jueves, 9 de abril de 2015

Mi Narcoamor Una historia de amor, peligro, dolor y narcotráfico....CAPITULO 2

  • jueves, 9 de abril de 2015
  • 2 Comentarios
                                  CAPITULO 2
    Autor: Buchonahermosa/Julieta M.
    Esta historia fue publicada originalmente en wattpad
    Sigue en Twitter a la autora de esta historia Julieta M.
    <---Anterior CAPITULO 1
    Mis recuerdos están borrosos, me siento aturdida. Tan rápido como mis ojos se acostumbran a la tenue iluminación, veo una gran cama en el centro.

    Al instante me veo envuelta en manos, caricias y besos que me arrastran hacia la cama, su sábana fría desliza bajo mis piernas. La piel me quema al rose de sus grandes manos y su respiración mezclada con besos en mi cuello. Se siente como si no estuviera aquí, como si fuera alguien más, como si mirara una película mientras bebo whisky...

    Mario no me besa en los labios, sólo se limita a arrastrar el borde de mi pequeño vestido hacia mis senos, y de repente todo ha cambiado de color. Me siento aturdida y muy pesada, todo me da vueltas, no siento nada. Cierro los ojos, sólo escucho ecos de su respiración agitada y la música de afuera, solo quiero dormir. Me levanta un poco de la cama y desabrocha mi sujetador... No, no, no...

    -Nooo...- Me levanto de la cama. Siento la cara ardiendo. Mario se queda callado, y se separa de mi.

    -Es que...Llévame a mi depa por favor, ya me quiero ir- Me incorporo, acomodo mi vestido.

    - Mira mi reina, no vamos a empezar con estas cosas, si no quieres ’ta bien, nomás no me hagas perder el tiempo, agarra tus cositas y salte- 

    -Eeeeh?-

    -No mira, sabes a cuántas plebitas dejé allá afuera por ti? No me hagas sacarte-

    -Es que es muy pronto yo no creo qué...-

     -Poreso, vete.-

    Se levanta de la cama, acomoda el cuello de su camisa frente al espejo sin mirarme. Sin decir nada más se va de la habitación. Camina rápido por el pasillo que conduce hasta el jardín, yo voy detrás de el intentando seguirle el paso.

    -Mario!... Mario ven por favor! Mira, podemos conocernos mejor!...-Intento alcanzarlo pero el solo sigue caminando, y sin más se pierde entre la gente. Me quedo parada en medio del jardín confundida, llorosa por el alcohol tal vez, deseando irme a casa. Como quisiera que viniera y me dijera que todo ha sido broma, parecía tan perfecto...

    -Tu qué? Jaja- De pronto aparecen frente a mi esos chispeantes ojos. Es Silvia.

    -Güey esto es totalmente el colmo-

    -Y ahora porqué? Jaja y tu vato?- -No sé, porallá...-

    -Jaja que pasó? Ven hay que sentarnos- 

    -No, ya me quiero ir...- Todo me da vueltas.

    -A ver, bueno... Le digo a tu amigo que nos lleve, tu espérame aquí- Silvia me acerca una silla y hace que me siente.

    -Nooooo no le digas!...-

    -Por qué?!-

    -Porque no!

    Porqué me dijo cosas bien bien feas..-

    -Que te dijo?-

    -Al rato te cuento...-

    -Ah! Y tu que le dijiste?.-

    -Pues nada... Creo que si hay que irnos..-

    -Asi nada más? Que pasó? -

    -Pues es que estábamos bailando... Mejor al rato te cuento bien, me duele mucho la cabeza, a ti te fue bien?-

    -Hmm pues lo normal...-

    De repente me siento fuertemente tomada por el brazo y levantada de la silla. 

    - Caminando rapidito las dos, si no quieren que las jale me van a hacer caso...- -Por qué?

    - A dónde vamos?!-

    -A dónde se pueda, no me pregunte mi reina, sólo camine rápido-

    -Como que a dónde se pueda?! No estabas enojado?! Espérate! Me voy a caer!- Mis tacones se entierran en el césped y Mario me lleva casi corriendo.

    - Eso es otra cosa, yo te traje, yo te llevo-

    Aprieto la mano de Silvia, no me sueltes porfa. Vamos al estacionamiento, me hace sentir mas tranquila el hecho de que muchas otras personas parecen estarse yendo también. Al fin llegamos a su camioneta, Mario abre la puerta y nos hace pasar a Silvia y a mí a los asientos traseros, sujeta mi cinturón de seguridad y me mira.

    -Aquí te me quedas. Calmadita si?-

    -A dónde vamos?...- Eso suena más bien como suplica por una respuesta. Tengo miedo. El pone su mano en mi rodilla y me da una mirada. Cierra la puerta y se dirige a Gastón. 

    -Ya nos vamos tan así?- Dice Silvia sacándome de mis pensamientos.

    -Pues si, o querías quedarte? Jaja-

    -No da risa Julieta, tengo miedo... Me refiero a qué nos Ilevan así de repente...-

    -Cálmate. Capaz que solo quieren dejarnos y seguirla en otro lado...-

    -Sapo te vienes conmigo, los demás se reparten, Muñeco vas adelante, el ahijado y yo vamos después, cualquier cosa nos hablamos.-Escucho a Mario diciendo desde a fuera. Se pone un chaleco encima. Que es esto? Comienzo a asustarme. Entra a la camioneta junto a un tipo que nos había presentado antes y ocupan los asientos delanteros.

    -Señoritas, a lo mejor van a sentir aceleroncitos pero ustedes agachaditas y calmadas.-

    -Nos van a secuestrar?- Dice Silvia.

    -Jajajajajaja oiga a ésta! No estaría mal jajaja-

    -Sapo, centradito en el camino-Mario permanece serio.

    -Jaja si patrón.-

    Todos comienzan a conducir hacía otra puerta (trasera tal vez?) ésta nos lleva a otro camino, parece no ser el mismo por el que llegamos puesto que está mucho menos iluminado. Avanzamos a gran velocidad, parece que las demás camionetas han tomado otras rutas, y un poco más adelante escuchamos... Disparos?

    -Agáchate, agáchate!- Mario grita y voltea para presionar mi cabeza hacia abajo.

    -Patrón, si nos seguimos por acá seguro nos agarran, dígale al ahijado que apague las luces y nos vamos por el cerro...-

    -Nos agarran? Cómo asi que nos agarran?!...-Grito intrigada. Mario me ignora mientras habla por radio.

    -Pariente cambio de plan, apague las luces-

    -Mario!-

    -A ver mi nena, cállese y al piso! Esto no es juego, si quieres bajarte te doy permiso- 

    - Te dije! Te dije Julieta que no viniéramos!- Todo se ha vuelto gritos.

    -A ver las dos! Ose callan o se bajan! Luego hablamos tu y yo...-

    Estamos yendo muy rápido por un lugar oscuro donde no hay camino. Todo me da vueltas, a dónde vamos? Estoy muy preocupada. La tranquilidad regresa cuando parece que hemos perdido a quién sea que nos haya estado persiguiendo.

    Mientras descendemos veo las luces de una carretera un poco mas abajo y después de un rato de seguir por aquel camino me siento feliz de poder ver al fin de nuevo las luces de Mazatlán. No tardamos mucho en llegar a nuestro piso, solo quiero dormir y olvidarme de todo esto.

    -Bueno... Ya llegamos-

    Abro la puerta y bajo de la camioneta sin decir nada más. Me he quitado los tacones. Silvia baja por la otra puerta y Mario detrás de mi.

    - Y que ya no 'más así te vas?-

    -Y que quieres que te diga? Gracias?-

    Digo mientras me adentro en el edificio.

    -Que chingados es todo eso Julieta?!-

    -No sé-

    -No sabes?! Son pinches narcos!-

    -Bueno y yo como iba a saber?! Yo tampoco conozco acá!-

    -Por eso te dije que no fuéramos!-

    -Pues si tan segura estabas, pues que no voy mija! Nadie te obligó! Y de todos modos ya me 
    mandó por un tubo asi que no te preocupes/ Buenas noches.- Me encierro en mi habitación y me tiro en la cama.

    Narcos? 
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    2 comentarios:

    1. A súper me deja en suspenso jiji pero seguiré esperando

      ResponderEliminar
    2. Rosalinda de Garza10 de abril de 2015, 16:37

      Me dejo en suspenso

      ResponderEliminar