jueves, 14 de mayo de 2015

Mi Narcoamor Una historia de amor, peligro, dolor y narcotráfico....CAPITULO 9

  • jueves, 14 de mayo de 2015
  • Comentarios
    CAPITULO 9
    Autor: Buchonahermosa/Julieta M.
    Esta historia fue publicada originalmente en wattpad
    Sigue en Twitter a la autora de esta historia Julieta M. @JulietaMd9
    <---Anterior CAPITULO 8
    Su respuesta no me convence en lo absoluto, pero no digo nada más hasta que él sube a la camioneta.

    -¿Osea que corremos peligro? ¿O porqué por seguridad?- Da un gran respiro.

    -A ver plebe, como no me gusta que me anden cuestionando, le voy a decir rapidito: le dije que la iba a cuidar y eso estoy haciendo; así qué me va a hacer caso a lo qué le diga y no va a estar haciendo preguntitas, o mejor la regreso pa'su tierra.

    -Huuuuuy, era mera curiosi...-

    -Nada de curiosidad, o me dejas hacer mis cosas sin andar preguntando o mejor te regresas, porqué ya me sé tu curiosidad y no me gusta qué me anden hostigando con preguntas, sino vas a estar a gusto pus pa' qué el daño ¿No? Mejor regrésate- Suena francamente exasperado, wow, ni dije nada malo...

    ¿Porqué se irrita así?

    -No manches... Ya pues, ya no pregunto...-Silvia ha escuchado la última parte de la conversación, me toca el hombro -¿Quepasó?- dice moviendo sólo los labios cuándo reacciono volteando a su toque. Me encojo de hombros.

    Detesto que las personas se enojen conmigo, en este momento estoy detestando que Mario se enoje conmigo! Tomo su mano derecha y la aprieto con dulzura, hace cómo que me ignora mientras mira el camino, le doy un beso y acaricio su densa barba - Te quiero-susurro; me mira aparentemente enojado y después responde a mi beso.

    El lugar a dónde nos ha traído es enorme, y espacioso, y ostentoso y wow!... Esto realmente supera el borde del exceso! Es realmente increíble! Una gran finca en las colinas de un pequeño municipio de Culiacán, vayan a saber ustedes dónde... De construcción blanca e impecable, grandes jardines, una piscina, y una increíble vista.
    Creo que dormiré con Mario hoy; puso todas mis cosas en su recámara. Nunca he dormido con nadie antes, a excepción de mis amigas. La habitación es hermosa, todo parece nuevo, me pregunto si pasa mucho tiempo aquí... En cuánto cierra la puerta, me toma desde atrás y me aprieta contra él, me toca desesperadamente, besa mi cuello, yo me siento extraña.

    - Ya quería tenerte así, estar juntitos... Y te voy a tener todo el fin de semana para mí...- Dice muy cerca de mi oído, yo no estoy muy segura de cómo me hace sentir esto, sólo quiero pelarme corriendo... It scares me! Y yo qué creía que ya lo había vivido todo! (Todo excepto sexo, excepto viajes a Culiacán, excepto un "novio" qué quiere pagarme hasta los calzones, excepto dormir con él, excepto sentir qué me sacan el útero, y hablando de eso... No entiendo cómo a Anastasia Steele no le dolió!). La verdad ya no estoy taaaaan segura de qué esto esté bien.

    Silvia y yo terminamos solas en casa. Así como lo leen! Me dejó aquí y se largó con el pretexto de qué le llamaron del trabajo! ¿Quién trabaja a éstas horas?! ¿Se robaron una vaca? Una llamada, se aleja para contestar, de pronto se tiene que ir, no quiere que lo acompañe, se va con toda la flota de imbéciles, y ¿Quiere que crea que va a trabajar?! ¡Estoy que me lleva la ...!.
                            -------------------------------------------------
    No se pregunten cómo pero Silvia y yo encontramos el verdadero tesoro escondido de ésta casa y sólo puedo gatear hasta mi habitación. Mario dijo que no saliera, debería pero no puedo porqué hay personas vigilando. Ésta es, por mucho la primera vez qué me siento de esta manera; se ha ido con otra vieja, seguro qué se ha ido con otra vieja! Ya no siento la cara, sólo lloro y lloro. El tequila ha removido aún más mis inseguridades! Le mando una alerta, le mando dos, le mando seis, -¿Dónde estás?!-Grito en mi radio, pero nada, no contesta. Miles de imágenes se me pasan por la mente. Le repito una y otra vez a Silvia, que se ha ido todo a la mierda; ella está considerablemente menos ebria que yo... De alguna forma no logra superar el divorcio de sus papás, me cuenta, y no puedo evitar sentirme peor -¿Sabes que me duele más güera? Que vengo hasta acá, y le fallo a mis papás, para esto...- ¿Porqué el alcohol nos hace profundizar en temas que parecen no importar cuándo estamos sobrios? No sé porqué, pero todo esto me hace sentir mejor. Ahora sé que comenzar a sanar lo que me duele de ésta forma, no es fue que comenzar a agrandar la herida, pero aún es muy temprano para contar eso. Ahora, me siento terriblemente mal. Vomito como la niña del exorcista, mi estómago se contrae casi mecánicamente, todo me da vueltas, me voy a moriiiiiiiiiiiir! Silvia me levanta como puede, y me moja la cara, cepilla mis dientes.

    Me observo en el espejo, con el cabello desordenado, y expresión desorientada; me había puesto tan linda para él... Elegí esté camisón beige de tirantes, pensando que tal vez le gustaría... Ni hablar, me meto en la cama.

    No sé cuánto tiempo he dormido... Siento algo en mi mejilla, en mis labios, sobre mi cuello,
    ¿Entré mis piernas?! Abro los ojos exaltada y lo primero que veo son esas pecas...
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario