El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 32

Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
Capítulo 32
Mientras con el chino sentado en una mesa comenzó a buscar con la mirada a Mireya hasta que la localizo y miro que al parecer estaba sola, pensó que tal vez tendría ahorros y con eso pagaría el bar.

Él le llamo a un mesero y pidió un whisky para que así no sospecharan que estaba siguiendo a alguien, el mesero volvió enseguida y se retiró rápido, después de un par de minutos Daniel el escolta de Mireya se sentó en su mesa, los miro detenidamente y miro que los dos sonreían juntos, de pronto miro como ellos se pararon de la mesa y caminaban rumbo al hotel, Chino rápido mando una alerta a los plebes de que los quería al tiro y que el seguiría a Mireya despacio que los quería cubriéndoles la espalda para lo que pasara.

Chino los siguió después de entregarles una llave en la recepción subieron por el elevador y el opto por preguntarle a la recepcionista que con unos billetes soltó la sopa. Avanzo por el segundo elevador hacia el piso que la recepcionista le había dicho, cuando salió de dicho elevador y observo como Mireya y Daniel se besaban apasionadamente, hasta que entraron al cuarto después de un par de minutos de esperar afuera del cuarto a los plebes cuando ellos llegaron Chino tiro la puerta de una patada y entro a la habitación en donde encontró a Daniel y Mireya haciendo el amor, al escuchar el sonido ellos se separaron y observaron a Rodrigo
Chino: Eres una puta Mireya como te atreves a hacerme esto

Mireya: Rodri no es lo que estás pensando amor, se envolvió la sabana y quiso pararse hacia él, pero se detuvo cuando chino le dispara en la cabeza a Daniel

Mireya se arrodillo llorando: Amor perdóname por nuestra hija perdóname

Chino: No te confundas Yosse es mía zorra maldita y tú no le harás falta, el apunto en la cabeza y disparo, poco a poco vio como Mireya la madre de su hija su pareja desde hacía ya 13 años caía muerta, el se dirigió a los plebes

Chino: Entren y enrollen a esta vieja y su amante en una sábana y se los avientan a los leones entendieron, no quiero ninguna evidencia de que ella estuvo aquí recojan todo y salen por la puerta de atrás ya saben no quiero alborotos.
El solo dio media vuelta guardo su pistola y salió de la habitación en la que gracias al silenciador de la pistola las balas no se escucharon, salió del hotel dedicándole una sonrisa a la recepcionista y se dirigió a…

Contigo y Dámaso
Acababan de salir de bañar en la recamara de Dámaso

Tu: amor me ire a cambiar a mi cuarto

Dámaso: Espera amor, él se dirigió a su closet y saco una caja la extendió hacia ti, es para ti

Tu: Que es?

Dámaso: ábrelo y lo descubrirás, tu hiciste lo que él te pidió y en ella había un vestido largo, con sus respectivas zapatillas y accesorios

Tu: Muchas gracias amor, te paraste y dirigiste hacia él y lo besaste muy tiernamente, él te abrazo por la cintura

Dámaso: Mi amor ve a ponerte más hermosa te voy a llevar a cenar, sé que tu día no ha ido muy bien pero quiero tratar de que al menos termine bien
Enseguida te fuiste a tu cuarto y comenzaste a peinarte y maquillarte despues de estar lista bajaste a la sala, Dámaso al escuchar el sonido de tus zapatillas volteo hacia ti y se quedo con la boca abierta, bajaste todos los escalones y te sentaste en sus piernas

Tu: No quieres algo para la baba

Dámaso: Es imposible no tener esa reacción amor te ves hermosa, te beso en la boca

Tu: A dónde vamos a ir?

Dámaso: estoy pensando en ya no ir, no quiero que todos te miren por que te ves espectacular

Tu: Hay amor no seas celosillo y vámonos, se pararon y se dirigieron a la entrada donde ya estaba esperándolos el lamborghini de Dámaso, te abrió la puerta tu entraste al auto y el rodeo para comenzar a manejar

Dámaso beso tu mano: De verdad eres hermosa pero esta noche te ves aún más hermosa
El continuo manejando hasta que llegaron a un restaurant muy elegante, al parecer estaba reservado para ustedes 2, no había nadie solo un camino de pétalos y velas por todas partes, en el centro había una mesa con 2 sillas, te abrazo por la cintura y fueron hacía la mesa

Tu: Gracias mi amor esto es hermoso

Dámaso: No más hermoso que tú, beso tus manos y destapo la botella de champagne

Con el chino el fue rumbo a la casa de su mamá Sandra

Chino: Mamá!!! Entro gritando a la casa

Doña Sandra: No estoy sorda Cabrón
Chino corrió hacia ella la abrazo y comenzó a hacerla girar en sus brazos

Doña Sandra: Ya bájame hijo de tu santa madre, vas hacer que me vomite, pero haber dime que traes?

Chino: Ama lo que pasa es que tengo que decirle algo muy delicado

Doña Sandra: Siéntate y ponte cómodo deja le apago a la estufa si no voy incendiar la casa
CONTINUA clic aquí para leer el CAPITULO 33

Ver el INDICE de la lista de Capítulos de El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu
El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 32 El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 32 Reviewed by Redacción on septiembre 14, 2015 Rating: 5

No hay comentarios.