miércoles, 7 de octubre de 2015

Así es cómo la marihuana legal perjudica a los cárteles mexicanos y el mercado negro de EU

  • miércoles, 7 de octubre de 2015
  • Comentarios
    Por Vice News
    NARCOVIOLENCIA.-Para llegar a la idílica ciudad de Hood River, basta con conducir una hora al este de Portland, Oregón, a través de la formidable garganta del río Columbia. Aquí los turistas vienen a hacer windsurf y a hacer volar sus cometas bajo la severa brisa que sopla desde el río. También acuden aquí para completar el "fruit loop" (la ruta de la fruta), un circuito por las bodegas, los viñedos y las fruterías de la zona, suministrado por sus abundantes huertas.

    Sin embargo, no existen circuitos — por lo menos, no todavía— que lleven a los visitantes por las vastas plantaciones de la otra gran cosecha de la zona: la mariguana.

    Escondido en un almacén de un polígono industrial está Otis Gardens: 9,200 metros cuadrados dedicados a un vivero de mariguana de última generación. Las gotitas de sudor se acumulan sobre los poros recientemente rasurados del rostro y la cabeza de Rob Acken, el propietario del enjambre. Bajo el cálido sol del mediodía, Acken nos abre una puerta que comunica con una sala dividida en ocho habitaciones. Varias hileras de plantas enormes crecen a ambos lados, todas ellas, al menos, de metro y medio de alto, cubiertas por un espeso follaje y erguidas sobre tallos tan gruesos como la empuñadura de un hacha. El olor —terrestre, húmedo y vagamente dulce— es lo primero que te golpea. Acto seguido viene una fresca oleada de aire acondicionado. La temperatura exterior rebasa los 37º, sin embargo las salas de cultivo se mantienen a unos inquebrantables 25º.
    Acken, de 46 años, emplea su pulgar y su índice para pellizcar delicadamente la punta de un capullo cuajado de fibras marrones y de gruesas láminas blancas acristaladas, y se lo lleva a la nariz. Es una variedad a la que se conoce como Super Lemon Haze, y huele a lustramuebles con aroma de limón.

    "Son plantas felices", dice Acken.

    Lo que es seguro es que estos son días felices para la industria de la mariguana legal en EU, cuya venta generó unos beneficios estimados de 1,500 millones de dólares en 2013 y de 2,700 millones el año pasado; se prevé que en 2020 la cifra haya alcanzado los 35,000 millones de dólares. La gente intenta hacerse un hueco en el mercado de la hierba por todo Oregón. Están comercializando una mareante cantidad de refrescos, velas, extractos y de otros productos procedentes de la mariguana. Los habitantes de Oregón votaron aplastantemente a favor de una normativa que castigaba la venta de hierba con fines recreativos el año pasado. La votación convirtió al estado en la siguiente frontera de la llamada "fiebre verde" que empezó a propagarse por Colorado y Washington en 2012.

    "Es un momento muy interesante para la industria", señala Acken. "Ahora mismo la gente sigue agarrándose de las manos y cantando canciones. Hay mucha cooperación. Solo espero que la competitividad no mate ese espíritu".

    A muchos niveles, Acken y su nave industrial plagada de plantas felices son la prueba fehaciente de que la legalización está funcionando. Él insiste en que nunca ha plantado para vender en el mercado negro, que se ha acogido a la carta de la mariguana con fines terapéuticos que rige en Oregón. Claro que el peligro de ser detenido era muy real. De hecho, se acuerda de una vez que lo atraparon cuando tenía veinte años, en Florida. Terminó en la cárcel por estar en posesión de cuatro plantas que le llegaban por la rodilla. Al día de hoy, todavía jura que pertenecían a su compañero de piso.

    Sin embargo, al día de hoy, todas esas preocupaciones no son más que una anécdota del pasado. Y hoy, en lugar de ser un delincuente, es como cualquier otro campesino que va a trabajar. Claro que él lo hace enfundado en ropa de la marca Carhartt, pero está tan orgulloso de su cosecha como el que más.

    "Estamos completamente expuestos", señala Acken. "Somos la primera instalación con licencia para el cultivo en Hood River. Hemos establecido el negocio sin esconder lo que somos. Conocemos a nuestros vecinos. Hay una parte de mí que todavía siente aquel miedo persistente, por todos los años que me pasé bajo la amenaza de terminar en prisión por plantar. Pero los tiempos han cambiado".

    * * *

    Los tiempos han cambiado, pero el nuevo amanecer todavía no se ha consumado del todo. La gran variedad de leyes sobre la mariguana que hay en Estados Unidos han trazado un mapa perfecto para su explotación. Uno de los grandes argumentos para legalizar la mariguana ha sido que su comercialización sepultaría el mercado negro, dejaría sin trabajo a los pequeños traficantes y golpearía fatalmente a los cárteles del narcotráfico gracias a suprimir el eslabón más bajo de la cadena.

    Sin embargo, mientras eso siga siendo solo una posibilidad para el futuro, lo cierto es que, al día de hoy, el mercado negro sigue a flote.

    Cultivadores, consumidores, traficantes y otros miembros de la industria relataron a VICE News el caso de algunos individuos que han recortado los precios en la tiendas de yerba del estado. Además, varias fuentes han descrito la existencia de operaciones ilegítimas en las que estados en los que se ha legalizado la planta mandan cargamentos con grandes cantidades de mariguana rumbo a otros estados donde la sustancia no ha sido legalizada. Los expertos en crimen organizado en México nos han contado que los cárteles siguen deslizando sus cargamentos a través de la frontera y que, probablemente, estén mejorando la calidad de su producto para igualar las cada vez más elevadas expectativas del consumidor estadunidense.

    "El mercado negro no va a desaparecer de la noche a la mañana", explica a VICE News Beau Kilmer, co-director del Centro de Investigación de Políticas sobre Drogas de Estados Unidos (RAND, por sus siglas inglesas). "Nos va a llevar un tiempo porque, básicamente, si echas un vistazo a los precios del mercado negro, ya sea de mariguana, cocaína o metanfetamina, estás recompensando a los traficantes y a todo el mundo involucrado en la cadena de suministro, por el riesgo de ser encarcelados o detenidos. Se trata de un riesgo que desaparece con la legalización".
    Plantas del dispensario de mariguana Human Collective en Portland. (Foto de Kirsten Luce/VICE News).

    La mayoría de los expertos están de acuerdo con Kilmer y creen que, con el tiempo, a medida que más estados levantando la prohibición, el comportamiento del mercado negro de la mariguana empezará a parecerse a los mercados negros de productos como el tabaco o el alcohol. Sigue existiendo gente que vende cigarrillos sueltos libres de impuestos y destilando aguardiente incluso cuando la vasta mayoría de clientes prefieren ir a la tienda a comprar cigarrillos y alcohol legalmente. Ahora mismo resulta extremadamente tentador para los cultivadores de los estados donde la mariguana es legal exportar su producto allí donde todavía existe la prohibición y donde los precios, consecuentemente, son más altos.

    Sam Chapman cofundador de New Economy Consulting, una firma de auditores especializada en la industria de la mariguana, cuenta a VICE News que es de sobras sabido que una parte muy significativa de la hierba que crece en Oregón y en el norte de California se exporta a la Costa Este.

    "Hemos visto cómo el producto ha llegado hasta Florida y Nueva York, lugares donde el cannabis todavía es ilegal y donde su posesión y su consumo se castigan duramente", contó. "Cuando la misma sustancia se prohíbe en unos estados y se legaliza en otros, entonces los precios allí donde no se vende se disparan, ya que no están regulados... Yo calcularía que un 80 por ciento del producto que se produce en Oregón, termina, por desgracia, desplazándose hacia otro estado".

    La estimación de Chapman está corroborada tanto por las cifras que manejan las fuerzas de seguridad como las historias de primera mano que relatan traficantes y cultivadores. En Idaho, un estado que linda con Washington DC y Oregón, las incautaciones de mariguana realizadas por la policía se han disparado de los 60 kilos intervenidos en 2013 a los 320 de cada uno de los últimos años. La tendencia se mantiene, de momento, tal y como señala la portavoz de la policía estatal de Idaho Teresa Baker.

    "No se trata necesariamente de gente que comercialice la sustancia en Idaho, sino de cargamentos intervenidos a su paso por Idaho", explica Baker a VICE News. "Hemos visto una cantidad considerable de drogas desplazándose hacia otros estados. No solo mariguana, pero de otras sustancias que también se consumen tanto en Dakota del Norte como en Dakota del Sur, donde existe una enorme demanda debido a los campos petrolíferos. Y también sucede lo mismo con Minnesota. Hace poco incautamos de un gran cargamento de mariguana procedente de Washington. Creo que se dirigía a Florida".

    El propietario de una jardinería de Portland especializado en productos para los viveros declara a VICE News que cerca del 70 por ciento de sus clientes están comprando material con la idea de plantar para el mercado negro. Según él, los quebraderos de cabeza burocráticos que se exigen para formar parte del mercado legal, sus elevadas tarifas —con unos gastos de 215 dólares para cada medio kilo según esta estimación— y la dedicación intensiva que implica cultivar mariguana de alta calidad, son incentivos para el cultivo ilegal y para las ventas en otros estados, que generan beneficios mucho mayores para sus inversiones.

    "Tienen facturas que pagar", explica el propietario, quien habló con nosotros a condición de que no reveláramos su nombre. "Se necesita mucho dinero para comprar las lámparas, los fertilizantes, el material para empaquetar. Tienes que pagar a gente por podar y por plantar. Y cuando necesites más dinero para tu nueva cosecha, entonces regresas del nuevo al este. Allí es donde está el dinero... Lo veo con todo el mundo".

    * * *

    La mariguana en EU sigue siendo una droga de la lista I según las leyes federales, lo que significa que cada persona en ese país — sin perjuicio de en qué estado se encuentre — podría ser detenida y enjuiciada por cultivarla, venderla o poseerla. De algún modo, la policía federal ha optado por una política de no intervención ante un sistema que se ha vuelto semi legal, permitiendo la existencia de los mercados sin apenas interferir. Un nuevo presidente de Estados Unidos podría revertir la política de manera unilateral. Pese a todo, al menos un candidato republicano, el gobernador de New Jersey Chris Christie, ya ha prometido que así lo hará si es elegido.

    Incluso en aquellos estados que han legalizado la mariguana para su uso recreativo han hecho que para sus usuarios sea muy difícil, sino imposible, colocarse sin provocar a la ley. La ley sobre consumo recreacional entró en vigor el 1 de julio en Oregón. Sin embargo, actualmente no hay tiendas abiertas en las que se venda mariguana al público en general. La legislación promulgada recientemente permite que los 310 dispensarios del estado puedan empezar a vender mariguana de manera recreacional desde el 1 de octubre.

    "La realidad es que la mayoría de los habitantes de Oregón que fuman cannabis, se aprovisionan en el mercado negro", comenta a VICE News Matt Walstatter, el propietario del dispensario de Portland Pure Green, y uno de los miembros fundadores de la fundación por el cannabis de Oregón. "Lo que me parece estúpido es estimular el mercado negro. Si generas una situación en que la sustancia es legal pero solo se puede conseguir en el mercado negro, entonces les facilitas mucho las cosas a los traficantes ilegales".

    La ley de Oregón también permite la venta a los condados donde más del 55 por ciento de sus habitantes votaron en contra de la ley de prohibir la mariguana en las tiendas. Y eso acabo siendo, virtualmente, toda la región este del estado, que es, en su mayoría, rural y conservadora. A menos que la gente desee plantar su propia mariguana (la ley permite a cada individuo plantar un total de 4 plantas), o que prefiera conducir durante varias horas a través de una cordillera montañosa, donde las tiendas de mariguana han sido finalmente abiertas, no serán capaces de comprar mariguana legalmente.

    "Es una de esas situaciones en que se puede decir que hay buenas y malas noticias", cuenta a VICE News Russ Belville, presidente de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Mariguana (NORML, en inglés). "La buena noticia es que ahora somos legales. La mala noticia es que no hemos conseguido aquello por lo que votamos. Es una especie de burla al proceso democrático".
    Un cliente compra en el dispensario de mariguana Pure Green, en Portland. (Foto de Kirsten Luce/VICE News).

    Alaska y Washington DC también están atrapados en una zona gris donde la posesión y el consumo recreacional son legales para los adultos, pero donde conseguir legalmente no es posible. Los traficantes de la capital del país han acudido con todo el descaro a Craiglist (la web de intercambio y publicidad más usada de Estados Unidos), tras asegurar que no van a cobrar por la mariguana, sino que la van a ofrecer como "regalo"; o, incluso, que aceptarán "donaciones" por ella, en un sospechoso movimiento por adscribirse a la ley del distrito.

    El estado Washington le ha hecho falta más de un año de forcejeo legal para conseguir abrir la primera tienda de venta de mariguana recreacional. Los clientes tuvieron que enfrentarse a largas colas y a precios exagerados por culpa de los elevados impuestos con que se grava la venta. Al día de hoy el estado ya dispone de más de 160 tiendas y el número no para de crecer. Además, el sistema de impuestos fue revisado y suprimió la enrevesada tasa de tres niveles por una exacción del 37 por ciento por cada cliente. El cambio permitió que los precios bajaran ligeramente, aunque no lo suficiente para igualar a los del mercado negro. Las ventas legales de mariguana en Washington están ahora estimadas en 1.4 millones de dólares al día y el estado recaudó más de 67 millones de euros solo en impuestos sobre la mariguana el año pasado. Y pese a todo, los traficantes del mercado negro aseguran que sus precios más bajos y sus buenas relaciones personales con sus clientes les han permitido continuar con su negocio sin demasiados cambios.

    "Ahora mismo, con la estructura fiscal de Washington, el mercado negro va a prosperar", explica a VICE News un traficante de Vancouver. "Siempre va a existir un mercado negro, porque siempre va a haber traficantes que operan en base a una clientela de confianza y la gente está acostumbrada a ellos porque les resulta práctico y familiar. Sucede lo mismo con los barman: si encuentras a uno que te gusta vas a volver".

    Mientras tanto, Nebraska y Oklahoma han denunciado a Colorado. Ambos estados consideran que la legalización de la hierba en Colorado está empezando a salpicarles y que sus respectivos sistemas legales lo están acusando. Los fiscales generales de Nebraska y Oklahoma consideran que la Ley para el Control de las Sustancias está triunfando sobre la ley de Colorado, un argumento que según sus resultados, podría desembocar potencialmente en la supresión de todas las leyes pro legalización del estado. El caso está pendiente de ser analizado por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, que ha exigido al gobierno federal que presente un pequeño sumario en que resuma su posición al respecto.

    El fiscal general de Nebraska, Doug Peterson declinó entrevistarse con VICE News pero señaló que su principal preocupación es el mercado negro de mariguana.

    "La situación está atrayendo a los cárteles de México", declaró Peterson a un canal de televisión WOWT 6 de Omaha en mayo. "Se creen que se han cargado el proceso y que los cárteles desaparecerán. Pero lo cierto es que están volviendo con más fuerza que antes. Hoy ya he escuchado que los cárteles rusos se han sumado a la competencia para desafiar a los mexicanos. Es un desastroso experimento sociológico".

    A pesar de que ha habido clamorosas denuncias de que la mafia rusa y los cárteles latinoamericanos están participando en el contrabando de cocaína, no hay ninguna evidencia que revele que hayan empezado a vender mariguana en Nebraska. Según casi todas las versiones, las variedades del poderoso TCH producido a nivel local para uso medicinal (o de manera ilegal por cultivadores) hace mucho tiempo que suplantaron a la llamada "brick weed" mexicana como producto predilecto y más consumido entre los fumadores de gran parte de Estados Unidos. Ha habido informes que señalan que el negocio de mariguana de los cárteles ha caído por culpa de ello. Otras informaciones señalan que los narcos han respondido produciendo más cantidades de metanfetamina y de heroína.

    En enero, el Washington Post informó que el total de incautaciones de mariguana aprehendida por el gobierno de Estados Unidos en la frontera mexicana ha caído un 37 por ciento desde 2011, mientras que las incautaciones de metanfetamina y de heroína se han triplicado y quintuplicado respectivamente, desde 2009. El periódico ya había publicado previamente que la venta de mariguana en el llamado triángulo de oro, la región montañosa de Sierra Madre, donde se planta mucha mariguana, había caído en picada. Los mismos cárteles que habían estado ofreciendo a los campesinos 100 dólares por kilo empezaron a ofrecer menos de 25 en los últimos cinco años. En cambio, el kilo de opio crudo habría alcanzado los 1,500 dólares el kilo, lo cual habría significado un gran incentivo para los campesinos para dejar de plantar yerba y pasarse al cultivo de la amapola.

    Sin embargo los expertos en crimen organizado en Latinoamérica han explicado a VICE News que sacar conclusiones entre las incautaciones de mariguana y las de drogas duras es poco fiable. El incremento de las incautaciones de heroína y de metanfetamina coincidió con un aumento de la adicción a los opiáceos. El incremento estaría relacionado con las adicciones a las pastillas farmacológicas de receta derivadas de opiáceos. Los cárteles empezaron a controlar el mercado de la metanfetamina coincidiendo con el momento, cuando las restricciones impuestas sobre los ingredientes elaborados se impusieron en la mayoría de laboratorios farmacológicos estadunidenses.

    "Es importante no confundir la correlación con la causalidad", discierne Juan Carlos Garzón, un miembro del Wilson Center que investiga el crimen organizado en las Américas. "En Estados Unidos hay alrededor de 600,000 heroinómanos y alrededor de 440,000 de consumidores habituales de metanfetamina. Sin embargo, hay entre 10 y 20 millones de fumadores habituales de mariguana. Así que no creo que sea demasiado realista concluir que los cárteles van a renunciar por completo al mercado negro de la mariguana".

    Alejandro Hope, editor de la sección de seguridad y justicia del Daily Post y antiguo oficial de inteligencia en el gobierno mexicano, destaca que, en términos de economía de los cárteles "plantar mariguana equivale a un tercio de las exportaciones de droga y mucho menos en términos de beneficios". (Garzón estima que una quinta parte de los beneficios de los cárteles proceden de la mariguana). Hope explicó a VICE News que las ventas de mariguana legal en Estados Unidos no han tenido demasiadas repercusiones al sur de su frontera, al menos hasta la fecha.

    "No existe ninguna gran evidencia de que la exportación de mariguana haya disminuido", comenta Hope. "Las evidencias de las que disponemos son subjetivas, no conclusivas. Las incautaciones en la frontera han disminuido y la erradicación en México ha bajado de manera significativa. Pero dicho esto, también hay que decir que es improbable que la legalización a nivel estatal haya tenido muchos efectos en México. Quizá en el futuro, pero no ahora mismo".

    Un portavoz de la Administración de Lucha Contra la Droga de Estados Unidos (DEA) rechazó la petición de entrevista de VICE News. Sin embargo, los casos recientes indican que los cárteles mexicanos siguen traficando con grandes cantidades de mariguana y sugiere que es posible que estén intentando emular la potencia de la mejor hierba estadunidense. En junio, las autoridades mexicanas incautaron de más de 45 toneladas de supuesta mariguana de "alta calidad" en un almacén de Tijuana. A finales de julio la policía de Jalisco descubrió tres gigantescos invernaderos dirigidos por un equipo de colombianos, a quienes se habría fichado, presuntamente, por sus expertos conocimientos en el cultivo de mariguana. Las instalaciones fueron descritas como muy similares a las estadunidenses, y estaban provistas de un sofisticado sistema de irrigación para repartir aguas y nutrientes a un arsenal de plantas "genéticamente modificadas".

    Incluso en Portland, una ciudad que se encuentra en la otra punta de la Sierra Madre, los entusiastas partidarios de la legalización reconocen que el nuevo status quo tendrá, posiblemente, muy pocas consecuencias para los cárteles. Donald Morse, director de la Consejería Económica del Cannabis en Oregón y propietario del dispensario de mariguana Human Collective, destaca a VICE News que las actuales consecuencias de la legalización no se notan en el mercado negro tal y como la mayoría de la gente lo están visualizando, sino que se producen entre amigos que se compran y se venden los unos a los otros, casi siempre gracias a que alguien en su círculo tiene acceso a la mariguana terapéutica.
    Un producto en Pure Green. (Foto de Kirsten Luce/VICE News).

    "Se trata de una especie de mini mercado negro", describe Morse. "Algunos lo llaman, simplemente, el mercado gris. No se trata de los cárteles ni de nada parecido. Yo no creo que los cárteles vayan a ganar o a perder nada con todo esto. Seguirán teniendo el mismo volumen de negocio que siempre".

    Belville, presidente del NORML en Portland, advirtió que la legalización de la mariguana ha permitido que la policía se pueda concentrar en otro tipo de delitos, y que es más probable que los consumidores de mariguana —que quizá hayan dudado en llamar a la policía por miedo a ser capturados— se atrevan ahora a denunciar delitos de violencia doméstica u otras faltas. (Los delitos violentos y los delitos contra la propiedad han disminuido en Denver, desde que Colorado aprobara el consumo recreativo de mariguana). Tal y como lo ve Belville, el nuevo "mercado gris" de Oregón es relativamente inocuo; el problema de la prohibición estricta reside en saber si las bandas y las organizaciones de crimen organizado siguen estando a la cabeza.

    "Cuanto más lejos se queda del cultivador, más negro se vuelve el mercado", dijo. "Cuando pasa de mano en mano y el territorio se convierte en un problema, entonces empieza el problema. Lo que sí que sucederá en el mercado de Oregón es que habrá quien cultive la hierba y la comparta con sus amigos. No venderá la onza a 300 dólares sino que establecerá un precio amigo".

    * * *

    Después de mostrar a VICE News su espacio de cultivo en Hood River, Acken se mete en el asiento del conductor de su descapotable, un Impala azul del 69, se ajusta sus gafas de sol y nos deleita con un tour improvisado por Hood River, de camino a una cervecería artesanal de la zona. Señala a huertos donde crecen peras y cerezas, maravillado ante el panorámico paisaje como si fuese la primera vez que lo ve. Se ríe cuando subraya el hecho de que el dispensario de mariguana terapéutica con el que está asociado, está justo a la vuelta de la esquina de la comisaría de policía del pueblo. Las cosas ya no tienen nada que ver con lo que eran antes, comenta.

    "Todo el mundo que ha estado metido en este negocio durante un tiempo puede contar la historia de alguna ruina. Y es que si alguien te la metía en este negocio hace unos años, no había nadie a quien te pudieras quejar".

    Si, tal y como dicen muchos defensores, el aumento de la legalización es la clave para solucionar el dilema del mercado negro, es muy probable que no pase mucho tiempo hasta que ese argumento sea comprobado. En Ohio ya se ha aprobado que sea sometida a votación una propuesta a favor de la venta de hierba a nivel comercial. Y en Nevada está todo dispuesto para decidir una propuesta de legalización para el año que viene, mientras que California tendrá la oportunidad de votar distintas medidas similares en 2016.

    "Van a pasar todavía algunos años hasta que podamos decir algo definitivo sobre las consecuencias a corto plazo", asegura Kilmer, el experto de RAND. "El efecto a corto plazo podría tan diferente como imaginarse cómo serán las cosas en 10 años, especialmente cuando se está involucrando a empresas con ánimo de lucro. A medida que se vayan incorporando los inversores de mayor solvencia podrá valorarse qué tipo de concentración se producirá en el mercado en el futuro", una situación que podría provocar un descenso dramático de los costes de producción y, por extensión, de los costes.

    Los esfuerzos por detener la prohibición federal también están cobrando velocidad. Los legisladores de Washington DC están cada vez más tentados por la suma de dólares que les puede reportar la legalización, y la industria de la mariguana ya ha empezado a movilizar a sus grupos de presión gubernamental. En julio, el senador de Kentucky Rand Paul celebró la primera campaña benéfica jamás emprendida en nombre de la mariguana para recaudar fondos para un candidato a la presidencia. El evento consiguió recaudar más de 100,000 dólares gracias a la colaboración de los peces gordos de la industria de la hierba, que pagaron una media de 2,700 dólares por cabeza para escuchar el discurso del candidato republicano.

    Paul ya había tachado a las largas penas de prisión por delitos relacionados con la mariguana de "ridículas" y ha proclamado que apoya la legalización a nivel estatal. Es muy posible que las posturas de índole libertaria del candidato republicano sean escuchadas con avidez por el electorado más joven. Según el centro de Investigación Pew, el 68 por ciento de la generación milenaria —los nacidos entre 1981 y 1997— son partidarios de la legalización. En total, se estima que el 53 por ciento de la población de Estados Unidos está ahora a favor de terminar con la prohibición de la mariguana. La cifra supone un incremento del 31 por ciento respecto a la recabada en 2000.
    La compra de una planta en la tienda Human Collective. (Foto de Kirsten Luce/VICE News).

    En Oregón, Walstatter, el cofundador de la Asociación del Cannabis de Oregón (PAC, en inglés), señala que, recientemente, su organización celebró un acto benéfico que recaudó 100,000 dólares netos para el congresista democrático Earl Blumenauer. Se trata de el acto benéfico más exitoso desde que se celebrara uno para recaudar fondos para la campaña presidencial de Barack Obama en 2008. "Hubo otro congresista que nos preguntó '¿Cuándo recaudaréis 100 dólares para mí?'", cuenta Walstatter, y advierte que su grupo planea un viaje a Washington DC en otoño para presionar al gobierno para que considere la legalización.

    Tanto Walstatter como Chapman, el consultor de la industria de la mariguana, aseguraron que conocían a varios cultivadores del mercado negro que se han pasado a la producción destinada a abastecer los mercados terapéuticos y recreacionales. Chapman advierte, en cualquier caso, que la posibilidad de seguirse llevando buenos pellizcos en el mercado negro le sigue tentando.

    "Muchos productores se están teniendo que preguntar a sí mismos: '¿Queremos realmente sacar una pequeña tacada al principio para así cumplir con la ley y apostar por un negocio legal y rentable a largo plazo? Otros, directamente, dicen: 'Pues basta, estamos felices haciendo lo que hacemos y no vamos a poner en riesgo nuestro modelo de negocio", cuenta Chapman. Y tal es el dilema principal".

    A Acken todavía le siguen irritando algunos de los cambios que están llegando con la legalización. La ley establece un límite de plantas para cada consumidor, en lugar de contemplar un espacio de cultivo expresado en metros cuadrados. Tal imprecisión supone que a Acken le lleve más tiempo del deseado cultivar su cosecha; un mayor número de plantas pequeñas le iría mucho mejor. También le perturban las severas exigencias de control y la obligación de tener cámaras instaladas en las habitaciones destinadas al cultivo (una regulación que, de hecho, todavía no ha sido propuesta).

    "Nos esperamos que las medidas de vigilancia sobre nosotros y sobre nuestras plantas sean bastante increíbles", comenta Acken. "Es algo tan raro como siniestro".

    Sin embargo, lo que más le preocupa es hasta qué punto los cambios en el mercado puedan favorecer a los grandes negocios y dejar a los pequeños cultivadores de lado. El proyecto de legalizar la mariguana en Ohio permitirá tan solo el cultivo comercial de mariguana en 10 plantaciones. Y estas serán controladas por los más poderosos inversores, lo que podría provocar lo que ya se ha convenido en bautizar como "la oligarquía de los cultivadores". A Acken le inquieta que, en el futuro, sean Wall Street y la industria farmacéutica quienes lleven las riendas del negocio.

    "Que lo hagan como en la industria de la cerveza artesanal, donde cada productor puede poner, directamente, su producto en el mercado", comenta. "Entonces verás como los vendedores se incorporan al negocio, hasta tener un poder sobre los cultivadores. De otro modo, los grandes productores se comerán a los pequeños — y los cultivadores tendrán que ajustarse a lo que ofrezcan los mayoristas—".

    Aquí se detiene. Y sonríe. Y entonces reconoce que, ahora mismo, lo tiene muy bien organizado. Es su propio jefe. Hace más que suficiente para cubrir gastos y ya no tiene miedo de que lo detengan.

    "Hay una cosa que sí que sé", dice sobre el aparente brillante futuro del negocio de la hierba. "Para que todo esto funcione el día de mañana y para que todo el mundo se enriquezca, tendrá que haber alguien que se dedique a plantar. Así que, al menos, tengo cierta estabilidad laboral".
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario