Me dicen: "El más loco" la Historia del Capo que murió 2 veces y que publicaba libros PAGINA 5

<---Anterior Pagina 4
Exaspirantes perredistas aseguran que el trabajo de los Caballeros Templarios en la contienda política se complementó intimidando a los opositores del PRI.

“Desinflas tu candidatura o te mueres”, fue el mensaje conciso.

Desde el día de la advertencia, aseguran las mismas fuentes, las reuniones del exgobernador Reyna García y Nazario Moreno eran frecuentes y “amistosas”. Los pobladores de la región afirman que El Chayo se presenta con el nombre de Ernesto Morelos Villa, tomando prestados nombre y apellidos de los héroes que dice admirar: Ernesto, por El Che Guevara, Morelos, por José María Morelos, y Villa, por Francisco Villa.

En la reunión en la que “el difunto” exigió la devolución de su dinero y los favores prestados al PRI estaban presentes todos los regidores de Apatzingán, encabezados por su alcalde Uriel Chávez Mendoza y la síndico municipal, Julia Lila Ceja Canela, una atractiva mujer de mediana edad identificada por productores y empresarios de la región como encargada, por los narcotraficantes, del cobro del diezmo a los ayuntamientos de la Tierra Caliente.

Otra aparición importante de Reyna en territorio templario ocurrió la medianoche del 23 de julio del 2013. El Gobernador descendió en helicóptero para ofrecer personalmente sus condolencias al Más Loco por la muerte de su padre.

Poco después el 4 de abril del 2014 Jesús Reyna García es detenido y arraigado por la Procuraduría General de la República acusado de proteger al grupo delincuencial denominado Los Caballeros Templarios.

José Manuel Mireles Velarde, consejero general del Consejo Ciudadano de Autodefensa del municipio de Tepalcatepec, declaró el 31 de julio de 2013 a la periodista Denisse Maerker, que Jesús Reyna, en ese momento Gobernador de Michoacán en funciones, había acudido el martes 23 de julio en la media noche al sepelio del padre de Nazario Moreno, El Chayo.

Hipólito Mora, también líder de las autodefensas asegura que en más de una ocasión El Chayo envió luego del anuncio de su abatimiento mensajes manifestando su interés por negociar la paz.
Ambos ahora se encuentran presos tanto Mireles como Hipolito.

LOS COROS DE NAZARIO

Si el narcocorrido idealiza a los jefes del narco y su estilo de vida en algo que sus críticos consideran de clasificación C, el “movimiento alterado” podría llevar las XXX. Uno de sus rasgos predominantes es la apoteosis de la violencia mediante su descripción explícita y presentada como un ideal de la hombría. Otro es la idolatría de los capos.

Algunas bandas son El Torón de Apatzingán, Los de la A –en referencia a la inicial de Apatzingán, capital de Los Templarios, cuna de Nazario y quizá en oposición de Los Zetas, sus acérrimos enemigos– y Reyes de Alto Mando.

Los grupos musicales que cantan a los Caballeros Templarios integran y amplifican sus otros aspectos propagandísticos: la revaluación del pobre, la perfidia del rico que así nace –la riqueza sólo es válida si se construye “desde abajo” –, la santidad y jefatura sobrenatural de Nazario.

Los autores no dudan en comparar directamente al Más Loco con El Che Guevara. Justifican una y otra vez sus razones para el rencor social y representan al miembro de la organización como un muchacho emergido de la pobreza y la “humillación” –el derecho a la dignificación es un combustible siempre presente– que crece hasta ser, ya sin salvación, un “adicto” a la sangre, un hombre urgido “de arrancar almas”. Otro elemento temático recurrente es el de las armas: nada está completo en la vida si no se habla de los cuernos de chivo, los lanzagranadas y las Barret .50.

Los realizadores de los videos, cada vez más elaborados, cuelgan en YouTube imágenes de los escudos del cártel michoacano: Nazario al lado de Jesús y el mapa del estado junto a una esvástica igual a la utilizada por los nazis.

Los Templarios, además de empresarios, son políticos autoritarios. El culto a la personalidad es constante y en la liturgia criminal no sólo cabe Nazario. La sabiduría e inteligencia de Servando Martínez, La Tuta, o El Profe son proverbiales, la gallardía de Enrique, Quique, Plancarte es inigualable, el valor en combate del Chucky o El Tucán es digno de una gesta.

Reyes de Alto Mando es una de las bandas más explícitas respecto a uno de los primeros capitales de un grupo del crimen organizado: la violencia. Sus letras dicen mucho de lo que hay en el interior de un caballero templario de Michoacán.

EL EVANGELIO SEGÚN SAN NARCOS

A fines de los 80 o principios de los 90 Nazario Moreno tuvo residencia en el norte de California. Algunas referencias apuntan a que desarrolló una adicción a las drogas y que en su recuperación tuvo contacto con el ministerio religioso de John Eldredge, un pastor que compara a Cristo con un guerrero medieval y lo opone a las formas misericordiosas de la Madre Teresa de Calcuta.

Eldredge escribió un libro que se volvió de culto en el cártel michoacano llamado “Corazón valiente”. Otro manual obligado entre los narcotraficantes es un código de conducta que imita al elaborado por canon en la alta Edad Media para Los Templarios que pretendieron la recuperación de Jerusalén: se es “guerrero” por la voluntad de Cristo.

En la construcción más o menos intencional o espontánea del mito de Nazario Moreno el “movimiento alterado” también ha hecho aportaciones:

El Fantasma del Templario

Reyes de Alto Mando

(Recuerden que a un hombre de ideales ni la muerte lo detiene, ¡puro Michoacán!)

Con unas granadas pegadas al cuerpo

y un rifle colgado en el lado derecho,

con cuchillo en mano de acero templado

pa’ dejar su firma por donde ha pasado.

La gente asegura que aquel guerrillero

un día de la muerte será regresado

y resurgirá como el ave fénix

el caballero templario.



Se habla de un fantasma que se ha aparecido,

de un hombre valiente que un día fue abatido,

se ha manifestado de cuerpo presente

lo raro es que a él no le teme la gente.

Dicen que cabalga en su caballo negro,

no le han visto el rostro, pues, se desvanece

un hombre de ideales nada lo detiene,

invencible hasta la muerte.



Cuenta la leyenda, pa’ que estén sabidos,

que un día surgirá de entre los caídos

trayendo justicia y también castigo.

Escóndanse lacras ya están advertidos,

la Biblia en la mano pa’ sus caballeros,

pa’ sus enemigos las balas de un cuerno.

Hay un fantasma templario

que aún sigue cuidando a su pueblo.



Los que ya conocen esa profecía

esperan ansiosos que llegue ese día,

cumplen con el código y los mandamientos

que firmaron con sangre en aquel juramento:

proteger con su vida al pobre y al enfermo;

con gusto hacen frente a este falso gobierno

que siempre censura sus atrocidades

y abusos al pueblo.



Por eso el fantasma ya se ha aparecido

cuentan que un día de estos será revivido.

Se escucha el tropel, viene en su caballo,

dicen que en su espada va a cobrar pecados

su ejército entero ya está preparado

y porque en sus mentes no existe el pasado.

Son hombres valientes que no tienen miedo

son Caballeros Templarios.

(Y tengan cuidado lacras, que se les viene apareciendo, ¡ánimo templarios!)

La imagen de Nazario a caballo no es una mera composición. En la Tierra Caliente aseguran que el líder de los narcotraficantes se dejaba ver vestido de blanco en un caballo del mismo color, lo que favorecía la imagen idealizada del capo, aunque esto reforzaría una hipótesis sostenida recientemente por el gobierno mexicano: El Chayo está demasiado loco para dirigir un cártel.

***********************
En Holanda, municipio de Michoacán, alguien se ocupó de colocar una cruz que dice el nombre de Nazario luego de su anterior muerte, cuando la DEA y las autoridades mexicanas festejaron, a fines de 2010, la muerte del líder de la entonces Familia Michoacana durante un enfrentamiento en que habrían participado efectivos norteamericanos.

La pifia ocurrió por una filtración hecha por los narcos a través de las bandas de radio de agentes y militares respecto a la muerte de Nazario, momento que inicia la transformación de La Familia Michoacana en Los Caballeros Templarios de Michoacán.

Nazario se levantó y anduvo. Se hizo llamar Ernesto Morelos Villa, nombre compuesto del guerrillero Ernesto Che Guevara, el insurgente José María Morelos y Pavón y el revolucionario Francisco Villa.

Su primera cruz, según publicitan sus lugartenientes cantores, se convirtió en destino de ofrenda y peregrinación.

San Nazario, el hombre reconocido como tal por la Iglesia Católica, habría sido [hasta para este Nazario las condiciones de su muerte son controversiales] un mártir durante el cristianismo primitivo, aunque su existencia histórica está en duda por la mera presunción del hallazgo de sus huesos en Roma.

De Nazario, el capo, de se tiene por benéfica una oración:

¡Oh, Señor todo poderoso!,

líbrame de todo pecado,

dame protección bendita

a través de San Nazario.



Protector de los más pobres,

caballero de los pueblos,

San Nazario danos vida.

¡Oh, bendito santo eterno!



Luz bendita de la noche,

defensor de los enfermos,

San Nazario, Santo nuestro,

siempre en ti yo me encomiendo.



Gloria a Dios Padre.

Te dedico mi rosario,

danos salud y más trabajo,

abundancia en nuestras manos,

que nuestro pueblo esté bendito

yo te pido San Nazario.
Nadie es declarado santo en vida. Y, cuando se compuso ese rezo, Nazario había resucitado sin haber muerto.

Tal vez ahora sí lo esté. Un nuevo gobierno federal asegura, esta vez con autopsia de cuerpo presente, que Nazario Moreno González ha muerto.

Un dia 9 de marzo de 2014, día en que ocurrió la supuesta segunda muerte del Chayo, pero.......

Quién sabe. Nunca nada es del todo claro cuando se trata del Más Loco.
CONTINUA Clic Aquí para leer la PAGINA 6

Me dicen: "El más loco" la Historia del Capo que murió 2 veces y que publicaba libros PAGINA 5 Me dicen: "El más loco" la Historia del Capo que murió 2 veces y que publicaba libros PAGINA 5 Reviewed by Redacción on febrero 16, 2015 Rating: 5

No hay comentarios.