jueves, 5 de marzo de 2015

El Z42 que le gustaba vestir ropa de marca y estar escoltado por 30 guardaespaldas

  • jueves, 5 de marzo de 2015
  • 1 Comentarios
    Ciudad de México,-NARCOVIOLENCIA-A Omar Treviño Morales no le gustaba estar solo, y debido a los contactos que tuvo con su pareja sentimental, las fuerzas federales lograron confirmar su ubicación, especialmente por las compras que realizaba para ella, así como por el trabajo que efectuaba su operador financiero Carlos Arturo Jiménez, para cumplir con todas las exigencias económicas de su jefe.

    En la casa marcada con el número 514 de la calle Vía Collatina, en Fuentes del Valle, del municipio de San Pedro Garza, en Nuevo León, predominaban las bolsas de compras del Palacio de Hierro y de marcas como Louis Vuitton, una de las favoritas de Treviño Morales y de su pareja sentimental.

    "El Z-42", de 38 años y considerado extremadamente violento, bajó de un avión del Ejército con unos mocasines de cuero azul, hipoalergénicos y de suela de goma estilo guijarros con valor de 7 mil 950 pesos, de acuerdo a la página oficial de la firma italiana.
    A diferencia de sus hermanos Miguel Ángel y José, ambos encarcelados, Omar al principio de su liderazgo manejaba un alto perfil haciéndose visible hasta con 30 guardaespaldas, un cuerno de chivo, whisky Bucchannas y trajes de marca, gustos que quedaron plasmados en por lo menos dos corridos que hay sobre él.

    Siempre lo verán, su mano, bien arregladito con trocas del año, no se vayan en el año que todos sus autos los tiene blindados, siempre carga su cuernito y una buchanita de 18 años, no piensen que anda solo, trae toda su escolta bien camuflajeada”, reza uno de los corridos.

    Con seis meses viviendo en la casa 514 ubicada al final de la calle, a unos metros del parque de los Patos y frente a ella un inmueble en construcción, Omar Treviño Morales pasaba como un empresario que constantemente hacía compras y no le gustaba que algún vecino buscara hacia el interior de la casa cuando el portón se abría, señala información que se recabó sobre la operación de inteligencia que permitió su captura.

    La casa de más de 500 metros cuadrados, con dos niveles, con un jardín en la parte posterior, colinda con una casa que tiene una antena de telecomunicaciones y hace menos de un mes solicitó un presupuesto para acondicionar el interior del inmueble con áreas ocultas, agrega.

    En la casa 514 de la calle Vía Collatina, asegurada desde ayer por la PGR, destacan los sillones de piel, un comedor de cristal para 10 personas, con un arreglo de rosas rojas al centro, y pisos de mármol.

    De trato distante, agresivo en ocasiones, Omar Treviño utilizaba la violencia como medio de comunicación con sus interlocutores y, ante la mínima desconfianza, con bat de béisbol en mano o lo que tuviera a su alcance golpeaba o dejaba que su séquito de 30 guardaespaldas atacaran a la persona bajo su única regla permanente: “Mandar al hoyo al traidor”.

    Sin embargo, Omar Treviño vivía en un doble mundo: por un lado era el líder de Los Zetas que ponía orden y peleaba territorios que operaban sus hermanos, y por otra buscaba mezclarse entre la clase media o alta de los lugares donde viajaba bajo su sello distintivo: comprando ropa de marca de las principales revistas de moda que gustaba comprar.

    Dentro de la casa, algunas de esas revistas fueron encontradas por las fuerzas federales, maletas con ropa de marca, bolsas de plástico de almacenes de prestigio, cajas de Luis Vuitton, botas hechas a la medida, mp3 y CD con los corridos que mandaba escribir, pero ninguna foto de su familia.

    Como la decoración del interior de la casa del número 514 de Vía Collatina, para Omar Treviño todo era blanco y negro, sin medias tintas, por ello cuando le pidió a Carolina Fernández González, actualmente de 22 años, ser su pareja le dio un límite y le aseguró que siempre vería por ella.

    Fernández, ubicada como la esposa de Treviño Morales por el Departamento del Tesoro que la integró en su lista negra de personas relacionadas con el cártel de Los Zetas, fue finalmente la clave para que inteligencia de Estados Unidos y México cerraran el perfil y modus operandi del 'Z-42' que confiaba ciegamente en su operador financiero y su pareja.
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    1 comentario: