jueves, 18 de junio de 2015

Inauguran calle en Reynosa con el nombre de Juan N. Guerra fundador del Cártel del Golfo

  • jueves, 18 de junio de 2015
  • Comentarios
    Quien es considerado como el fundador del Cártel del Golfo en Tamaulipas ya quedo inmortalizado su nombre pues recientemente el propio gobernador de Tamaulipas inauguro una calle con su nombre en la ciudad de Reynosa pues fue el dia de ayer 17 de junio que se inauguro esta calle junto a otras 7 mas que forman parte de una inversión de mas de 8 millones de pesos,  mas abajo te presentamos una breve historia sobre este mítico personaje originario de Matamoros.
    ***********
    Reynosa.- NARCOVIOLENCIA-Juan N. Guerra, el fundador del Cártel del Golfo, quedó inmortalizado en Reynosa al inaugurar una calle con su nombre el propio Gobernador Egidio Torre Cantú este 17 de junio.
    Fue en la plaza de la Colonia popular Reserva Territorial Campestre, donde el Jefe del Ejecutivo inauguró la calle Juan N. Guerra, que cruza con las calles División del Norte y Américo Villarreal, junto con otras siete calles más, con inversión de 8 millones 584 mil 097 pesos.
    Eufórico por cantarle la muchedumbre Las Mañanitas con motivo de su cumpleaños del próximo viernes, el Gobernador declaró se merecían otros 8.5 millones de pesos en obras los habitantes de la populosa colonia porque se habían portado muy bien.
    "Y ustedes ya saben por qué", exclamó sin referir directamente el triunfo electoral del PRI en los dos distritos de Reynosa.

    "Se sacaron un 10, y súmenle otros 10 millones", expresó, "le voy a mandar a Pepe (Elías Leal, el Alcalde) otros 18.5 millones más para ustedes".

    Los funcionarios, invitados y ciudadanos emocionados se levantaron a aplaudirle de pié.

    Tras su discurso caminó por las calles de la colonia para inaugurar con banderazos simbólicos dos de las calles de concreto hidráulico, que todavía carecen de señalización.

    El Alcalde primero estuvo en Miguel Alemán, donde también inauguró una obra y supervisó otras, aunque aquí no fue acompañado por el Alcalde panista Ramiro Cortez Barrera, por instrucciones de su partido que declaró un boicot y ruptura de diálogo con el Congreso y el Gobierno del Estado por marginarlos de la reforma política.

    Quien fue Juan N. Guerra aquí una breve historia sobre sus inicios y ascenso al poder de uno de los cárteles mas importantes de México

    Se inicio en los negocios ilícitos en la década de los años 30 contrabandeando Whisky hacia Estados Unidos pero fue hasta los años de 1970 cuando su poder empezaría a crecer a raiz de la creciente demanda de drogas ilegales en Estados Unidos y surgiría el liderazgo de Juan Nepomuceno Guerra, quien por entonces ya era un traficante bien conectado con el poder en Tamaulipas. El hombre considerado como fundador de “El Cártel del Golfo” vivía en Matamoros y desde ahí controlaba no solo el paso de droga, sino también el de autos robados. Su carrera la había iniciado traficando whisky en los treinta, después de la detención y el envío de Virgilio Barrera a Las Islas Marías. En los setenta, en medio de la lucha entre bandas en Nuevo Laredo y contando con el apoyo de la policía judicial, Guerra se afianzó como el nuevo jefe de “la plaza”.

    Quizá el caso de Juan N. Guerra es uno de los que prueba lo que vienen diciendo desde hace varios años especialistas del tema del narco en México como el profesor español Carlos Resa Nestares, quien considera que la especificidad fundamental del crimen organizado en México es que se origina, se sostiene y nutre desde las estructuras del Estado, en particular de aquellas que teóricamente existen para combatir, precisamente, a la delincuencia. Las inmensas diferencias en niveles de renta y de poder, junto a factores como el escaso desarrollo de la sociedad civil, ayudaron a crear las condiciones para ello en lugares como el noreste del país.

    Resa Nestares, consultor de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Delincuencia, sostiene en su estudio “Sistema político y delincuencia organizada en México”, que las asociaciones criminales mexicanas no pueden situarse dentro de los modelos habituales de delincuencia organizada y sus conexiones con el poder político, sino en el concepto de crimen organizado de Estado, al que define como “actos que la ley considera delictivos (pero que son) cometidos por funcionarios del Estado en la persecución de sus objetivos como representantes del Estado”.

    Este era el tipo de operaciones que encabezaba Guerra y las cuales, de 1930 a 1980, en cincuenta años de trayectoria, le llegaron a dar 5 mil millones de dólares, de acuerdo con reportes oficiales dados a conocer en 1987, en los cuales se le adjudicaba también la posesión de 3 mil hectáreas de tierra en Tamaulipas y Nuevo León.

    Además de controlar el cruce ilegal por la frontera, Juan N. Guerra respaldó políticamente al PRI a través de la CTM, que recibía jugosos donativos periódicamente. A cambio de este apoyo, un sobrino de él, Jesús Roberto Guerra, fue presidente municipal de Matamoros de 1984 a 1987. Sin embargo, otro de sus sobrinos, Juan García Ábrego, sería el que se distinguiría por su capacidad para manejar los negocios de la familia.

    Soy un ciudadano que se ha dedicado a trabajar. Soy agricultor, ganadero, transportista… soy un hombre triunfador y cuando un hombre tiene éxito surgen enemigos gratuitos. Mi imagen está limpia por completo y si no pregúntele a la gente que todo lo sabe,” declaró Guerra en entrevista con la reportera Irma Rosa Martínez en 1987, ya retirado de la vida agitada a causa de una apoplejía que le paralizó el lado izquierdo del cuerpo, provocando que su rutina de todos los días se convirtiera en irse a sentar a la misma mesa del restaurante Piedras Negras, en Matamoros.

    Sin embargo, cuando se preguntaba a la gente o las autoridades de aquella época sobre la carrera triunfadora de Guerra, la historia era muy diferente, explica el investigador Froylán Enciso. Dos de los tantos asesinatos que se le atribuían a él directamente eran el de su propia esposa (por supuestamente serle infiel con el comediante Resortes) y el de Francisco Villa Coss, hijo del héroe revolucionario que trabajó como comandante de la aduana en la región.

    El 11 de junio de 2001, Juan N. Guerra murió en Matamoros cuando se estaba consolidando la transformación de su vieja organización delictiva regional en una empresa de altos vuelos internacionales asociada con un sanguinario núcleo paramilitar conformado por desertores elite del Ejército Mexicano Juan N. Guerra murió sin pisar la cárcel.
    El patriarca del cártel nunca pisó la cárcel.

    Como sobrino de Juan N. Guerra, Juan García Ábrego, ya realizaba algunas gestiones de la empresa familiar desde los ochenta y finalmente fue quien lo reemplazó de forma definitiva a partir de principios de los noventa, cuando Guillermo González Calderoni, el superpolicía del inicio del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, amplió a los grupos delictivos, la reconfiguración del poder del nuevo sexenio presidencial y lo incluyó a él como jefe de la compañía llamada: El Cártel del Golfo....
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario