Header AD

El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 6

<--Anterior CAPITULO 5
Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
Capitulo 6
Voz: pensé que no ibas a venir después de lo que paso anoche?
Tu volteaste muy rápido y te diste cuenta que era Luis

Tu: Pues pensaste muy mal (tu no apartabas tus ojos de los suyos)

Luis: por qué hiciste eso? Ahora Ana tiene miedo de venir a trabajar por temor a que le hagas algo

Tu: hahaha así me gusta que me tengan miedo, Luis tú me conoces y sabes que de mi nadie se burla y eso hicieron tú y ella al enviarme esa foto por was app

Luis: de que foto hablas?
Tu: (sacaste tu teléfono y buscaste la imagen con el mensaje de la noche anterior) De esta imagen hablo

Luis: Tn perdóname yo no sabía que la había enviado te lo juro que no sabía nada hermosa, perdóname yo te amo

Tu: No tengo nada que perdonarte tú y yo ya no éramos nada anoche así que ya puedes revolcarte con quien tú quieras, pero a mi déjame en paz
Después de haberle dicho eso a Luis te retiraste a atender mesas, así transcurrió toda la mañana, tu solo esquivabas a Luis, hasta que por fin llego tu hora de salida, eran las tres de la tarde y tú solo querías ir al gym a sacar algo de coraje que aun tenías, ibas saliendo del restaurant para tomar un camión que te llevara a la casa y de ahí te fueras al gym, cuando ves afuera parado a Dámaso

Dámaso: ey Tn a dónde vas?

Tu: No si tu me tienes bien checada, o qué?

Dámaso: Uy perdón, andas enojada o que?

Tu: eee que te la creíste es broma menso jaja

Dámaso: Hija de tu santa madre te voy a chingar como tu a mi

Tu: si como no sabes no te tengo miedo

Dámaso: ya pues que me haces sentir mal al no tenerme miedo, mejor dime que vas hacer?
Tu: Voy a mi casa me cambio y voy al gym un rato, quiero sacar el estrés, vamos o qué?

Dámaso: Pues vamos yo para allá iba, bueno no exactamente primero iba a comer y después al gym

Tu: hay no contigo tu sí que estas mal las cosas no son así, debes reposar la comida para poder hacer ejercicio

Dámaso: hablando de comida tú ya comiste?

Tu: Este… lo importante es que tenemos salud no?

Dámaso: No ya te perdimos Tn, mira vamos a comer y después te llevo a tu casa y de ahí al Gym?

Tu: Pues ya que jaja
Dámaso abrió la puerta de su troca para que te subieras, después fue y hablo con sus escoltas, un momento después subió y comenzó a manejar.

Tu: Esta camioneta está bien chida

Dámaso: De eso quería hablar contigo, es muy inseguro que conociéndome y sabiendo mucho de mi siempre andes en transportes públicos, y sin escoltas

Tu: No es peligroso siempre lo he hecho

Dámaso: pero yo tengo enemigos que por hacerme daño o saber información mía podrían hacerte daño Tn y eso nunca me lo perdonaría, yo en verdad te quiero

Tu: Y qué piensas hacer al respecto?

Dámaso: Te voy a regalar el carro o camioneta que tú quieras y dos escoltas

Tu: Se te zafo un tornillo o qué?... le voy a decir a mis papás que me los gane en las Sabritas

Dámaso: Sabes mejor que una camioneta con 2 escolta pasen por ti y te lleven a donde quieras

Tu: esa idea me gusta más
Llegaron a un restaurant sencillo, Dámaso da la vuelta y abre la puerta de la camioneta y te ayuda a bajar, entran al restaurant y cada uno ordena

Dámaso: Oye chula y aquellos fueron a trabajar

Tu: solo Luis, que Ana no fue porque yo le doy miedo jaja así me gusta que me tengan miedo

Dámaso: Tn eres una mendiga se ve que tienes los pantalones bien puestos y no le temes a nada

Tu: Gracias por qué crees que voy a ser abogada, cuando te metan a la cárcel yo te voy a sacar jaja
Trajeron su comida, después de terminar Dámaso pago la cuenta y se fueron directo a la camioneta, en el camino ninguno de los 2 hablo, tu solo oías los corridos que llevaba Dámaso y pensabas en si era verdad lo que había dicho el, “yo tengo enemigos que por hacerme daño o saber información mía podrían hacerte daño Tn y eso nunca me lo perdonaría, yo en verdad te quiero”
Por fin llegaron a tu casa de volada te bajaste y le dijiste a Dámaso si quería pasar él te dijo , que tenía que ir a un mandado , que como en una media hora regresaba para que se fueran al gym, así podrías cambiarte tranquila y no estarías tan presionada por que él te estuviera presionando…
Entraste a tu casa y miraste que todo seguía igual, en esa casa faltaban tus papás, los extrañabas y aún faltaban 2 semanas para que regresaran de su viaje, no aguantaste y te pusiste a llorar a moco tendido ahí en la sala, te acostaste en el sofá y seguías llorando, así continuaste por un largo rato, perdiste la noción del tiempo pues después de todo lo que había pasado ayer, necesitabas hacerlo, y más porque tu mamá no estaba ahí para apoyarte, y a la ves tenía mucho coraje por lo que Luis te había hecho, ibas a pararte a buscar un pañuelo para limpiarte las lágrimas cuando sientes que alguien te toca el hombro y te dice:

Voz: Por qué lloras?
El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 6 El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 6 Reviewed by Redacción on agosto 07, 2015 Rating: 5

No hay comentarios.