lunes, 24 de noviembre de 2014

Historia: Un narco sin suerte, Quiso ser narcotraficante y no le fue bien. PARTE 4

  • lunes, 24 de noviembre de 2014
  • Comentarios
     Anterior PARTE 3

    PARTE 4

    Los judiciales empezaron a buscarme casa por casa. "¿Dónde andas cabrón?", alcanzaba a escuchar que gritaba un bato, que luego supe era el comandante Jorge Magaña, el papá del chavalo ese que mató a una familia en el Defe, ese que se llama Orlando. "Orita que te encuentre me vas a ver a la cara pa' que sepas a quién buscar en el infierno", gritaba el comandante y yo me oriné. Total que no me hallaron y hasta las horas salí de la troje pa' darle los doscientos litros de gasolina al viejo y me jalé a Mexicali.

    Cuando llegué, vi la casa toda desordenada, como si la hubieran cateado. No, pos mejor me fui, pero afuerita ya estaba el comandante Magaña con mis compas. "¿Así que tú eras al hijo de la chingada que andaba buscando ayer? —me dijo—. Pos te salvaste porque ya arreglamos el asunto". Y el arreglo" era que la policía se quedaría con la mitad de la mota. Me acuerdo que hasta nos ayudaron a descargarla de las pangas.

    Mi compadre me pagó quinientos dólares. Me dijo que le había perdido al jale, que entendiera la situación y yo lo mandé a la chingada. Casi cuatro meses arriesgando el pellejo pa' quinientos dólares. La mitad se lo mandé a mi esposa y con el resto compré productos naturistas que quise vender en Mexicali. Digo quise, porque el día que salí a venderlos, iba caminando cuando un bato me aventó la troca. Era el comandante Magaña. "¿Quihubo pinchi sinaloense, traficando y no me avisan?", me dijo de entrada y sacó la pistola. "No jefe, ya no ando en ese jale, ya trabajo limpiamente", y le enseñé mis productos. Me creyó después de darme unos zapes y cortar cartucho en mi cabeza. "Es tu día de suerte —me dijo—. Necesito a alguien con contactos pa' cruzar polvo". Pensé que la vida me estaba dando otra oportunidad y le dije que sí. Tiré mis productos en la carretera y me subí con él. En el camino fue más específico y me desanimé: en realidad quería que fuera madrina, que anduviera madriando a los puchadores y me pagaría con autos robados pa' que yo los vendiera. Vas a pensar que soy un idiota, pero nunca me ha gustado robar. Me pueden acusar de todo, pero no de ratero. Y pos ai te vengo a Culiacán sin un pinchi peso.

    Autógrafo. En la marisquería donde comemos, una preparatoriana se acerca e interrumpe a Jota Erre.
    —¿Usted es Jota Erre, el cantante?
    —No —le contesta Jota Erre—. Me parezco, pero no.
    —Sí es, a mí no me va a engañar.
    —Oquéi, si tú lo dices —y Jota Erre sonríe como diablo en pastorela, encogiéndose de hombros.
    —Deme su autógrafo —dice la preparatoriana, entregándole una liberta y el bolígrafo.
    Firmó Jota Erre: "Con todo mi cariño. El que se parece a Jota Erre".

    Intento número tres. La fuerza de la costumbre es cabrona y yo extrañaba andar en el ajo. Te estoy hablando ya del 2003, 2004. Y así, cuando más lo pedí, que me busca un viejón de mi pueblo. "Quiero que me hagas un paro —me dijo—. Ve a matar a un cabrón que me debe dinero, ¿cómo ves?". "Simón —le contesté sin pensarla—, nomás porque no he tenido chanza, pero cuando hay que chingar, chingo, y que cuando hay que pasar desapercibido…". "Ya, ya, párale —me dijo—. ¿Tienes visa?". "Simón". Y ai te voy esa misma noche a Tijuana, pa' pasarme a San Ysidro.

    Continua clic aquí para leer la PARTE 5        
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario