lunes, 5 de octubre de 2015

El Señor de la 5.7 La Novela del Chino Antrax y Tu. CAPITULO 47

  • lunes, 5 de octubre de 2015
  • Comentarios
    Autores: Rossa L. & Samia Soraya Serrano. ~
    Capítulo 47
    Tu: Ya basta lárguense los dos no los quiero ver ahorita, ellos muy enojados se salieron del cuarto y tu aprovechaste para dormir un rato, estabas profundamente dormida cuando sentiste que alguien te tapo la boca y tu volviste a estar inconsciente, esa persona te quito el suero y te subió en sus hombros y salió de la habitación muy calladamente, esa persona te subió al carro con cuidado.

    El chino fue rumbo a la recepción a preguntar si ya te iban a dar de alta y a pagar la cuenta.
    Chino: Disculpe vengo a pagar la cuenta de Tn y para ver a qué hora la van a dar de alta

    Enfermera: ya la vamos a dar de alta y aquí está el recibo para que pase a caja a liquidar, ya con el comprobante viene conmigo y lo acompaño a dar de alta a la señorita.
    El chino se fue a caja y pago rápido fue con la enfermera para que pudieras salir del hospital
    Con Dámaso al ver que el Chino hizo una llamada misteriosa

    Dámaso: sabes lo que debes hacer no quiero errores entendiste?
    Xxx: Ya sé cuál es el plan
    Con el chino y la enfermera entraron al cuarto y miraron que tu no estabas y que todas tus pertenencias seguían ahí, te buscaron por todos lados

    Enfermera: Señor al parecer la paciente no esta

    Chino: Tienen cámaras de seguridad?

    Enfermera: No señor no contamos con eso

    Chino: Bueno me llevare las pertenecías de tn
    El recogió tus cosas y fue rápido a su carro a guardarlas regreso y se paró frente a Dámaso, lo apretó del cuello y le dijo: Mira Dámaso yo sé que tú sabes donde esta tn, sé que te la llevaste inconsciente pero esta me las cobro a mi manera.

    Dámaso: Ey comandante suéltame si yo tengo o no a tn no tienes que decirme nada ella es mi novia además tu estas casado con Mireya y ella nunca te va hacer caso

    Chino: que mal informado estas Rayo Mireya se largó y nos abandonó a Yosse y a mí, no te confíes por que en la guerra y el amor todo se vale. Él se dio la media vuelta y se fue a su carro mientras con Dámaso sonrió y salió en su carro rumbo al rancho.
    Contigo seguías inconsciente, estabas acostada en una cama cobijada, hasta ahora no te habían hecho algún daño cuando escuchas en tus sueños que alguien entra a la recamara y te dice.

    Con el chino ya estaba en su casa acostado en su cama intentando dormir pero no podía pues sabía que te enojarías cuando despertaras y te dieras cuenta que Dámaso te había llevado a su casa, así estuvo dándole vueltas a la cama hasta que se quedó dormido.

    Con Dámaso llego a su casa ay lo primero que hizo fue ir a uno de los cuartos de seguridad que tenía en su casa el entro y te miro acostada, él se acercó a ti y te dijo: Mi reina aquí cercas mío no te pasara nada más, se inclinó y beso tu frente, te estrecho entre sus brazos y se quedó dormido contigo así abrazados, tu seguías inconsciente, él estaba profundamente dormido cuando despertaste y no te moviste, fue entonces cuando viste que Dámaso te estaba abrazando ya estabas enojada por lo que había pasado en el hospital, Liebre fue el que te saco del cuarto rápido te lo quitaste de encima y él se despertó

    Dámaso: Mi amor vamos a seguir durmiendo

    Tu: Dámaso López es el colmo contigo me sacaste secuestrada del hospital para traerme aquí, ahorita mismo me vas a llevar a mi casa

    Dámaso: Tn no podemos seguir peleados yo te amo por favor perdóname te lo juro que Mari no es nada en mi vida como lo eres tu

    Tu: Esta no es la manera de traerme aquí además tú fuiste el culpable de este maldito moretón que me quedo en la mejilla
    Dámaso te tomo de las manos y te las apretó, te miro directamente a los ojos: Perdóname hermosa lo del morete fue un accidente que ya no volverá a pasar y lo de Mari ya mande doblar la seguridad para que ella no entre, perdóname mi amor por favor si?

    Tu: te perdono con la condición de que no lo vuelvas hacer, lo besaste y se besaron muy tiernamente después Dámaso te cargo y salieron del cuarto rumbo a su recamara, en el camino tu te volviste a quedar dormida, el llego y te dejo en la cama muy cuidadosamente, se puso su pijama y se acostó contigo a dormir…
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario