sábado, 16 de mayo de 2015

El Cártel desde adentro, Memorias de mis años dentro del Cártel de Tijuana de los hermanos Arellano Félix PAGINA 6

  • sábado, 16 de mayo de 2015
  • Comentarios
    <---Anterior PAGINA 5
    Caminos de Michoacán
    Circular en comando se convirtio en algo habitual despues de lo de Christine. Ahora teniamos broncas con todo mundo y Ramon andaba demasiado inquieto queriendo tomar vuelos aqui y alla para ir a buscar a la gente. Eran los tiempos de gloria del cartel, los federales estaban con nosotros en los aeropuertos de Tijuana, Guadalajara y el DF. Casi toda la semana teniamos que estar a la orden, con los uniformes y las botas que se nos proporcionaron, los AK-47 y las escuadras con sus cargadores listos, ademas de entrenar a diario. Primero a Federico y Emilio los mando a un curso de 15 dias a Libano, cuando regresaron se fueron los Fabianes para alla y despues nos toco ir a Merardo y a mi. Alfredo quiso ir pero no lo dejaron porque aun tomaba medicamentos. Sin embargo, al siguiente año se fue a Rusia con Fabian y Ramon.

    Pero regresando a esos dias turbulentos, Ramon estaba hablando con Benjamin y Manuel en privado y salio todo alborotado: chingue su madre vamonos otra vez a Guadalajara, alla estan esos cabrones, hay que partirles la madre!. Y alla vamos de vuelta, la Monica sencillamente me mando a la chingada por telefono porque siempre cancelaba la cita con ella por motivos de trabajo.
    Llegamos a Guadalajara, los federales se cuadraron con Ramon y nos dieron fusiles Galil a los cinco, eramos los Fabianes, Merardo y yo, los demas se habian quedado en Tijuana para cuidar a las familias ante una posible reaccion masiva una vez que hubieramos eliminado a varios jefes durante nuestra mision. En una hacienda de El Salto se nos sumaron cuatro federales del grupo del comandante Adolfo. Ya teniamos varios dias buscando en lugares como discos, hoteles, casas, restaurantes. Ramon estaba presionando mucho a los federales porque no daban una y se acerco alguien a darnos una direccion en Zamora. Hasta alla nos fuimos en una suburban y nos paramos a una cuadra de la casa que nos dijeron, cerca de la catedral inconclusa. Apenas nos orillamos y pum! nos tomaron por sorpresa reventando de un tiro el cristal desde atras y otro carro nos tapo por enfrente apuntandonos. Pero mas tardaron los enemigos en abrir sus portezuelas que Fabian y Ramon en bajarse a la banqueta por el lado derecho y en un santiamen pum pum pum pum pum sus metrallas retumbaron por todo el centro del pueblo, dejando cuatro muertos con medio cuerpo de fuera a bordo de un spirit. Dos pick ups aparecieron al instante llenos de gente armada en sus cajas y los federales nuestros abrieron fuego pero tres de ellos quedaron fulminados sobre la banqueta de cantera con sus fusiles a un lado, mientras los demas corriamos en sentido contrario. Paramos una camioneta, nosotros saltamos sobre la redila, el federal que habia sobrevivido tomo el volante, pero todavia no arrancaba cuando una rafaga lo atraveso por detras. Valio madre! pense yo, todos abajo de nuevo y a correr, pero ya no pudieron seguirnos porque iban ponchados y nosotros nos perdimos para siempre en las callecitas de Zamora, oscurecia y los faroles comenzaron a encenderse.

    Policía Judicial!
    "Cuando yo estaba joven como tu también quería ser judicial" me dijo mi padre de visita aquella Navidad. Se le quedaba viendo a mi placa autentica de judicial del estado que me había costado tres mil dólares como a cada uno del grupo de Ramón. Todos éramos "judiciales" para movernos a nuestro antojo, con las pistolas fajadas y de vez en cuando poníamos un reten en la entrada de algún fraccionamiento tratando de encontrar a alguien o sencillamente llegábamos a su casa con las charolas en mano y preguntábamos a su familia por el. Por esos días buscábamos a Ángel y pusimos un reten allá por una subida del Fraccionamiento La Sierra, entonces llego un grupo de federales y casi nos agarramos a balazos pero a nadie se le escapo un tiro afortunadamente, pero yo pienso que ya los teníamos bien medidos y le hubiéramos tumbado a varios. Todo se aclaro porque en ese tiempo estábamos trabajando con el comandante Castañeda de la federal. "Cuando supe lo de la balacera del Christine me preocupe bastante mijo" relataba mi padre en la Noche Buena, sentado en su sillón de siempre, donde lo había visto durante los años en que yo crecía, ahora con una copa de "Cristal" en la mano que yo le había invitado para celebrar el 25. "Creí que a lo mejor eras tu, Dios no lo quiera, habían dicho en las noticias que había varios muertos con charolas de la judicial de Baja California" seguía contando mi padre. "Eran tres papa, pero eran falsos judiciales" le aclare yo. Y en realidad eran tan falsos como nosotros, las tres bajas que tuvimos en la balacera del Christine todos llevaban charolas autenticas. Pero en realidad, de los muertos solo Armando el hermano de Lino, pertenecía a nuestro grupo porque los otros dos eran del grupo de Ismael. La muerte siempre avisa, nunca llega de pronto como muchos creen, el primer aviso de que estaba cerca de nosotros fue en Guadalajara cuando nos hirieron a Alfredo y a mí. Lo de Vallarta fue la confirmación, mataron a Armando. "Viajas mucho verdad mijo?" comento papa. "Ya le dije que soy policía de enlace, buscamos gente en todos lados, tu sabes alguien mata aquí y se fuga para su pueblo" le explique. "Pero que es eso, un cuerno de chivo? nunca había visto uno de deberás" dijo mi padre Pero no era un cuerno, sino un MP-5 que había dejado sobre una silla. Entonces fui a mi recamara y saque el AK-47 le puse el cargador de 30 tiros y se lo mostré. "Ahora veras" le dije y le coloque un cargador de 60 tiros, luego uno de 90. Mi padre estaba asombrado de esa arma tan bonita. Yo no usaba cargadores de disco como tanto usan ahora las nuevas generaciones, muy malas para tirar por cierto. Aunque ya algunos del grupo les gustaba traer cargadores de disco, cuando se trataba de operativos Ramón quería que todos anduviéramos con el mismo equipo y el se inclinaba siempre por los cargadores convencionales, nada de discos ni "huevos de toro". A las 12 de la noche, le regale a mi padre una escuadra 38 Súper. "Para que se cuide de las ratas" le dije. El estaba fascinado.

    La ley de Ramon
    Sucedio de madrugada. Ramon recien llegaba a un departamento que tenia en El Paraiso y bajaba de su carro cuando vio que hacia el corria un morro con finta de cholillo. Escucho los gritos de "agarrenlo agarrenlo!" y luego la figura de otro joven corriendo detras. Ramon lo freno de un putazo en el rostro y lo tumbo en seco contra el pavimento. "Lo sorprendi dentro de mi carro" dijo el vecino. Entonces Ramon comenzo a patear al morro en el suelo, pero aparecio un complice cubierto el rostro con un pasamontañas y le puso el cuete a Ramon en la cabeza. Tuvo que dejarlos que se fueran corriendo cuadras hacia el bulevar, pero Ramon se encolerizo y entro en chinga a su carro donde habia dejado la pistola y arranco veloz detras de ellos. Se le perdieron en la oscuridad, asi que le encargo a los judiciales que levantaran a todos los ladrones que conocieran y se los trajeran hasta dar con ellos. Pasaron los dias y por fin aparecio el cholillo al que habia tumbado Ramon de un putazo. Bastaron unas cuantas cachetadas para que el morro cantara y entonces fuimos a buscar a su casa a su complice alla por la Buena Vista. Cuando nos lo señalo, lo interceptamos, estaba igual de morro, unos 16 años. "Subete cabron" le dije, "somos de la judicial ya te cargo la verga". Ramon le recordo de que asunto le hablaba y el ladron quiso justificarse: "pero la fusca no traia balas nomas era pa escamar". "Y yo soy adivino o que pendejo" le contesto Ramon. Los llevamos a una casa que teniamos en la Juarez, de inmediato Ramon acosto sobre el piso al primero y le dio un plomazo y nos encargo tirarlo por ahi. Asi lo hicimos. Al otro, al que lo habia encañonado, Ramon lo esposo de pies y manos y lo encadeno. No le hizo nada, ni un golpe siquiera, solamente que no le dio de comer ni de beber nunca. A veces estabamos ahi en esa casa y nos poniamos a comer y beber y no le dabamos nada. Todos jugabamos con el, le acercabamos un bocado a escasos centimetros y cuando trataba de morder se lo quitabamos y en lugar de eso recibia una bofetada. Asi pasaron los dias y las semanas y cuando ya no podia ni moverse, pero su mirada aun parecia consciente, Ramon lo solto y le dijo: "si quieres vete". Pero el pobre ladronzuelo ya no pudo levantarse y murio al dia siguiente. Lo tiramos en el primer baldio que nos encontramos.

    Vuela vuela Cardenal
    Quisiera creer en Dios, pero no existe. Fue un viaje largo. Al llegar al DF tome un avion a Buenos Aires que cargo combustible en Panama. Una llovizna se abatia sobre Buenos Aires. La avenida 9 de julio se veia desierta de peatones desde la terraza del hotel. Yo esperaba a que escampara y caminar en direccion al obelisco. "Tomare lo que queda del dia para contemplar la ciudad y tirar la hueva", fue lo que pense aquella vez y otras tantas cuando tuve que viajar a cualquier lugar para cumplir una misión. Mañana había que buscar a Alessandro quien tenia cita con Joaquin para escuchar su propuesta de una ruta de la coca de Peru con destino al Cartel de Sinaloa, contando con toda la proteccion del gobierno del Chino en la frontera con Bolivia. Bueno pero ya estoy contando de mas, a mi lo que me interesaba y para lo que habia viajado era para asesinar a Joaquin quien supuestamente habia llegado a Buenos Aires con una de sus amantes. Alessandro me entrego la escuadra. Yo entraria cuando estuvieran sentados el y Joaquin, tal vez su mujer, en un restaurante de la avenida Corrientes. "Te chingas tambien a la vieja" me recomendo Ramon desde Mexico. Por supuesto habia pensado yo, no podia permitir que regresara a Mexico y empezaran todos los carteles enemigos una caceria sobre mi. Pero el dia indicado Alessandro me informo que Joaquin se hallaba en Cancun pero habia mandado a Jorge, su representante. "Alessandro nos quiere ver la cara de pendejos!" se encolerizo Ramon y me encomendo matarlo tambien junto a Jorge y salir inmediatamente de Buenos Aires. Cuando se sentaron a la mesa del restaurante pum! La bala que perforo la cabeza de Jorge tambien atraveso el pecho de Alessandro. Recuerdo que me sentia ansioso por llegar: "mate dos pajaros de un tiro" les voy a contar. Cuando yo regrese a Tijuana, Emilio, Gustavo, Alfredo y Federico ya andaban en Cancun buscando a Joaquin. En su lugar y por casualidad se encontraron a Angel y pum! se lo chingo Emilio de carro a carro en pleno dia y ante los ojos de los turistas, luego Gustavo le dio el tiro de gracia. Todo sucedia tan rapido por la urgencia de Ramon de vengarse de todos los capos porque decia que habia que dar una demostracion de fuerza y decision. Entonces el comandante Francisco Javier le aviso a Ramon que Joaquin habia salido de Cancun, que al llegar al DF abordaria un vuelo a Guadalajara. En chinga Ramon se llevo al grupo de David al aeropuerto de Guadalajara, donde el comandante Adolfo los doto de armas. Acababan de llegar y un federal de caminos les aviso que ya ingresaban los escoltas para recoger a Joaquin en el estacionamiento. Iban armados en un marquis. Un marquis aparecio de pronto y Alvaro se precipito y descargo su AK-47. La tracatera se armo de un solo lado llevandose a puros inocentes. Ramon con todo el apoyo de la judicial federal logro escapar abordando un vuelo por la fuerza que ya estaba cerrado a los pasajeros pero con todo y eso viajo en primera clase. Benjamin me mando al frente de un grupo de 200 hombres para recoger a Ramon a su llegada al Aeropuerto de Tijuana. Iban conmigo judiciales, el grupo de Ismael, el grupo de Manuel y agentes federales quienes rodeamos el aeropuerto dispuestos a cuidar la llegada de Ramon y preparados para un enfrentamiento con el ejercito. "Por ningun motivo permitas que detengan a Ramon" todavia resuenan las palabras de Benjamin en mi mente como una sentencia de muerte no cumplida. Afortunadamente Ramon salio de la terminal aerea sin contratiempos. La prensa y los pasajeros creyeron que aquel inmenso operativo en el aeropuerto de Tijuana buscaba a los asesinos del Cardenal, pero era todo lo contrario. Era para proteger a Ramon.
    CONTINUA...clic aquí para leer la PAGINA 7
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario