martes, 5 de enero de 2016

“El Mencho”, el narco que desea a Michoacán, el CJNG los herederos del Cártel del Milenio

  • martes, 5 de enero de 2016
  • Comentarios
    Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho” lider del Cartel de Jalisco Nueva Generación el cartel que actualmente es considerado el segundo mas poderoso de México de acuerdo con fuentes Federales quienes han logrado desplazar de algunas actividades al Cartel de Sinaloa y se han hecho de las operaciones de Los Caballeros Templarios en Michoacán con la debilitación y casi desarticulación de Los Caballeros Templarios en Michoacán, este poderoso narcotraficante que quiere ocupar la plaza pero un lado oscuro guarda este cártel y es que se comenta desde hace y a meses que los verdaderos lideres del CJNG son los hermanos Valencia quienes en la oscuridad y anonimato manejan las actividades del Cártel de Jalisco.

    Ciudad de México,-NARCOVIOLENCIA-El narcotraficante Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, líder de la agrupación criminal Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que de acuerdo con reportes de inteligencia , comenzo a hacer una discreta entrada a la entidad de Michoacán desde hace mas de un año.

    El CJNG apareció públicamente hace mas de cuatro años en Jalisco, primero con el nombre de “Mata-Zetas”, y tenían como objetivo sustituir en el trasiego de droga a los antiguos aliados del Cártel del Golfo. Se hacen llamar justicieros, delincuentes que no atacan a población civil inocente y protectores de comercios y negocios familiares.
    Jalisco, tierra de libertad y gente de trabajo. Muerte a los secuestradores y extorsionadores. Aquí en Jalisco no permitiremos que quieran entrar otros grupos que quieran imponer sus famosas cuotas. Empresarios, gente del gobierno, funcionarios públicos, policías de todas las corporaciones y la ciudadanía entera del estado de Jalisco. ¡No se preocupen! Que mientras el Cártel de Jalisco siga aquí, no permitiremos la autodestrucción de nuestro propio estado, anunciaron en uno de sus primeros comunicados.

    “El Mencho” es la cabeza de este ejército calculado en 3 mil integrantes, quienes para establecerse en Michoacán habrían financiado armamento y comida para las autodefensas que pelearon contra el grupo de Servando Gómez “La Tuta”.

    El vocero de las autodefensas michoacanas, Hipólito Mora, ha deslizado la posibilidad de que uno de los mandos comunitarios que han sido pagados por el CJNG es “El Americano”, quien ayudó a restituir al edil de Buenavista, Michoacán, acusado de nexos con el narcotráfico.

    “’El Mencho’ ha hecho una campaña hormiga dejando que los demás se ensucien las manos. Entrega armas a las autodefensas para que sean ellos quienes pongan los muertos en los enfrentamientos y cuando no haya grupo en la zona, él se apodere de Michoacán.

    “Acá es muy conocido que hay grupos muy oscuros pagando a las oficialmente extintas autodefensas pero que siguen operando. No digo que todas, hay unas muy comprometidas, pero están haciendo el trabajo sucio para otro cártel. Así es este negocio: ningún espacio queda sin ocupar”, señaló uno de los administradores de la página Valor por Michoacán, quien pidió el anonimato.

    De acuerdo con el documento de PGR revisado por este portal, la zona de mayor poderío de “El Mencho” es Zapopan, desde donde dicta órdenes a sus subalternos. Es un hombre violento, ambicioso y discreto, pese al dinero que posee obtenido con ganancias de tráfico de marihuana, cocaína y sustancias químicas base para hacer “drogas de diseño”.

    El grupo se hizo célebre en Youtube, donde publicaban interrogatorios y decapitaciones de miembros de Los Zetas con dedicatorias para los mandos de la organización norteña. Lo mismo asesinaban sicarios que taxistas que trabajan como halcones para sus enemigos.

    Miembros del Ejército mexicano estuvieron a punto de detenerlo en 2013 en un operativo en Jalisco. Por minutos, los soldados no lo aprehendieron en una zona residencial. Luego sabrían que un mando medio de aquella zona avisó al “Mencho” que corriera hacia Colima. No tuvo la misma suerte su hijo Rubén, “El Menchito”, quien en enero del 2014 fue arrestado en Zapopan. Al difundir la detención, el gobierno de Enrique Peña Nieto afirmó que se trataba del segundo al mando en la organización del cártel.

    “’El Mencho’ maneja a la Nueva Generación como un patriarcado. Tiene a toda la familia ahí, porque eso hace más difícil la labor de las autoridades. Hay menos riesgo de que haya un soplón. Tiene hijos, sobrinos, primos, todos andan en eso.

    “Se hizo más poderoso cuando firmó una alianza con el Cártel de Sinaloa, que también son enemigos de Los Zetas. Se dice que es amigo del ‘Chapo’ y que dejaba que todos sus pistoleros entraran a Jalisco sin pagar cuota. La alianza existe”, señalaron las fuentes.

    Dado su peligrosidad, la Procuraduría General de la República está dispuesta a pagar 2 millones de pesos en recompensa por pistas que acerquen a la autoridad a su detención.

    “Si la autoridad no está viendo el panorama integralmente, ‘El Mencho’ será el próximo ‘Tuta’ o ‘Kike’ Plancarte. Avisamos de una vez”, comentó.

    ******************
    Esto se suma un lado oscuro al Cartel de Jalisco Nueva Generación de acuerdo a una versión de una fuente federal se dice es manejado no por Nemesio El Mencho si no por los hermanos Valencia los verdaderos herederos del Cartel que vale la pena analizar

    Los Herederos del Cartel de Los Valencia o del Milenio
    No pasó desapercibido, pero ante tanto ruido, se perdió en lo farragoso de los boletines de prensa y la falta de una presentación en forma, la importancia de la captura de Abigail González Valencia el pasado 28 de febrero del 2015 el comunicado que distribuyó la Marina dedicó sólo 338 palabras a su detención, con detalles generales de la operación conjunta con la Policía Federal y la PGR. González Valencia fue detenido en Puerto Vallarta junto con un mexicano, dos colombianos y un venezolano, identificado como el “principal operador financiero” del cártel Jalisco Nueva Generación. En realidad era mucho más que eso. Es el jefe de esa organización, donde su temido líder, Nemesio Oseguera Cárdenas, El Mencho, es su lugarteniente.

    González Valencia llevaba a ese cártel rumbo a convertirlo en la principal organización criminal en México, por encima del Cártel del Pacífico que encabezan sus antiguos socios, y en la coyuntura que creó la desarticulación de Los Caballeros Templarios y la debilidad de Los Zetas. El Cuini, como lo apodan, se manejaba como los viejos barones de las drogas, con discreción absoluta. La necesidad de mantener su cara desconocida, lo llevó a ofrecer a quienes lo detuvieron 50 millones de pesos, sólo para que no lo presentaran en televisión. Las razones para que no hubiera presentación se desconocen, salvo que ese evento fue saboteado porque la noticia de su captura fue filtrada en Puerto Vallarta antes que se informara oficialmente sobre la captura.

    ***
    Abigail González Valencia estaba comiendo en un restaurante de Puerto Vallarta, Jalisco, cuando lo detuvieron. Según el reporte de la Comisión Nacional de Seguridad al que tuve acceso, no ofreció dinero para que lo dejaran libre. Ofreció 50 millones de pesos para que no le tomaran fotos ni video. No quería salir en la tele y quedar estigmatizado.

    El Cuini. Es uno de la docena de hermanos al mando del cártel de Jalisco Nueva Generación, considerado por las autoridades federales como el más poderoso y peligroso del México actual. 

    Aunque Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho es considerado por algunas instancias como el líder de esa organización, la Secretaría de Marina y la Comisión Nacional de Seguridad coinciden en que se trata sólo de una figura visible que esconde a los verdaderos dueños del negocio, los hermanos González Valencia. 

    Según informes oficiales, son herederos del cártel de los Valencia, que se empoderó durante el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León gracias a su capacidad de producir metanfetaminas y colocarlas en territorio de Estados Unidos. 

    Su modo de vivir, dicen quienes los investigan, es sumamente discreto. Tratan de no llamar la atención y apuestan al bajo perfil (50 millones para no ser retratados suena contundente), a diferencia de capos como Servando Gómez Martínez La Tuta que hasta se grababa videos. 

    Según el mismo reporte de inteligencia gubernamental al que tuve acceso, los dueños de Jalisco Nueva Generación operan sobre todo en Nayarit y Colima. Y tratan de vivir —y por tanto mantener más tranquilo— al estado que llevan en el nombre de la organización criminal. 

    Su poderío económico del CJNG derivaba de la producción de metanfetaminas, el cultivo de mariguana, el tráfico de cocaína sudamericana y los secuestros. Con esto, les alcanzaba para sostener tres guerras de manera simultánea: contra Los Zetas en Veracruz, financiando grupos de autodefensa en Michoacán para aniquilar a Los Templarios y dando la pelea por el control del corredor de Guerrero-Estado de México. 

    La captura del máximo líder de Jalisco Nueva Generación pasó casi en silencio. En gran medida porque las autoridades no explicaron la dimensión de un personaje que al momento de su captura era más poderoso que La Tuta. Pero el michoacano se llevó los reflectores… justo un día antes. 
    Nota:aseguran que los 50 millones fueron rechazados. No sé si alguien se los ahorró o si alguien los dejó de ganar, o no, pero si el objetivo del Cuini era pasar desapercibido y que nadie “le ponga cara” cuando se hable de él… lo logró.
    ***
    El Cuini se manejaba con un perfil tan bajo que no aparece en la lista de los 122 objetivos prioritarios del gobierno mexicano, que es la relación compuesta a través del número de averiguaciones previas que tiene un individuo, su red de relaciones nacionales e internacionales y el tamaño del negocio. La marca del cártel Jalisco Nueva Generación la tiene El Mencho, pero su captura significa, en términos reales, la tercera decapitación de un cártel en una semana, que se suma a la de Servando Gómez Martínez, La Tuta, jefe de Los Caballeros Templarios, y de Omar Treviño Morales, El Z-42, de Los Zetas.

    González Valencia no es un criminal de generaciones recientes. Pertenece a la familia de los hermanos Valencia, que se transformaron de productores de aguacates a innovadores narcotraficantes. Su organización nació en los 70, cuando José Valencia cambió la siembra tradicional de la familia por mariguana y amapola en el municipio Aguililla, del que alguna vez uno de los Valencia fue alcalde. Años después la organización fue bautizada como Cártel del Milenio, que se expandió en los 90 bajo el mando de Armando Valencia a Jalisco, Colima y Nayarit, y se vinculó con el Cártel de Medellín, encabezado por Fabio Ochoa.

    Durante ese periodo se aliaron con los hermanos Amezcua de Colima, pioneros en el tráfico de drogas sintéticas. Gradualmente los Valencia se fueron quedando con el negocio, hasta entrar en conflicto directo en la primera parte de la década pasada con el Cártel del Golfo, Los Zetas y La Familia Michoacana, en ese entonces unidos en la misma organización criminal. El Cártel del Milenio fue tomado bajo el paraguas de La Federación, el concentrado de cárteles bajo el liderazgo de Ismael El Mayo Zambada, Joaquín El Chapo Guzmán y José El Azul Esparragoza. Bajo esa alineación táctica participaron en el cruento periodo de la guerra contra las drogas durante el gobierno de Felipe Calderón, manteniendo su línea de drogas sintéticas dentro del negocio criminal.

    Desde 2003 iniciaron su relación de trabajo con el empresario mexicano de origen chino, Zhenli Ye Gon, quien a través de sus contactos en la estructura de poder en China, comenzó a proveer cargamentos de precursores químicos –la efedrina es la base de las metanfetaminas– que partían del puerto de Hong Kong y llegaban a Lázaro Cárdenas, en Michoacán. Los Valencia transportaban los precursores a través de la Tierra Caliente michoacana, y la introducían a Jalisco, donde están los megalaboratorios de drogas sintéticas por Tepalcaltepec, donde el jefe de la plaza era Juan José Farías, El Abuelo, cuyo hermano es uno de los fundadores de los grupos de autodefensa civil michoacanos.

    El Cártel del Milenio estrechó su relación con El Chapo Guzmán, quien dentro del Cártel del Pacífico manejaba la rama de las metanfetaminas, y pasaron al control del narcotráfico en Jalisco cuando en 2010, el entonces sofisticado capo Ignacio Coronel, murió en un enfrentamiento con el Ejército. Guzmán asumió el control en Jalisco y el Cártel del Milenio evolucionó en el Cártel Jalisco Nueva Generación, separándose gradualmente del Cártel del Pacífico, y acercándose a sus viejos enemigos, dentro de la dinámica permanente de los realineamientos de los cárteles.

    Separados de los sinaloenses y aliados con el cártel de los Hermanos Beltrán Leyva –que rompieron con la Federación– Los Zetas, el cártel Jalisco Nueva Generación desafió a Los Caballeros Templarios, que nacieron de las cenizas de La Familia Michoacana, atacándolos desde 2013, a través de los grupos de autodefensa civil. Pese a que esos grupos fueron apoyados por el gobierno, las investigaciones contra sus líderes no cejaron. El pasado 28 de febrero concluyó una de estas fases con la captura del líder del crecientemente poderoso cártel, González Valencia, tercer capo caído en seis días.
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario