizar al sistema capitalista.

    La mujer que siempre se consideró espiritual, pero contra la Iglesia católica, adoptó el atuendo de monja porque no sólo las religiosas podían representar con un velo valores como la bondad y la misericordia. Ella también podría apropiarse del atuendo porque compartía ese sentir.

    Kate conoció a Darcy en 2011 a través de un amigo en común. Darcy había trabajado en una granja orgánica en Nueva Zelanda, así que Kate la llamó por teléfono para ofrecerle integrarse a la empresa que estaba por fundar.

    Para ese entonces, Kate ya vestía el hábito, convencida de que era su vocación.
    Le interesó mucho lo que Kate hacía, su espiritualidad y sus políticas liberales. Fue así que decidieron llamarse Sisters of the Valley, y comercializar sus productos a por paquetería.

    Se informaron bien: aunque la mayoría de países en América no habían aprobado el uso de la marihuana medicinal, no era un delito enviar por DHL o UPS frasquitos con ungüentos y gotas. Pronto todo el mundo en la sierra las conocería como las "monjas de la marihuana".

    La opción

    La sensación estaba siempre ahí: un dolor que recorría el cuerpo y lo iba quemando a su paso. Era como un encendedor perpetuamente prendido, que reposaba sobre la piel, pero no dejaba ninguna herida.

    La primera vez que ella lo sintió, fue hace seis años y el dolor llegó como un aguijón que se incrustó cerca de sus muslos y piernas. Visitó 28 médicos de distintas especialidades, porque ninguno entendía por qué las tomografías y las resonancias magnéticas no arrojaban ningún padecimiento.

    —Me decían que lo mío era sicológico, que me estaba inventado el dolor, con una insensibilidad. Pero yo me quería morir -cuenta Karla, una mujer de 30 años.

    Tras media década, finalmente encontraron que se habían dañado las terminaciones nerviosas de su cuerpo.

    En 2013 empezó un tratamiento para aminorar el sufrimiento que todos los días la hacía pensar en el suicidio: clonazepam, un antidepresivo; duloxetina, otro antidepresivo, y pregabalina, un fármaco antiepiléptico que disminuía la cantidad de señales de dolor. Ahora la sensación de ardor rivalizaba con las náuseas, y los lapsus de amnesia.

    Cuando se enteró que en California — donde es legal su uso médico— pacientes con neuropatías utilizaban productos derivados de la marihuana para paliar el dolor, rogó a sus primos nacidos en Estados Unidos que la traficaran escondida entre sus maletas por la garita internacional para ingresar a México.

    Hace unos meses se enteró de la labor de las Hermanas del Valle y todos sus familiares angustiados por Karla se convirtieron en traficantes, dejaron de correr riesgos.

    La cura llegaba por correo en menos de cinco días por 95 dólares más gastos de envío y sus dealers eran dos mujeres vestidas de monjas.

    —La Iglesia habla de compasión, de amor al prójimo. Pero en México nos satanizan, por querer encontrar una solución a nuestro sufrimiento. Empecé el tratamiento con un ungüento de alta potencia, y dejé uno de todos los medicamentos, será gradual. Sí es así, prefiero una monja que distribuya marihuana pero tenga compasión —dice Karla.

    Legalización

    —La prohibición criminaliza a los pacientes, ya que para continuar con sus tratamientos muchas personas tienen que comprarlo en el mercado negro, convirtiendo a los pacientes en criminales —señala tajante la hermana Darcy, sobre los detractores de la marihuana medicinal en México.

    Les pide que sigan a sus corazones, pero que también vean los hechos, que aprendan de los niños que han sido sanados . Tienen que hacerlo por los niños y las personas que sufren. Ejemplifica: a diferencia de los tratamientos en los que se usa cannabis, las medicinas para la epilepsia destruyen los cuerpos de los pacientes.

    Mientras México se encuentra atorado en un debate que el estado de California superó en 1996, hace 20 años, las Hermanas del Valle continúan cosechando y produciendo marihuana con fines medicinales que envían por correo, y atenuando el dolor de los mexicanos, algo que su propio gobierno les prohíbe.

    Con información de El Universal y BBC Mundo