domingo, 7 de febrero de 2016

FOTOS Los "Narco-Juniors” los nuevos herederos del poder criminal en México

  • domingo, 7 de febrero de 2016
  • Comentarios
    NARCOVIOLENCIA-“En la ciudad de México el centro comercial que visitan con mayor frecuencia es Reforma 222, pero también caminan por los Campos Elíseos, hacía la Avenue Montaigne, donde sin escatimar realizan compras en boutiques de lujo como Cartier, Christian Dior, Gucci, Fendi, Hugo Boss, Valentino y otras más. Viajan a Nueva York y asisten a peleas de box en las Vegas, también aterrizan en Dubai y compran los modelos de carros de lujo o camionetas más recientes y más caros. Su forma de pago es en dólares, pesos y euros.

    Aunque este tipo de vida también conlleva ‘responsabilidades’ que se centran en la sucesión de los ‘negocios familiares’. Y para ello, los jóvenes herederos, con rangos de edades entre los 18 y 33 años, con frecuencia eligen estudiar  administración de empresas, pero también saben cultivar marihuana y amapola, al mismo tiempo conocen los procesos para obtener heroína y otro tipo de drogas.
    Saben las principales rutas por donde se desplaza el tráfico de drogas en la Sierra de Durango, la zona de Sinaloa y Chihuahua. Trabajan en los negocios familiares y mantienen reuniones con gente de Estados Unidos y también en Colombia”, afirma el investigador social y experto en narcotráfico Roberto de Haro, colaborador de proyectos sobre sustancias ilegales, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga.

    Por su parte, el periodista José Luis Montenegro asegura que “su preparación también incluye los idiomas, principalmente el inglés y el francés, sin dejar pasar la decapitación, la tortura y desaparición forzada. Hablan en gramos, kilos y toneladas, su principal meta es la conquista de Europa y tienen helicópteros privados a su disposición, e incluso aterrizan en pistas clandestinas del aeropuerto internacional de la Ciudad de México”.

    Su principal característica se centra en que constantemente presumen sus riquezas, sus armas, cuernos de chivo, lanzagranadas, escopetas, entre otras, por medio de cuentas en la red social Instagram, en donde tienen miles de seguidores que se enteran de sus nuevas adquisiciones, en imágenes donde jamás muestran su rostro; “dentro de su círculo de amigos ‘íntimos’ tienen a diputados, senadores, agentes de la policía Federal y  de la defensa, en su nómina tienen a candidatos a la presidencia de la República, y es muy probable que hasta ya hayan escogido al próximo Gobernador del estado que quieran y les convenga”, puntualiza Montenegro.

    Caminan libremente en cualquier sitio, este hecho nunca les representa algún temor porque sienten que su historial familiar y delictivo está ‘a salvo’, pues no son del todo identificados, bien podrían pasar por hijos de grandes empresarios, y lo son, pero de negocios ilícitos, es así como los Narco-Juniors son los nuevos herederos de un poder criminal construido por sus padres, tíos y abuelos.

    Hasta hace un año, según cifras de la ONU dadas a conocer en la reunión para elaborar políticas contra las drogas, se informó que en México el narcotráfico genera 320 mil millones de dólares de ingresos anuales. Al mismo tiempo se da a conocer que en 2000 los criminales dieron inicio al traspaso de la herencia, es decir “negocio familiar” a sus hijos, los llamados “Narco-Juniors”.

    Asimismo la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) asegura que “el narcotráfico es imparable, porque aunque el líder de un grupo criminal sea capturado, su dinastía le precede, son los hijos de estos capos, conocidos como los narco-juniors, son quienes tomarán el mando y seguir así con el desarrollo imparable de dicha actividad ilícita y todo lo que conlleva”.

    “Muchas son las explicaciones que se le podrían encontrar a la creación de narco corridos, sin embargo, como se ha dicho antes, ‘son por encargo’, pero no de los grandes capos, porque en décadas anteriores esto no pasaba. Son los jóvenes, la nueva generación de narcotraficantes, quienes les ha ganado el espíritu ególatra y buscan darse a conocer, siendo mencionados en canciones que narran sus historias y proezas, así como las de sus familiares. Los dos jóvenes más reconocidos por usa esta táctica son: Iván Archivaldo Guzmán Salazar ‘El Chapito’, uno de los 9 hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán; y Fernando Sánchez Arellano ‘El Ingeniero’, hijo de Enedina Arellano Félix, hermana de los fundadores del cártel de Tijuana; ambos ya capturados”, afirma de Haro.

    Agregando que “a esta nueva figura de ‘narcotraficante’, lo identifica el uso excesivo de la tecnología y que, a comparación de su antecesores, lleva una vida desenfadada y es una imagen pública, que gusta exhibir, ya que ellos no se asumen como delincuentes, sino como empresarios”.

    Sara Montalbán, experta en sicofisiología y neurosicología, asegura: “el tipo de comportamiento de una persona que ha convivido y crecido con familia criminal, asume el modo de vida como una profesión más que lo provee de riquezas, provocando en éste un comportamiento narcisista, egocéntrico, misógino, soberbio, mitómano, seductor, cuya apariencia física le causa obsesión, buscando jamás mantener una conducta ordinaria”.

    Al mismo tiempo asegura que su nivel académico alcanza licenciaturas y maestrías y en los últimos años hasta doctorados en universidades extranjeras, por la idea de que la preparación ayudará en la administración de sus negocios.

    El árbol genealógico de los narco-juniors incluye puntualmente familias que construyeron el imperio del narcotráfico mexicano en los años 70, 80 y 90,  como el cártel de los hermanos Arellano Félix, el de Sinaloa, de Juárez, del Golfo y el de los Beltrán Leyva.

    Según el último informe de la PGR, se refieren a los narco-juniors como poseedores de una personalidad siquiátrica antisocial y actitudes de sociopatía. Y asegura que, “estas personas presentan, desde un punto de vista siquiátrico, un patrón continuo de rompimiento de reglas y violación a los derechos de los otros”.

    “A estos jóvenes delincuentes también se les ha impuesto el calificativo de ‘narcomillenials’, y en efecto, representan la salida de aquellos antiguos capos que buscaban entrar al negocio para hacerse ricos de la noche a la mañana, porque provenían del campesinado y querían dejarlo; tampoco se han quedado allá lejos, en el rincón más lejano y desconocido de la sierra, todo el tiempo a la expectativa de que la policía no los sorprenda. La era de la globalización también llegó al narcotráfico y ellos son sus representantes”, comenta de Haro.

    Y afirma, “los narcomillennials tendrán un camino más fácil hacia puestos en el poder político, no es que ahora no existan infiltrados, pero debido a su preparación cada día escalarán con mayor rapidez hacía las altas esferas, para posicionarse incluso en una presidencia de la República, porque ellos ya no le temen a ninguna autoridad, menos si existen indicios de amistades dentro de la política mexicana; poder y dinero es su principal fin ante circunstancias mucho más fáciles que sus antecesores”.

    Además explica que como ejemplo, se puede mencionar a las hijas del Mayo Zambada, Miriam, Modesta y Patricia Zambada Niebla, quienes penetraron en el IMSS, obteniendo así el control de guarderías subrogadas por dicha institución.

    En 2014 algunos de los hijos de los principales narcotraficantes mexicanos fueron capturados. En la lista se encuentran:

    Ismael Zambada, hijo del Mayo Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, capturado en un operativo efectuado en el poblado El Salado, Culiacán, Sinaloa,. Actualmente se encuentra en el penal de El Altiplano.

    Serafín Zambada, uno de los narco juniors que se dedicaba a tener actividad frecuente en las redes sociales, presumiendo sus lujos y propiedades. En septiembre pasado,  se declaró culpable ante la corte de Estados Unidos por los delitos de narcotráfico.

    Huber Gómez, hijo de Servando Gómez Martínez ‘La Tuta, líder de los Caballeros Templarios,  fue detenido el 21 de junio en Arteaga, Michoacán, al salir de una fiesta. Al momento de su detención portaba un arma y se le descubrieron narcóticos. Fue así como se le acusó de la comisión de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército. Fue internado  en el Centro Federal de Readaptación Social Número Uno “Altiplano”.
    Sayonara Gómez Patiño. En octubre la Procuraduría General de Justicia de Michoacán confirmó que la hija de ‘La Tuta’ tenía orden de localización,  por lo que  asistió a declarar ante las autoridades,  pero poco tiempo después fue puesta en libertad.

    Rubén Oseguera fue detenido por el Ejército y la Marina a inicios del año pasado, en Jalisco, conocido también como ´El Menchito´ o ´El Junior’, es hijo de Nemesio Oseguera Cervantes, líder del cártel Jalisco Nueva Generación.(RevolucionTresPuntoCero)
    Fotos tomadas de @richkidsofmexicocity














    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario