El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 18

Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
Capítulo 18
Dámaso y tú se quedaron profundamente dormidos, él te tenia bien abrazada tu a él.
Tu te despiertas en chinga y ves que Dámaso aun está dormido, tú te paras y buscas tu celular para ver que hora es, las cortinas de Dámaso eran muy obscuras y eso te hacía pensar que aún era temprano, encontraste tu celular y te diste cuenta que ya era la una de la tarde, tu rápido te saliste del cuarto y la puerta se azoto, Dámaso tento la cama sin abrir los ojos y se dio cuenta de que tu no estabas el rápido se paro de la cama a buscar su cel para llamarle al liebre para ver si ya habia llegado

Llamada Dámaso: Primo ya está aquí?

Liebre: me hubiera dicho que no se iban a levantar temprano para haberme dormido otro rato

Dámaso: A cabron pues qué hora es y se fijó en su celular ya iban a ser casi las 2 de la tarde y tu entrabas a las 12:00, no manche primo nos quedamos bien dormidos, porque no me hablo?

Liebre: Por que tenía el teléfono apagado

Dámaso: Bueno primo deje voy a ver a Tn a ver si ya está lista
Liebre: Ya está aquí la espero abajo
Dámaso se paró y se fue directo a tu recamara, tu ya estabas bañada y cambiada y te estabas agarrando el pelo en un chongo

Dámaso: Buenos días hermosa

Tu: Buenas tardes Dámaso ya viste la hora que es, yo tenia que estar trabajando desde hace como 2 horas

Dámaso: Amor es que nos dormimos bien tarde

Tu: Si ya se (le diste un beso de piquito) ya me voy amor adiós

Dámaso: Adios, (te grito) Liebre te va llevar te esta esperando
Tu bajaste rapidísimo y liebre ya tenía el carro prendido y la puerta abierta ya nomás para irse, tu te subiste de volada

Liebre: Buenas tardes Tn

Tu: Liebre buenos días, písale a este carro porque ya es bien tarde
Liebre le acelero al carro y tu sacaste tu celular para ver si te habían llamado o algo pues cuando viste la hora ni revisaste las llamadas y viste que no habia ninguna. Tu levantaste la vista y ya estabas en el restaurant, entonces te bajaste de volada
Tu entraste al restaurant y te dirigiste a tomar tu mandil, te lo estabas poniendo cuando llega Luis
Luis: Tn el gerente quiere hablar contigo
Tu no le contestaste y te dirigiste al despacho del gerente
Gerente: Tn sabes cual es tu hora de entrada?

Tu: Si, discúlpeme no vuelve a pasar
Gerente: Claro que no va volver a pasar por que estas despedida y en este sobre esta tu liquidación

Tu: No puede hacerme esto siempre he sido puntual y eficiente en mi trabajo

Gerente: Pues lo siento
Tu tomaste el sobre del escritorio y saliste del despacho y te topaste que Ana y Luis estaban riéndose de ti, Tu los miraste

Tu: De que se rien par de idiotas?
Ellos solo se callaron y agacharon la cabeza, tu caminaste con la frente en alto y saliste del restaurant, te dirigiste a la parada de autobús y en el camino compraste un periódico. Te sentaste a esperar el micro tu querías ir a tu casa, a ver si había alguna novedad de tus papás.
Guardaste el periódico y le hiciste la parada a un taxi que te llevo a tu casa, pagaste el taxi y te bajaste
Mientras con Dámaso ya se baño y se cambio para bajar a desayunar

Dámaso: Ramona!!

Ramona: no hice desayuno por que mande al liebre a traerme camarones para hacerte algo para la cruda

Dámaso: No hagas nada ire a desayunar en el resaturant donde trabaja Tn
Él se paró y salió de la casa rumbo a su garaje, agarro su jeep y salio del rancho con sus escoltas, llego al restaurant y se paró en la entrada para buscarte con la vista pero no te miraba por ningún lado, rápido se dirigió hacia donde Luis y Ana se reían.

Dámaso le dio la vuelta a Luis y lo apretó del cuello, Ana se quedó inmóvil

Dámaso: A ver pendejo donde esta Tn?

Luis: Yo… Yo no se

Dámaso: A no sabes y le apretó más fuerte el cuello

Luis: El gerente la corrió por que llego tarde al trabajo y solo vi que se fue caminando para la parada de autobús

Dámaso: Tu tuviste que ver con que la corrieran verdad? Esta me la pagan tu y esta vieja dijo señalando a Ana, el rápido salió del restaurant agarro su jeep y se dirigió a la parada de autobús pero tu ya no estabas ahí. Rapido te marco al celular

Dámaso: Tn hermosa donde estás?

Tu: Voy llegando a mi casa por qué?

Dámaso: ya me entere que te corrieron del trabajo y vamos a comer algo

Tu: Mejor trae algo y aquí cocino en la casa es que pienso quedarme aquí para saber algo de ello
El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 18 El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 18 Reviewed by Redacción on agosto 25, 2015 Rating: 5

No hay comentarios.