jueves, 17 de septiembre de 2015

El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 35

  • jueves, 17 de septiembre de 2015
  • Comentarios
    Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
    Capitulo 35 
    Mayito: oiga compa y que paso con la Mireya, mi vieja me dijo que le había marcado y su teléfono suena pero no lo contestan

    Chino: Pues le dejo una carta a mi hija diciéndole cosas feas y dándole a entender que nos iba abandonar y pues anoche no llego a dormir y pues por mí que se vaya al infierno

    Cheyo: Tiene razón compa

    Chino: Bueno pues yo me retiro nos estamos viendo chavalones
    Ellos se despidieron y chino agarro rumbo a su rancho en el camino solo iba acordándose de ti y se dice así mismo: que me pasara con esta plebe, porque me tiene tan estúpido, PTM porque no la vi yo primero que el wey de Dámaso, el siguió conduciendo a su rancho
    Mientras contigo ya habías llegado a la casa de Dámaso, tú comenzaste a buscarlo y no lo encontrabas por ninguna parte, fuiste hacia su oficina y escuchaste voces, te paraste frente a la puerta y escuchaste como Dámaso discutía con alguien
    Dámaso: Ya te dije que no te quiero ver aquí entiende

    Voz de mujer: No puedes preferirla a ella que a mi

    Dámaso: ya te dije, que te vayas no ha de tardar en llegar y no quiero que se moleste

    Voz: Mi amor ya sabes que estoy disponible para ti cuando esa vieja no quiera estar contigo y se dejaron de oír ruidos
    Tú inmediatamente abriste la puerta y te quedaste sorprendida al ver a Dámaso y Mari besándose apasionadamente, ellos al escuchar el ruido de la puerta cuando se abría se separaron y voltearon y te miraron ahí parada

    Dámaso: Tn mi amor no es lo que parece

    Tu: Claro que es lo que parece Dámaso, mientras yo me voy esta vieja te da tus visitadas verdad

    Mari: Yo no soy ninguna vieja respétame

    Tu: No exijas respeto si tú no lo das

    Dámaso: Mi amor cálmate y se acercó tratando de abrazarte

    Tu: No me toques con tus manos sucias Dámaso López

    Dámaso: Amor déjame explicarte por favor

    Tu: que explicaciones ni que la chingada de mi nadie se burla y no te preocupes puedes revolcarte con ella si quieres pero a mí no te acerques jamás

    Mari: Dámaso mi amor me llamas cuando esta zorra se vaya para divertirnos juntos, ella lanzo un beso al aire y salió de la oficina

    Dámaso intento abrazarte otra vez

    Tu: Ya te dije que no me toques con tus asquerosas manos Dámaso

    Dámaso: Mi amor perdóname no es lo que parece

    Tu: Y que dijiste esta vieja ya se la creyó, pues sabes qué pues no, me largo ahora mismo de aquí y te dejo todas tus cosas para que se las des a Mari así ya no gastas, saliste del despacho y fuiste a la habitación, la cerraste con llave y comenzaste a empacar solo las cosas que eran tuyas, te metiste a bañar y ahí comenzaste a llorar desconsoladamente, jamás hubieras esperado una traición de el pero sabias que si tú le perdonabas eso después sería algo peor.
    Saliste del baño te vestiste y bajaste con dos maletas pequeñas con lo único que te habías llevado a casa de Dámaso, cuando bajaste las escaleras viste que Yosselline, Dámaso y el Chino estaban ahí, cuando la niña te vio corrió hacia ti y te abrazo fuerte

    Yosse: Tía tn a dónde vas con esas maletas a donde vamos no necesitamos maletas o sí?

    Tu: Lo que pasa que me voy a ir a mi casa Yosse, pero si te acompañare a donde te había dicho
    Ambas bajaron las escaleras y fulminaste con la mirada a Dámaso, el carraspeo y dijo

    Dámaso: Si nos permiten un momentito tengo que decirle algo a Tn

    Yosse: Pues ya que tío pero apúrale va?
    Dámaso y tu caminaron rumbo a su oficina, al escuchar la puerta cerrar tú lo miraste directamente a los ojos
    CONTINUA clic aquí para leer el CAPITULO 36

    Ver el INDICE de la lista de Capítulos de El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario