martes, 1 de septiembre de 2015

El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 23

  • martes, 1 de septiembre de 2015
  • Comentarios
    Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
    Capítulo 23
    Voz: Ey me das un raite?
    Tu giraste para ver quién era quien te pedía raite, y viste que era el chiquillo el cuñado de Dámaso, tú te acercaste a él y lo saludaste de beso

    Tu: Ey plebe qué onda?

    Chiquillo: Tn! aquí esperando raite como la vez?

    Tu: A dónde vas?

    Chiquillo: A la casa de Rossa es que venía con el chino pero el wey se fue y me dejo

    Tu: Pues súbete yo te llevo
    Ambos se subieron al jeep y él te iba diciendo por donde quedaba la casa de Rossa, ustedes por fin llegaron, él te agradeció y se bajó, tu agarraste camino para la casa de Dámaso, tu no querías hablar con el seguías muy molesta pues no te había llamado ni nada, por fin llegaste a la casa, entraste y te encontraste a Dámaso en la sala sentado
    Tu: Buenas tardes y caminaste rumbo a las escaleras

    Dámaso: Tn amor ven tenemos que hablar

    Tu: Me baño y bajo rápido, tu comenzaste a subir rápido las escaleras y Dámaso iba tras de ti

    Dámaso: Tn hazme caso vamos hablar, el logro alcanzarte y te tomo del brazo

    Tu: dime de que quieres hablar, soy toda oídos

    Dámaso: Vamos a mi despacho

    Tu: ahorita voy, solo dejo mis cosas en el cuarto y voy para allá

    Dámaso: Esta bien Tn, el intento besarte pero tu volteaste la cara, que pasa princesa?

    Tu: No pasa nada le respondiste irónicamente, rápido entraste a la recamara dejándolo afuera, te duchaste y bajaste y fuiste directo a el despacho de Dámaso
    Entraste al despacho de Dámaso, el estaba sentado tomándose un whisky, al mirarte entrar se paró y fue hacia ti

    Tu: ahora si dime de que querías hablar?
    Dámaso se sentó en uno de los sofás y te dijo: Mi amor ven siéntate aquí, señalando un espacio vacío en el sillón
    Tu caminaste y te sentaste muy retirada de el en el sofá, tu no decías nada esperabas que el comenzara la conversación, hasta que por fin el rompió el silencio

    Dámaso: Princesa estas enojada conmigo?

    Tu: Si estoy muy enojada, quieres que brinque de gusto por lo que paso anoche?

    Dámaso: es que no entiendo el por qué te enojas

    Tu: Tengo dos razones para estar molesta:
    1.- Me traes a tu casa que para que según tu este segura, y esa tal Mari ha aparecido 2 veces intentado hacerme daño
    2.- Toda la puta mañana estuve esperando una llamada tuya y tu no te dignaste a llamarme ni siquiera para saber si había dormido bien

    Dámaso: Tn mi amor perdóname, te comprendo pero yo no tengo la culpa de que Mari aparezca aquí en la casa

    Tu: Pues como no estoy segura aquí en tu casa, será mejor que me regrese a la mía, ahí sí estoy segura

    Dámaso: No amor no te vayas, ya mande doblar la vigilancia por que estés más segura

    Tu: y quien me garantiza que es vieja no va volver a aparecer en mi recamara i volverá a intentar matarme

    Dámaso: Ya hermosa perdóname, te propongo algo: duerme conmigo, en mi cuarto ahí yo te cuidare y no te pasara nada, pero no te vayas princesa, el beso tu mano y rápidamente te abrazo

    Tu: Auch!!!

    Dámaso: Que paso amor?

    Tu: Es que fui con la doctora y me puso el implante en el brazo y me lastimaste

    Dámaso: Hay mi amor perdón, el rápido te abrazo y salió del despacho

    Tu: A dónde vamos?

    Dámaso: A que te recuestes, necesitas descansar

    Tu: Bájame me siento bien, solo que no me aprietes mucho de este brazo porque me duele

    Dámaso: Ok amor oye hoy tenemos junta del cartel en casa del chino y como eres mi secretaria debes acompañarme

    Tu: Esta bien amor, préstame tu Tablet para tomar nota de lo de la junta

    Dámaso: acompáñame a mi recamara pues
    El aun te llevaba en los brazos y al llegar al cuarto te sentó en la cama y te dijo: Chula cierra los ojos es que te tengo una sorpresa, tu cerraste los ojos y sentiste que Dámaso te puso una caja en las manos, y te dijo que ya podías abrir los ojos y tu en las manos tenías una caja de una Tablet nueva

    Dámaso: Es para ti amor, sé que te gusta usar la mía y decidí comprarte una para ti solita, y para las notas de la junta abajo esta la que usamos para el trabajo

    Tu: Gracias mi amor, tu rápido lo besaste y él te correspondió el beso después de unos minutos terminaron el beso
    Dámaso aun te tenia abrazada de la cintura, ya amor ve a cambiarte y a poner a cargar la Tablet porque nos vamos en media hora, allá vamos a comer

    Tu: Esta bien amor, tu saliste rumbo a tu habitación, cambiaste de ropa y pusiste la Tablet a cargar.
    Bajaste a la sala y Dámaso estaba ahí esperándote, él se dirigió a ti y te dio un beso pequeño, para después ir rumbo a la cochera y subir a su camaro. En el camino solo hablaron de lo de la doctora y tu día en la escuela, por fin llegaron a la casa del chino, Dámaso se bajó y se dirigió a abrirte la puerta, tu saliste y te abrazo de la cintura para ir hacia adentro cuando tu vez salir una niña como de 12 años que se abalanza contra Dámaso

    Niña: Tio Dámaso y lo abrazo fuerte

    Dámaso: Hola princesa como estas?

    Niña: Yo bien pero quien es ella dijo señalándote a ti

    Dámaso: Mira yosseline ella es Tn mi novia y tu tía como la vez?

    Yosselline: Pues está muy bonita, bájame para saludarla como nos saludamos las mujeres
    Dámaso bajo la niña y ella te extendió la mano, y tu te inclinaste un poco para darse un beso mutuo en la mejilla

    Tu: Hola me hermosa como estas?

    Yosselline: Bien y tu?

    Tu: Muy bien

    Yosselline: Esta bien bonita tn tío, ustedes estaba platicando con Yosselline muy agusto cuando escuchan

    Voz: Mucha confiancita no?
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario