lunes, 3 de noviembre de 2014

Hay clamor de justicia en Control por los 3 hermanos muertos en Matamoros

  • lunes, 3 de noviembre de 2014
  • Comentarios
    Matamoros, Tamaulipas.-Narcoviolencia- Con la leyenda pintada en las trocas “Control está de luto, queremos justicia” y al ritmo del corrido de los “Tres Hermanos” cientos de personas despidieron a Erika, Alex y José Angel en el panteón de aquel poblado.

    Los cuerpos de los tres hermanos Alvarado fueron objeto de una misa de cuerpo presente en punto de las 11:00 horas en la Capilla de “Nuestra Señora del Carmen” templo que lució abarrotado tanto así, que no se podía caminar y cientos de personas se quedaron afuera para escuchar el sermón.

    Afuera de la capilla tres camionetas negras pintadas con los nombres de “Erika”, “Alex” y “José Angel” y con chofer abordo esperaban pacientes el término de la eucaristía para enfilarse con rumbo al panteón.

    Uno a uno los féretros que contenían los restos de los hermanos Alvarado fueron subidos a las camionetas y arrancó el cortejo fúnebre con destino a lo que sería su última morada.

    Cientos de familiares y amigos siguieron a pie las camionetas que llevaban los restos de sus seres queridos, otros más a bordo de las camionetas texanas en cuyos parabrisas pintaron con plumones “Queremos Justicia y otras más con la leyenda “Control está de luto”.

    El recorrido fue lento y sinuoso, pues el panteón está ubicado como a dos kilómetros de la capilla, enfrente del contingente venían doña Raquel, Pedro Alvarado y Pedro Alvarado junior todos portando una playera negra o blanca con las imágenes de sus hijos, fotos que por cierto le han dado la vuelta al mundo.

    Los familiares y amigos más cercanos portaban esas playeras que se mandaron hacer exprofeso, para este evento que llamo la atención de todos los lugareños y quienes acompañaron a dar el ultimo adiós a los tres hermanos texanos con raíces en Control, Tamaulipas.

    La larga caminata abandono la carpeta asfáltica y como a 600 metros de la carretera estaba el panteón nadie se retiro al contrario el grupo que caminaba a pie se hizo más compacto y finalmente llegaron al panteón.

    Primero bajaron el féretro de Erika y Raquel y sus nietas (hijas de Erika) se aferraban a la caja de color blanco, los gritos, el llanto y las lamentaciones no se hicieron esperar, repentinamente todos los presentes se contagiaron de ese sentimiento de dolor y todos terminaron con los ojos llorosos y con el alma quebrantada.

    Lentamente bajaron el féretro con los restos de Erika, enfrente un grupo musical improviso un escenario, repentinamente sacaron el acordeón y un bajo sexto, y7 comenzaron a cantar un corrido en memoria de los tres hermanos masacrados en Matamoros.

    En ella su compositor Héctor Paz un músico de Control, Tamaulipas, narra las peripecias que vivieron los tres hermanos Alvarado desde que llegaron al restaurante “La Cuerva de Texas” y de cómo un grupo de la muerte compuesto por militares secuestraron a los tres hermanos y a José Guadalupe Castañeda.

    Héctor Paz es una amigo de la infancia de don Pedro Alvarado, y al termino de su interpretación dijo “le compuse este corrido de denuncia a mi amigo “El Chale” y a la memoria de los hijos de mi mejor amigo Pedro Alvarado.

    El Corrido de “Los Tres Hermanos” arrancó el llanto de todos los presentes a lo mejor por que reflejaba lo que había ocurrido aquel fatídico día 13 de octubre y semanas después cuando encontraron sus cuerpos con el tiro de gracias en sus cráneos.

    Posteriormente bajaron el féretro del último de los hermanos decenas de flores, coronas y arreglos fueron apilados bajo la tumba que contenía los restos de Erika, Alex y José fue hasta entonces que Doña Raquel tomo la palabra para agradecer la asistencia al último adiós de sus hijos.

    “Esto no va a quedar así, su madre va a luchar hasta el final, se los prometo mi´ja no te preocupes por tus hijos, están conmigo, van a estar bien, los quiero mucho, los quiero mi vida y tus hermanos y tu padre vamos a estar juntos para cuidarlos” dijo doña Raquel para después fundirse en un abrazo lleno de ternura con su ex esposo Pedro Alvarado.

    Mientras Raquel y Pedro se abrazaban la madre de doña Raquel prometió a sus tres nietos que sus padres iban a luchar hasta el final y que prueba de ello es que hoy están más juntos que nunca y el deceso de sus nietos vino a unir a toda una familia y a todo un pueblo.

    Una hermana de Raquel tomo la palabra para agradecer no sin antes Héctor Paz a petición de los asistentes interpretó nuevamente el corrido de “Los Tres Hermanos” y por segundo ocasión provocó que los presentes y la familia Alvarado Rivera estallaran en llanto otra vez.
    APOYA NUESTRA PAGINA DE FACEBOOK DÁNDOLE UN ME GUSTA
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario