sábado, 16 de mayo de 2015

El Cártel desde adentro, Memorias de mis años dentro del Cártel de Tijuana de los hermanos Arellano Félix PAGINA 5

  • sábado, 16 de mayo de 2015
  • Comentarios
    <---Anterior PAGINA 4
    Vacaciones en Vallarta
    Por enesima ocasion volabamos hacia algun lugar desde aquel dia en que por primera vez Ramon pronuncio el nombre de Cartel de Tijuana, porque asi lo habian llamado en Cali cuando fue en plan de negocios. Esta vez viajabamos sin Ramon, eramos solamente Alfredo, Emilio y yo. Ibamos a saldar cuentas con un tal Raul, quien estaba ayudando al Güero a bajar aviones en la region de Magdalena. Como siempre cargamos nuestras pistolas. Alla en Guadalajara nos recibio el buen Serafín que en paz descanse, quien nos dijo que no ocuparíamos mas que las 9 mm. porque visitariamos a Raul en su negocio donde siempre estaba solo con un ayudante o con su esposa. De cualquier manera en aquel tiempo no acostumbrabamos a desperdiciar parque si se trataba de una o dos personas, por eso teniamos fama de buenos tiradores con escuadras y puedo asegurar que hubiera bastado un solo tiro, aunque siempre por la adrenalina descargabamos varios, pero siempre con pistola porque no usabamos mucho los kalashnikov, aunque ya los cargabamos cuando la cosa se ponia caliente.
    Dependia del tamaño del problema, por ejemplo contra el Rigo y su gente si los usamos porque eran varios escoltas y entonces teniamos que asegurar el trabajo. Llegamos al aeropuerto y nos recibio Serafin para llevarnos a una casa de Javier en una colonia muy bonita, creo que era en Zapopan. Al siguiente dia paso temprano por nosotros y nos dijo: al que yo salude a ese le tiran. Al llegar a la refaccionaria que estaba en Tonala un tipo salio de imprevisto y le tendio la mano a Serafín sin que el pudiera evitarlo y entonces Alfredo pum pum pum lo tumbo ahi mismo. Ese no es guey! grito Serafin. El tal Raul al ver que se chingaron a su chalan corrio hacia dentro del negocio y yo lo segui entre los anaqueles hasta llegar a un patio con fuente y columnas donde no alcance a ver en que puerta se metio. No pasaron ni tres segundos y salio con un cuerno y apenas pude rodar para esconderme pero me alcanzo a dar en la ingle mientras a Alfredo lo tumbaba con una rafaga en abanico. Lo bueno que Emilio lo puso quieto, con su buena punteria le dio en la frente. Pero ahí no acabo todo porque llego corriendo y gritando la esposa de Raul con su hija por detras y la pistola de Alfredo habia quedado tirada y pues desde el suelo donde yo estaba pum le tire a la señora y pum tambien a la niña. Ni modo, no me podia arriesgar seguramente la niña habia visto a su papa disparar, uno no puede confiarse, la pistola estaba ahi en el suelo cargada. Nos atendieron en un hospital que nos consiguio Javier desde Tijuana. Pero al otro dia llego Ramon con David y nos trasladaron a Vallarta. A Serafin lo liquido Ramon ese mismo dia en un cuarto de hotel porque dijo que ya se habia hecho un desmadre. Yo me recupere pronto, pero Alfredo tardo mas tiempo con dos balazos al cuerpo, uno le atraveso un pulmon. Dos meses despues seguiamos en Vallarta, pero a Alfredo lo enviaron a San Diego a recuperarse. Un dia ya nos ibamos a despedir del puerto, pero esa tarde Ramon dijo: a la noche vamos a tirar party al Christine. Nos fuimos de Vallarta hasta el siguiente dia de una forma que nunca imaginamos.

    Christine
    La noche anterior ya habiamos estado en la disco Christine, fue la primera vez que me entregaba al desenfreno desde aquel dia en que libramos la muerte alla en Guadalajara. Ya me sentia bien, la estancia en Vallarta habia sido placentera a pesar de que habia estado ahi cojeando y cuidandome todo ese tiempo por lo del balazo. Por eso decidi divertirme con trago, perico y unas amigas de Javier que habian venido de Guadalajara, seria porque Ramon habia dicho que nos regresariamos al siguiente dia a Tijuana y yo no queria perder la oportunidad de pasarla de lo mejor. Pero no nos fuimos como era el plan, pues Ramon dijo que volveriamos esa noche al Christine porque Benjamin queria saludar al Mayo en su cumpleaños y entonces el regreso se posponia hasta el otro dia. Yo desperte como a las 3 de la tarde en la casona donde estuve todo ese tiempo desde que recibi el balazo. Ramon, David, Armando y Lino fueron los unicos que se quedaron en el Holiday Inn cerca de la disco, todos los demas se quedaron en la casona que tampoco estaba muy lejos. Como a las 6 llamo Ramon para decir que nos veriamos ahi en la entrada de la disco por la noche. Yo me sentia realmente mal de la cruda, no podia ni comer y estaba asqueado. Ya entrada la noche todos partieron para la disco, pero yo les dije: luego los alcanzo, dejen me aliviano. Chingate un perico, me recomendo Federico. Pero no le hice caso. Sali a caminar para respirar el aire limpio y tropical, me encontraba sobre el bulevard principal por la zona hotelera y comence a sentirme animado, tal vez esas palmeras y jardines que no volveria a ver en mucho tiempo me pusieron nostalgico y a la vez de buen humor, entonces comence a sentir hambre. Pensaba llegar al Christine a pie, ya no sentia molestia alguna, tenia hasta ganas de correr. Pero una camioneta de redilas llena de aparentes federales paso por el bulevard y yo cargaba mi escuadra bajo la camisa, asi que me dio pendiente traer el arma y por seguridad aborde el primer taxi que vi frente a un hotel y le dije al chofer: llevame al Christine. Ya cuando ibamos acercandonos al complejo hotelero donde se encuentra la disco aparecio otra vez la camioneta con gente armada y entonces se me hizo raro y rapidamente le hable a Ramon para ponerlo al tanto de que habia federales que llevaban el mismo rumbo. Cuando vi que se estacionaban y comenzaban a bajar los hombres armados yo me fui caminando detras de ellos lo mas rapido que pude. Al ver que iban directo abri fuego a varios metros antes de meterse a la disco, eso los tomo por sorpresa y los replego por unos momentos mientras descargaba toda mi escuadra y tumbaba como a cuatro o cinco ahi en la pura entrada. Luego escape y solo escuche una o dos descargas de rifles detras de mi que afortunadamente cesaron pronto, seguramente porque ya se habia armado la tracatera ahi adentro, donde fallecio el judicial Armando, muy estimado por Ramon y parte de nuestro grupo. Ramon me conto despues que cuando yo le avise de que llegaba el comando de supuestos federales el se comunico con su compadre el comandante Adolfo y este le comento que eran gente del Chapo. Eso les dio tiempo de escapar y sorprender a varios cuando apenas ingresaban a la disco. Esa noche cada quien escapo como pudo, pero Javier nunca estuvo en las manos del Chapo, como dicen versiones de periodistas. A Javier lo protegió un grupo enviado por el comandante Adolfo y pensamos que lo habian levantado. Afortunadamente no fue asi. Nunca le crean todo a los periodistas, su calenturienta mente de creerse los muy conocedores del negocio los hace contar cosas ilogicas, ingenuas y cada tonteria. Bueno pero eso ya es otro tema.
    CONTINUA...clic aquí para leer la PAGINA 6
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario