jueves, 7 de mayo de 2015

Mi Narcoamor Una historia de amor, peligro, dolor y narcotráfico....CAPITULO 8

  • jueves, 7 de mayo de 2015
  • Comentarios
    CAPITULO 8
    Autor: Buchonahermosa/Julieta M.
    Esta historia fue publicada originalmente en wattpad
    Sigue en Twitter a la autora de esta historia Julieta M. @JulietaMd9
    <---Anterior CAPITULO 7
    Despierto de mi siesta con la luz de la tarde, son las cuatro y media. Me duele el vientre, las piernas, aún siento su aroma sobre mí. Me siento rara. Necesito un baño.

    Me meto bajo el chorro caliente de la regadera, se me cae su sudor, su saliva, su olor. Me siento mejor. Hoy, tomaré un vuelo para Culiacán, Mario quiere que lo acompañe a un bautizo el Domingo. Tengo tiempo que no voy para allá, quizá un mes... Pero tampoco hay mucho que ver en Culiacán, excepto a mi Mario...

    Con todo esto me pregunto, ¿Qué somos ahora? Novios no, tampoco amigos ¿Y si ahora sólo me ve cómo amiga íntima? No quiero ser su amiga íntima! Tampoco sé si ahora mismo quiero un novio, lo hablaré con él... Voy comenzando el semestre y la verdad es qué me está yendo mal en la escuela, si las cosas siguen así,creo que dejaré de verlo para concentrarme o no aprobarán mi intercambio a Holanda, es que con todo esto se me había olvidado.

    Apenas y hojearé un libro este fin de semana, ya no tengo tiempo. Anoche no dormí, desperté tarde para la escuela, falté a Anatomía, dormí dos clases más y tampoco fui al hospital, necesitaba dormir; y ahora, después de un minucioso baño, a hacer maletas para ir al aeropuerto; Mario se adelantó desde esta mañana.

    Que bonito se ve mi cuarto con todas esas flores, Mario se ha lucido esta vez, no me explico de dónde ha sacado tantas rosas! Llegué hoy de la facultad y ya estaban aquí; mi mamá dejó pasar al mensajero y la habitación está, literalmente llena de flores. Encontré también un sobre con una tarjeta dentro -Para miprincesitapreciosa- Grité de la emoción cuándo las vi, me siento inmensamente feliz. Esto es realmente un sueño, jamás me habían regalado algo así. Lástima que no vaya a verlas en los siguientes días...

    Mis papás ya se están acostumbrando a qué salga todo el tiempo con él, al principio les asustaba que estuviera fuera de casa, pero después de estas semanas, ya ni me preguntan nada. Presiento qué ya no tarda mi mamá en darme un sermón. Apuesto a que no le gustaría saber que me voy este fin a Culiacán, le he inventado que me voy a un rancho con algunas amigas.

    No sé que haya hecho bien en la vida, que ahora me está pagando con todo esto. Me siento inmensamente feliz, no hay problemas, ni rodeos, ni juegos: sólo hacemos y decimos lo que sentimos. Quién lo diría... He descubierto que el amor es fácil y placentero. Abordo mi avión.

    Olvidaba cómo se sentía ese temor asfixiante que tengo a perder a alguien que me importa, a que un día se dé cuenta de lo increíble que es y decida que no soy tan buena para él. Eso o me he metido bien dentro en la cabeza que todo tiene que ser malo y esto es demasiado bueno para que me esté pasando a mí. El sólo pensar qué esté con alguien más me revuelve el estómago.

    Él me hace sentir bien, le dá significado a sus palabras y me hace imaginar... También me hace mal por ser tan perfecto, me hace querer guardarlo en mi clóset lejos de la vista de todos.

    - Ahorita que estoy en el cielo aquí más cerquita de ti', me gustaría pedirte un deseo Diosito, y... Pues... Si se puede y me lo concedes: te pediría qué me lo dejes tan tito, qué no me lo quites tan rápido. Yo sé que soy medio rejega y qué siempre me hago la fuerte y me los espanto yo sola, pero también sé qué te pedí qué me mandaras un bato que me quisiera y me tratara bien, y aquí está; por más que le hago panchos no se va, me quiere!... Quiero pensar que todo esto es obra tuya! Cada llamadita, sus risas, sus pecas, sus manos grandotas y rasposas, su sonrisa que me encanta, su manera de ser, y cada cosita que le has dado a Mario, me hace muy feliz!... Así qué, si tu quieres, si es tú voluntad, te pido que nos facilites todo, qué no me eche mentiras, qué sea sincero, pero si no es para mí... Ayúdame para qué no me duela. Tomaré cómo una señal lo que pase esté fin; cuídame y ampárame porfa. En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. -Termino mi plegaria, me entrego al sueño.

    La mamá de Silvia le dijo a la mía que no sabía nada de una salida a un rancho, así que tuve que traer a Silvia. -Hey! Sonsa! Despierta, ya llegamos!.- y como era su objetivo, su aguda voz me trae de regreso a tierra. Una hora y media después de tomar el vuelo a Culiacán, llegamos.Tras llamarlo, Mario nos recoge en el aeropuerto; luce tan guapo, tan varonil; me abrazo a él en cuánto lo veo, no sólo cómo si le agradeciera lo feliz que me ha hecho hoy con esas flores, sino agradeciéndole estar en mi vida. Sus abrazos son calientitos y fuertes, muy fuertes, quisiera poder estar pegada a él... Lo extraño, ya quería verlo de nuevo y abrazarlo. No quiero más sexo por ahora, no me gustó... Sólo quiero tenerlo igual que siempre e ir de su mano como ahora. Huele riquísimo.

    Llegamos a su camioneta y ahí, de nuevo estacionados: Escoltas o lo qué sea que sean. La gente nos mira. Me abre la puerta y me ayuda a subir.-No habías dicho qué no tenías escolta?-Ah preciosa, es qué ando trabajando, nomás andan al pendiente, es por seguridad...-Por seguridad?...-Si princesa, por seguridad.-...
    CONTINUA clic aquí para leer el CAPITULO 9

    Ver el INDICE de la lista de Capítulos de Mi Narcoamor
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario