martes, 9 de junio de 2015

El oscuro negocio del trafico de órganos de los cárteles mexicanos

  • martes, 9 de junio de 2015
  • Comentarios
    Por Revolución Tres Punto Cero
    Ciudad de México,-NARCOVIOLENCIA.- “Si por cada niño, joven o persona menor a 40 años que logró cruzar la frontera, dos no llegaron a su destino, se podría estar hablando de un aproximado de 80 u 85 mil personas que salieron en busca del ‘sueño americano’ pero no lo consiguieron, ni siquiera llegaron a los límites entre México y Estados Unidos y se quedaron en nuestro territorio, la pregunta es ¿a dónde se fueron?, porque también desaparecieron los cuerpos”, comenta el abogado criminalista Luis Felipe Rivas.
    “Aunque pareciera que el permitir en ciertas regiones de Estados Unidos una cantidad por persona de sustancias para ‘el esparcimiento’ y de forma medicinal, no afectara al narcotráfico, lo ha convertido en un negocio que no ha perdido sus ingresos millonarios, pero sí ha causado afectaciones, principalmente a los cárteles que exportan droga a EEUU; por otro lado, también se encuentran con las nuevas tecnologías, que les hacen ‘competencia’, ya que con éstas,  cualquier consumidor puede producir droga artificial en el baño de su casa, con instrucciones de cómo hacerlo, en su búsqueda por nuevas formas de obtener ganancias (ilícitas), descubrieron una ‘mina de oro’, cuyo principal cliente también es EUU”, sentencia Rivas.

    Complementa que, “el nuevo negocio tiene mayor rentabilidad que las drogas, y las ganancias son estratosféricas, dicho sea de paso mantiene otro atractivo que es-con autoridades desinteresadas y deshumanizadas que no se detendrán a investigar- sin duda, el tráfico de órganos. Siendo el Cártel de los Templarios los primeros en capturar víctimas para dar paso al negocio”.

    Rivas menciona que Enrique Plancarte Solís, jefe del cártel de los Templarios y su sobrino Manuel Plancarte Gaspar, poco antes de ser capturados, habían iniciado el ‘experimento’ de la extracción de órganos en niños y jóvenes migrantes, quienes tienen las mejores condiciones de salud. Otro de los grupos delictivos- a decir por el abogado- que se dedica a esto son los Zetas, ambos primeros en incursionar en la extracción en migrantes.

    Según ONU, la escasez de órganos para trasplante se ha convertido en un problema a nivel mundial, siendo Estados Unidos, China, Brasil y México quienes mayores problemas tienen al momento de buscar un órgano, obteniendo solamente 10% de los órganos que esperan los pacientes; en el caso de EEUU mueren más de 10 mil personas al año en espera de un donador.

    Aún con una veintena de denuncias sobre la problemática del tráfico de órganos, por parte de asociaciones nacionales e internacionales, en su momento el ex procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó, “el tráfico de órganos no es tan grave en México, ya que no hay muchas denuncias”.

    “Pero por supuesto que no hay denuncias, el donante está muerto, no lo va hacer, si es migrante cómo lo sabrá la familia, la lógica de lo absurdo de nuestras autoridades también es uno de los mayores problemas, porque en otro sitio tampoco se investigará de dónde proviene dicho órgano, menos ante la esperanza de una familia que se entera que ha llegado la posibilidad de salvar la vida de su ser querido”, comenta Rivas.

    ONU ha informado que durante sus investigaciones han constatado que en mercados clandestinos americanos, alemanes, suizos e italianos, se paga 102 mil euros por un riñón, 150 mil euros por un hígado, 150 mil euros por un pulmón, 87 mil euros por una cornea, 165 mil euros por la médula ósea, 150 mil euros por el corazón, 144 mil euros por un páncreas y 10 mil euros por venas y arterias.

    Al mismo tiempo se sabe que pacientes provenientes de Estados Unidos, Alemania, Italia y Egipto, principalmente, viajan a ‘hospitales’ sofisticados pero underground mexicanos, que realizan cirugías de trasplantes con equipos de alta complejidad, donde no se cuestiona de dónde proviene el órgano.

    Según Save The Children “en muchos países desarrollados un elevado número de personas salvan sus vidas gracias al tráfico de órganos de menores indocumentados, el pedido de órganos está aumentando considerablemente en los países occidentales, mientras que el número de donantes ha bajado”.

    En la zona norte de México los grupos delictivos han dejado de lado el secuestro de migrantes para dedicarse al tráfico de órganos, situación que en los últimos dos años y medio se ha incrementado significativamente, dado que las autoridades se encuentran coludidas con los policías fronterizos, asegura en un documento la presidenta de la Comisión Especial para la Lucha contra la Trata de Personas, Leticia López Landeros.

    “En este país los narcotraficantes y otras bandas delincuenciales ganan más dinero extrayendo órganos del cuerpo de los migrantes que solamente secuestrándolos. El modus operandi se basa en engañar a las familias diciéndoles que los van ayudar a cruzar a Estados Unidos, a veces son madres con niños, otras hombres con menores, los llevan a alguna casa o bodega, ya capturados los separan, y es así como proceden a matar uno a uno, con una inyección letal sin que se dañe los órganos, para posteriormente extraerlos y venderlos al mercado negro de Estados Unidos”, afirma el sacerdote Alejandro Solalinde a Revolución TRESPUNTOCERO.

    También comenta que los órganos que son transportados a Estados Unidos son “aparentes donaciones, lo cual es mentira, porque se trata de un negocio que ha sido de muchísimo mayor provecho para ellos, que cualquier otro, éste podría ser el más triste y difícil de los problemas de los migrantes”.

    Según cifras de la Comisión, en México 32 mil niños y adolescentes son explotados sexualmente, y los casos de aproximadamente 20 mil desaparecen en el lapso de un año, situación que se adjudica a la venta de sus órganos, ya que en el mercado negro algunos pueden alcanzar el costo de hasta medio millón de pesos, manteniendo ganancias que oscilan entre los 10 y 11 mil millones de dólares anuales.

    La comisión asegura que es difícil especificar el número de víctimas debido a la falta de archivos estadísticos, sin embargo, la manera en que se contabilizan es por medio de los cadáveres encontrados en estado incompleto. El primer descubrimiento de fosas clandestinas fue en 2013, cuando se localizó una cantidad “escandalosa” de cuerpos de migrantes sin órganos.

    Solalinde explica que esta situación se da en un contexto de abandono por parte de las principales naciones que permiten la salida de sus ciudadanos a causa de pobreza, inseguridad y escases de oportunidades, y cita el ejemplo de El Salvador, que asegura ha vivido cómodamente de sus remesas, sin ofrecer mejores formas de vida a su pueblo, afirmando que una de las principales problemáticas jamás solucionadas es la proliferación de Mara Salvatruchas, que en el caso de Honduras, lo ha llevado a convertirse en un Estado fallido y territorio usado como negocio de las trasnacionales, incluyendo el narcotráfico y las bases militares de Estados Unidos que ahí se han posicionado.

    Y agrega que a estos países se le une Guatemala, que también funge como administrador de la riqueza que explota Estados Unidos, por todo eso los gobiernos no se han preocupado por las mejorar la vida de sus connacionales y se han convertido en exportadores de humanos que corren distintos peligros, sin que las autoridades se enteren de dichas tragedias.

    “El FBI realizó una amplia investigación sobre cómo en la frontera norte del país actúan los traficantes de órganos, así atraparon a una banda que aceptó convertirse en testigos protegidos, de esa manera mostraron la forma en que operaban, de esto ya tiene cuatro años, ellos realizaron una demostración en una Universidad de Estados Unidos, con cadáver, al que después de una inyección procedieron a extraerle los órganos con la finalidad de enseñar que lo hacía una persona que no tiene la profesión de médico, y que aún así no se llevó más que unos pocos minutos en el procedimiento”, sentencia Solalinde.

    Al mismo tiempo señala la falta de compromiso de México para la intervención en dicha problemática, afirmando que el FBI tiene toda la documentación de la situación, pero la pronta solución se ha encontrado dos obstáculos: primero que el país del norte es el beneficiado inmediato, porque existe una gran demanda de órganos; y segundo que el gobierno estadunidense sabe perfectamente que “Peña Nieto está al frente de un gobierno corrupto, por lo tanto hará caso omiso de las pruebas, como en todas las ocasiones anteriores, cuando denuncian gobernadores y personas de primer nivel, sin embargo se le ha hecho caso omiso, y prefieren no entregarla”.

    “Y si el gobierno mexicano no hace nada por los migrantes, es porque pierde el negocio del cual también se beneficia; es uno de los mejores que ha tenido el narco, porque con el secuestro podían obtener, si les iba bien, 7 mil dólares, aunque la mayoría de la veces era menos, pero por un órgano del mercado negro la suma sube a millones de dólares. Dichas ganancias son generadas en contubernio con corporaciones de todo tipo, ya que siempre existe gente infiltrada en el Ejército y Marina, y gente del gobierno en el narcotráfico, así como en su momento fuerzas armadas y algunos políticos pertenecieron al cártel de los Zetas, porque no existe una sola dependencia en donde no hayan funcionarios que no estén infiltrados en el narco y al revés”, sentencia Solalinde.

    A su vez asegura que “lamentablemente para este problema no habrá solución, no solamente por toda la corrupción que existe en el gobierno, si no por el compromiso que hay con Estados Unidos, y es que por un lado detiene a los migrantes para que no pisen Norteamerica, y al mismo tiempo aprovecha el contexto para robar los órganos de los migrantes, ya que así el gobierno también obtiene ganancias ilícitas, además el ejército tampoco podría hacer algo porque quien controla el país es el narcotráfico”.

    “El primer problema y aterradoramente entendible, es la desesperación por seguir viviendo, que en realidad es la que sostiene el negocio del tráfico clandestino de órganos humanos en el mundo, cuando se está ante la posibilidad de mantenerse en pie, no se piensa en las consecuencias, es así como se da paso a una acción criminal organizada, en donde los ricos obtienen órganos por medio del robo de una parte de su cuerpo a personas pobres”, sentencia Rivas.
    A qui te dejamos una película sobre este tema del trafico de órganos en México muy recomendable verla si no la han visto Nota: para poder reproducir la película cierra la publicidad donde esta la X que casi no se ve búscala cierrala y después dale ya en play para poder ver la peli 
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario