martes, 5 de mayo de 2015

La historia del Capitán Lara Corral, iban por lideres del CJNG y ya no regresaron

  • martes, 5 de mayo de 2015
  • 1 Comentarios
    Por Estado Mayor/Jorge Medellín
    Ciudad de México,-NARCOVIOLENCIA,- “Mirar hacia atrás: las dos únicas razones para alguna vez mirar hacia atrás es recordar momentos de felicidad y checar si tus amigos siguen ahí…”

    Último post del Capitán Luis Alonso Lara Corral -piloto del Cougar derribado- en su muro de Facebook.

    Joven y espigado, rondando los cuarenta años de edad, el Capitán Segundo, Piloto Aviador, de la Fuerza Aérea Mexicana, Luis Alonso Lara Corral, originario de Ciudad Camargo, Chihuahua, sonríe y cruza los brazos mientras se recarga en su Mustang rojo y posa para la foto.

    La imagen de Luis Alfonso con uniforme de campaña, es enmarcada a su vez por el hangar de la Base Aérea Militar Número Uno (BAM 1), en Santa Lucía, Estado de México, sede el Escuadrón Aéreo 101 de la FAM.

    A espaldas del Capitán Lara Corral está un helicóptero ruso Mi-17 para transporte de personal, que ha visto sus mejores días en la FAM. Las misiones de transporte de personal y apoyo en operaciones especiales que cumplían estas naves, ahora son realizadas por aparatos más modernos y con mayores prestaciones: los EC-725 Cougar.

    El Capitán Lara Corral era el piloto del EC-725, Matrícula FAM 1009, la nave atacada la mañana del primero de mayo por narcotraficantes del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y en la que murieron él y otros dos elementos de la Fuerza Aérea.

    Tres militares más, estos del Cuerpo de Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano, cayeron del helicóptero en medio de una operación de inserción y están desaparecidos, como lo han reconocido la propia Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el gobierno federal a través de la Secretaría de Gobernación (Segob) de los cuales informaron solo dos fueron localizados lamentablemente sin vida, los ejecutaron.

    Luis Alfonso y otros dos elementos de la FAM fallecieron en el curso de una operación especial para detener a un jefe del cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que se ocultaba con sus escoltas en un rancho ubicado a unos 165 kilómetros al sureste de Guadalajara, la capital de Jalisco.

    Los reportes militares indicaban que la persona buscada por soldados y policías federales tenía una reunión o fiesta en un rancho de la zona. El sujeto tenía escoltas y en el sitio había varios vehículos con armamento de alto poder.

    El punto de encuentro para la operación se localizaba sobre la carretera que une a los poblados de Villa Purificación y Casimiro Castillo, ambos a unos 189 kilómetros de distancia de Guadalajara. El tramo entre estos dos lugares tiene poco más de 20 kilómetros de distancia.

    Es una zona de planicies con algunos cerros y hondonadas en la que, muy cerca del Ejido Villa Vieja, a escasos kilómetros de Villa Purificación, fue atacado y derribado el Cougar 1009 de la Fuerza Aérea.

    Reportes periodísticos y datos recabados en el lugar apuntalan versiones extraoficiales sobre la forma en que ocurrieron las cosas, cómo fue atacado el Cougar, cómo perdieron la vida tres militares y cómo es que otros tres fueron levantados y reportados como  desaparecidos.

    El derribo del Cougar ocurrió entre Villa Purificación y Villa Vieja, en un camino cercano a la comunidad de Los Achiotes. Todo, en un tramo de no más de dos kilómetros.

    La nave de la FAM que piloteaba el Capitán Lara Corral formaba parte de la Operación Jalisco que iniciaba justo ese día primero de mayo en varios municipios y en la capital del estado. Sin embargo, el Cougar 1009 tenía una asignación distinta y era la de transportar a un grupo de fuerzas especiales  y de policías federales (11 soldados y 2 agentes) para detener a un integrante del CJNG.

    La versión oficial y la difundida por algunos medios de comunicación indica que el helicóptero sobrevolaba el tramo carretero entre Villa Purificación y Casimiro Castillo cuando los pilotos descubrieron una caravana de varias camionetas circulando sobre una brecha (la de Los Achotes).

    La orden recibida por el Capitán Lara fue la de descender para que los militares y policías federales detuvieran la caravana e investigaran quiénes eran y qué hacían en ese lugar. Estas versiones señalan que la aeronave se acercó al convoy desde atrás, sobrevolando a un costado de la brecha y a una altura media que le permitía vigilar los movimientos de las camionetas.

    Al acercarse al convoy el Cougar fue ametrallado en el fuselaje y luego en el rotor de cola. Soldados y federales alcanzaron a contestar los disparos pero las ráfagas de los atacantes habían alcanzado también el tanque de combustible. El Capitán Lara se vio obligado a descender de emergencia porque había fuego en el aparato.

    Los atacantes continuaron disparando mientras desde el Cougar se pedía apoyo aéreo y rescate por la naturaleza de lo ocurrido, que no era un accidente sino un aterrizaje forzoso por disparos desde tierra.

    El ataque y derribo del Cougar ocurrió en las primeras horas del viernes. Las versiones de prensa indican que los refuerzos y la ayuda médica tardaron varias horas en llegar a un zona ubicada a unos 189 kilómetros de Guadalajara.

    La Base Aérea Militar Número 5 localizada en Zapopan, Jalisco, está a unos 162 kilómetros de distancia del poblado de Casimiro Castillo y a 165 kilómetros de Villa Purificación. El recorrido por vía aérea en helicóptero no tomaría más de 25 minutos. Por tierra la distancia se cubriría en unas dos horas, tomando en cuenta que una parte del camino es terracería hasta el sitio del ataque.

    RPG, La otra historia

    Tras el ataque, el personal militar en el Cougar pidió ayuda y apoyo de otras fuerzas para resistir una probable nueva embestida de los tiradores, pero estos escapaban hacia otras brechas y hacia la carretera a Guadalajara.

    Las crónicas señalan que la ayuda vía terrestre tardó horas en llegar hasta el sitio del derribamiento, mientras que el apoyo aéreo se dificultó porque las unidades disponibles estaban desplegadas por la Operación Jalisco y el resto de los helicópteros de la BAM de Zapopan (ahí se encuentra el Centro de Adiestramiento de Helicópteros de la Fuerza Aérea, creado en 2009) no estaban equipados ni preparados para semejante contingencia.

    El apoyo médico fue proporcionado por un helicóptero Black Hawk de la Policía Federal que llevó a varios heridos al Hospital Militar Regional de Guadalajara.

    La historia no oficial sobre de lo ocurrido es distinta y varía mucho de lo que hasta el momento se ha escrito y dicho sobre el ataque al Cougar de la FAM.

    De acuerdo con esta versión, el helicóptero salió de la Ciudad de México para incorporarse a la Operación Jalisco, pero en circunstancias diferentes ya que iba a cumplir una misión por separado en una ranchería de Jalisco en la que varios jefes del CJNG se reunirían.

    El Cougar llegó al punto de la operación antes de las siete de la mañana. Hubo un sobrevuelo y se revisó el sitio en el que ya había movimiento de camionetas de los integrantes del cartel. El desplazamiento de los vehículos aceleró el operativo.

    El Cougar se ubicó de frente, la caravana de camionetas con gente armada se detuvo al ver la maniobra del helicóptero que, en vuelo estático a unos 20 metros de altura, abrió compuertas para realizar el descenso en soga rápida del grupo especial que iba a bordo.

    Tan pronto inició el descenso, las camionetas comenzaron a moverse. Unas en huida hacia otras brechas de la zona y otras más -entre cuatro y seis- se alinearon para dispararle al Cougar. Los primeros disparos fueron de armas de alto poder que impactaron el frente del aparato.

    Casi al mismo tiempo, desde una de las camionetas o desde una construcción cercana, los atacantes dispararon hacia el Cougar con un lanzamisiles M72 y con un RPG-7 (diseñados contra carros de combate, no contra aeronaves). Este último habría impactado el rotor de cola de la nave que comenzó a incendiarse por los disparos que habían alcanzado uno de los tanques de combustible.

    Los pilotos maniobraron para salir de la línea de fuego y en la acción tres militares que ya habían descendido se quedaron en tierra y buscaron emboscarse. El EC-725 se elevó unos metros con una parte del fuselaje en llamas. La nave  comenzó a girar mientras enfilaba hacia las faldas de un cerro en el que acabó por estrellarse. El combustible ardiendo provocó un incendio en los pastizales que fue notorio por la columna de humo provocada.

    Habitantes de las rancherías cercanas vieron el convoy de camionetas, escucharon los motores del Cougar volando a baja altura, observaron a los hombres de las camionetas bajarse y oyeron disparos.

    Luego vino más ruido y humo y el helicóptero que daba vueltas y al tratar de ganar altura y escapar se fue contra un cerro. Después, las llamas en el pasto, el humo que envolvía al aparato y luego la gente de las camionetas que salía corriendo en todas direcciones y dejaba las armas.

    Los vecinos de las rancherías no recuerdan haber visto si la gente de las camionetas se llevaba a algún militar o si disparaban contra alguien en tierra. Hubo quienes prefirieron esconderse y esperar a que todo pasara y así fue; en unos minutos la confusión se convirtió en alarma por el fuego en el pastizal y las llamas que amenazaban al helicóptero.

    Estas versiones sostienen que el Cougar no pudo ganar altura y alejarse de ahí porque la segunda ráfaga de los tiradores del CNJG, cuando la nave comenzó a girar, alcanzó a los pilotos, que murieron casi instantáneamente.

    El resto es confusión, gritos para ayudarse y calmar y atender a quien lo necesite. Está también la tensión de esperar un nuevo ataque sobre la aeronave derribada, pero nada de eso ocurrió.

    Mirar hacia atrás…

    Ni la Sedena ni la Secretaría de Gobernación han dado detalles sobre el derribo de Cougar 1009. No se ha informado a la opinión pública cómo se dio en realidad el abatimiento del aparato, uno de los helicópteros de transporte de tropas más avanzados del mundo, con costo unitario de alrededor de 27 millones de euros.

    El EC-725 Cougar es una nave de ala rotatoria fabricada por la firma Airbus Helicopters. La Sedena adquirió entre 2009 y 2013 doce de estos aparatos. La inversión superó los 3 mil 185 millones, 160 mil pesos, de acuerdo con el Análisis Costo-Eficiencia elaborado por la dependencia en el año de compra.

    La Marina compró otros tres Cougars que operan en Veracruz (dos unidades) y en el Cuartel General en la Ciudad de México. Durante la pasada Feria Aeroespacial 2015 que concluyó una semana antes del derribo del helicóptero, Airbus Helicopters anunció que la Sedena comprará otros aparatos pero más avanzados, modelo EC-725 Súper Cougar.

    El Capitán Segundo Luis Alonso Lara Corral piloteaba los helicópteros rusos Mi-8 y Mi-17 hasta finales de 2012, cuando llegaron los Cougar nuevos, equipados y configurados conforme a las necesidades de la FAM.

    Su página de Facebook muestra poca actividad. Algunos mensajes y una galería de 30 fotos en las que se le ve tripulando un Mi-17 con el que sobrevuela la carretera y el monumento que anuncia la llegada a Chihuahua, su tierra.

    Dropy, como algunos de sus amigos le decían, eligió una frase significativa, póstuma sin proponérselo, que lo pintaba solidario y congruente, como fue hasta el final el día en que él y dos de sus compañeros se convirtieron en las nuevas víctimas de la guerra contra el narco. En su muro de Facebook posteó:

    “Mirar hacia atrás: las dos únicas razones para alguna vez mirar hacia atrás es recordar momentos de felicidad y checar si tus amigos siguen ahí…”

    El último saludo que el capitán Lara recibió en su página fue de su amiga Jenny Aguilar, para desearle un feliz día de la Fuerza Aérea Mexicana, el 10 de febrero pasado.

    En esa misma fecha el propio Luis Alonso cambió la foto de su portada y puso una imagen conmemorativa de los 100 años de la FAM. Junto a esta imagen aparece él piloteando su Mi-17 con el que sobrevuela la entrada a Chihuahua. Es el 2013.

    Otra página de Facebook, la del Colegio del Aire (no oficial), tiene desde el 2 de mayo un mensaje en memoria del capitán Lara. La foto que acompaña al texto es en la que aparece con uniforme, recargado en su Mustang rojo y a unos metros del Mi-17 que piloteó durante varios años antes de tomar el control del Cougar.
    “Así te vamos a recordar siempre nuestro gran amigo y compañero de batallas Luis Alonso, sonriente, alegre y siempre listo para poner lo mejor de ti en todos los vuelos, te nos adelantaste haciendo lo que más te gustaba y los más valioso.. dando la vida por México, dios le de consuelo a los corazones de toda la familia Lara Corral, Chihuahua perdió un gran ser humano pero ha ganado un héroe que estará en el corazón y en las mentes de todos los que te conocimos o de los que sabemos lo que hiciste por tu país, dios te tenga en su santa gloria. Descansa en Paz Capitán Segundo de Fuerza Aérea Piloto Aviador Luis Alonso Lara Corral”.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    1 comentario:

    1. Tanto dinero que se an robado los degraciados politicos y no poder fabricar nuestros propios helicopteros para que las fuerzas armadas Sean mas efficient es , pinche gobierno corrupto.

      ResponderEliminar