miércoles, 27 de mayo de 2015

Así fue la captura de "El Loco" peligroso sicario de “Los Dámaso”

  • miércoles, 27 de mayo de 2015
  • Comentarios
    Jovanny Núñez Espino fue detenido tras cometer el robo de una camioneta último modelo línea Raptor.
    La Paz, Baja California Sur.-NARCOVIOLENCIA-  El sicario de “Los Dámaso” en La Paz, Baja California Sur, Jovanny Núñez Espino “El Loco” fue capturado por agentes de la Policía Municipal, Policía Estatal Preventiva y de la Policía Ministerial del Estado. Iba a bordo de una camioneta pick up que acababa de robar con lujo de violencia en el cruce de las calles Colima entre Aquiles Serdán y Guillermo Prieto en la colonia Pueblo Nuevo de la capital sudcaliforniana, la víctima Rosalba Camacho Gómez bajaba el 3 de mayo de 2015 su vehículo color azul marino, línea Raptor y marca Ford, cuando un sujeto la interceptó y apuntando con una pistola le pidió las llaves de la camioneta último modelo y se marchó.
    La mujer –entonces— reportó el atraco vía C4, y explicó que el delincuente había tomado la calle Colima, por lo que se inició la búsqueda, teniendo a la vista la unidad en esa calle a la altura de Ignacio Ramírez, iniciándose una persecución sobre la calle Colima, después avenida Forjadores y finalmente por el boulevard Colosio hasta llegar a la carretera de La Paz hacia Los Planes.
    Observando las patrullas que traía atrás, el maleante quiso perderse de sus persecutores y agarró un atajo y se metió por un camino de terracería que va de la colonia Agua Escondida a la de El Mezquitito, pero en la carrera perdió el control de la unidad y se estrelló contra un árbol.

    Cuando chocó, los agentes policiacos, quisieron aprovechar el momento y se acercaron, pero el delincuente, disparó con una pistola 9 milímetros, por lo que tuvieron que replegarse.

    Entonces, se bajó y corrió hacia el monte, disparando en contra de las fuerzas de seguridad hasta que se quedó sin balas, ahí fue cuando los policías se acercaron y lo apresaron.

    Una vez detenido, Jovanny Núñez Espino “El Loco”, de 28 años y originario de Mazatlán, Sinaloa, fue sujeto a revisión,  traía consigo una cartera y un celular.

    En el interior de su cartera fueron encontradas tarjetas plásticas de “Farmacon”, “Bancoppel”, “BanBajío” y una hoja blanca escrita con pluma negra, y la cual traía dibujado un croquis del malecón costero entre 16 de septiembre y Agustín Arreola en la colonia centro en La Paz, con la leyenda “La Tribu”.

    En la parte de inferior del croquis traía otras anotaciones. Son las siguientes.

    1.- Camisa a cuadros naranja con azul, pantalón de mezclilla, barba de candado, aproximadamente 1.80 de estatura, complexión regular, tez blanca y cabello corto.

    2.- Automóvil de color blanco, línea Malibú, marca Chevrolet, modelo 2014 y placas de circulación CZM-79-77.

    3.- La morra lo pondrá por “La Tribu”. Esperar ahí.

    El delincuente fue trasladado a los separos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), y tras ser sometido a un extenso interrogatorio, terminó por reconocer que el croquis era de la ejecución de Audencio Yobany López Beltrán “El Héctor” o “El H”, asesinado la madrugada del 5 de abril de 2015, cuando iba acompañado de su novia, Linda Elizabeth Peinado Villa.

    El sicario confesó que el crimen de “El H” fue ordenado por Felipe Eduardo Guajardo García “El 28”, porque “participó en el crimen de El Pantera” y su grupo “se ha negado a entregarnos la plaza de narcomenudeo en la zona norte de La Paz”.

    Cuando los agentes de investigación, preguntaron para quién trabajaba, “El Loco” respondió que para las Fuerzas Especiales de “Los Dámaso”.

    Dijo haber estado “hasta hace poco” bajo el mando de la célula comandada por Melisa Margarita Calderón Ojeda “La China”, pero como “era buscada” y “ahorita estaba escondida”, lo habían enviado con “El Oso”, y quien recientemente había llegado a reforzar las actividades criminales de esta organización delictiva.

    El criminal describió físicamente a su jefe y expuso que “trae un tatuaje con una garra de un oso en uno de los brazos”.

    Durante el interrogatorio, reconoció haber participado en el levantón de Mario Morales Hernández, propietario de la “Llantera Morales”, y a quien –dijo— “torturamos todo el día junto con La China y le pegamos un balazo en la cara, y lo abandonamos, pensando que estaba muerto”.

    Cuando los agentes preguntaron por qué había robado la camioneta de la señora, y sin necesidad de presionarlo, contestó que “El Oso” había ordenado robar vehículos y perpetrar algunos asaltos a negocios para “sacar una feria”, porque la estructura de “Los 28” estaba “económicamente debilitada”.

    Dijo que la detención de sicarios, el decomiso de carros y el aseguramiento de casas de seguridad habían estado mermando las actividades de este grupo y “mucha gente ya no quería jalar con Los 28”, incluso expuso que “ahorita estamos yendo a levantar gente incluso balear las casas de algunos vendedores que no se quieren alinear con Los 28”, y describió el caso de un mecánico identificado como “Sixto” que vive en las calles de Javier Mina entre Encinas y Navarro en la colonia Los Olivos, y a quien –dijo— “le aventamos una granada y no detonó y estábamos planeando balear su vivienda”, lo que finalmente sucedió ese 20 de mayo de 2015.

    El sicario dijo que “ahorita Los 28 habían ordenado la muerte de mucha gente que trabaja para ellos por desconfianza”, –según explicó— era el caso de “Érick Dávalos Von Borstel, el novio de La China, y quien delató la ubicación de “El 20” y tuvieron que asesinarlo por soplón.

    El delincuente aceptó haber participado en ese crimen, pues dijo que fue “la célula de El Oso, el que lo levantó, torturó y mató”. Además  admitió haber participado en los siguientes homicidios.

    1.- Anacleto Sáenz Alarcón “El Cleto”, ejecutado el 10 de enero pasado sobre el libramiento Daniel Roldán entre Agustín Olachea y Carretera Transpeninsular al norte.

    2.- Jesús Alfredo Ávila Spíndola “El Toro”, asesinado el 3 de abril pasado en las calles de Melchor Ocampo entre Yucatán y Chiapas en la colonia Guerrero de La Paz.

    3.- Juan Carlos Bareño Avilés “El Juanillo”, destazado y sus restos abandonados en las colonias Los Cácaros, Lázaro Cárdenas y Santa Fe en La Paz.

    4.- Carlos Castro Hale “El Güero” o “El Pecas”, ejecutado y abandonado en la calle Mantarraya entre Mero y Camarón en Fraccionamiento Fidepaz.

    El sicario de las Fuerzas Especiales de “Los Dámaso” iba a ser consignado por estos crímenes.
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario