viernes, 16 de enero de 2015

El Comandante "Comino" la historia de un sicario de 13 años PAGINA 4

  • viernes, 16 de enero de 2015
  • Comentarios
    <---Anterior Pagina 3
    Fueron seis los sicarios detenidos por los militares. Cuarenta y ocho horas después en forma sorpresiva El Extreme obtuvo su libertad y de inmediato se presentó ante sus jefes a quienes argumentó que había obtenido su libertad al soportar estoicamente los duros interrogatorios y torturas a los que había sido sometido por los soldados con la intención de obtener información respecto al grupo criminal al que pertenecías: identidad y número de sus integrantes, ubicación de casas de seguridad, capacidad de fuego, ubicación de puntos de venta”, etc., y de todo dio una amplia explicación en forma serena…sin in mutarse, mostrándose más bien orgulloso de su discreción y lealtad al grupo…Pero había algo que no convenció al jefe máximo.

    Se le ordenó que se incorporara a una nueva “estaca” (la “estaca” es la unidad de combate de algunos grupos criminales, constituida, por un comandante, un jefe de grupo y dos soldados, “montados” en una camioneta) y de inmediato se trasladó hasta un lugar de la agreste sierra…pero sin que él lo supiera desde ese momento fue sometido a estrecha vigilancia sin que él se diera cuenta dos días después de incorporarse a su nuevo grupo, se encontraba en compañía en lo alto de la sierra alrededor de una gran fogata, platicando sus aventuras y liando cigarrillos de marihuana que consumían con deleite, de pronto El Extreme se levantó y comentó que iba al baño, se perdió entre los matorrales, el comandante jaguar hizo una ligera señal a otro de los sicarios a quien apodaban el escorpión para que lo siguiera y sometiera a vigilancia…A los pocos minutos el corpulento Escorpión regresó llevando inmovilizado y sometido al diminuto comino, a quien había sorprendido enviando mensajes telefónicos acerca de su ubicación y probables actividades y cuyo destino era un mando militar con quien había negociado su libertad a cambio de traicionar a la organización.

    En esta ocasión El Comino fue duramente interrogado por sus mismos compañeros, quienes sin misericordia alguna, tratándolo como un vulgar y repulsivo traidor fue sometido a infames y crueles torturas hasta que proporcionó el número de veces que había enviado información y la clase de esta. El Extreme, pedía perdón, con sus ojos inundados de llanto, juraba que en adelante su lealtad sería sólida y completa, lloraba…suplicaba por su vida. Bien se sabe que en los grupos criminales nadie es indispensable…Tampoco se perdonan errores ni mucho menos traiciones.

    El fin de “El Comino” o “Comandante Extreme” fue terrible, ultimado a palos, decapitado, lo cual lo señalaba como traidor y por último reducido a polvo mediante incineración…

    Muy cerca del lugar del holocausto, como mudo testigo y única evidencia de lo sucedido quedo únicamente un tenis Nike a medias consumido por el fuego.

    Julio Alfredo  Ceballos Alonso
    VOLVER AL INICIO DE LA HISTORIA PAGINA 1

    SI TE GUSTO Lee mas de nuestra sección de NarcoRelatos clic aquí
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario