sábado, 28 de noviembre de 2015

Capos del CDG en la mira de la Marina, tienen como objetivo al "Wero Cleofas"

  • sábado, 28 de noviembre de 2015
  • Comentarios
    Reynosa, Tamaulipas.-NARCOVIOLENCIA.-La  violencia de los cárteles sigue manteniendo su dominio en esta región fronteriza donde autoridades mexicanas tratan de capturar a la estructura del liderazgo del cártel del Golfo.

    Los esfuerzos en la aplicación de la Ley han llevado a enfrentamientos a gran escala cuando pistoleros del cártel siguen creando caos en un intento de mantener a sus jefes a salvo de ser arrestados.

    Esta semana, las ciudades fronterizas de Reynosa, Río Bravo y Matamoros tuvieron  participación en tiroteos, bloqueos y bajas cuando dos comandantes del Cártel del Golfo lograron eludir la captura.

    En 2014, las autoridades anunciaron su intención de cazar a los 15 principales jefes del cártel en Tamaulipas, su eventual captura resultó en una mayor fragmentación de los cárteles, por lo tanto, las autoridades han tenido que reorientar su estrategia de dar caza a los líderes de las diferentes células dentro del cártel del Golfo y Los Zetas.

    Sin embargo, la falta de coordinación entre las distintas fuerzas militares y policiales en México ha dado lugar a complicaciones.

    El miércoles, la Policía Federal de México y del Ejército Mexicano llevaron a cabo una redada conjunta en una casa en el barrio López Portillo en Reynosa. La zona es una región controlada por Alberto Martinez Gutierrez el "Wero Cleofas".
    Después de que autoridades no pudieron encontrar nada la casa que allanaron, se fueron.

    Una vez que los vigías de los cárteles conocidos como "halcones" que las autoridades habían dejado el barrio, un convoy de seis camionetas con hombres armados conocidos como "Estacas" de la gente del "Cleofas" 'regresó al barrio.

    Los vigías perdieron un camión con infantes de marina mexicanos que había en la zona. Cuando los infantes de marina mexicanos vieron el convoy del cártel intentaron detenerlos, sin embargo, los hombres armados dispararon contra el convoy y trataron de huir.

    Una camioneta del cártel  disparo a los infantes de marina mexicanos y termino luego estrellandose en la Calle 24. Una Chevrolet Silverado blanca fue finalmente abandonada en la carretera que une a Rio Bravo, hombres armados que huían la abandonaron. Otro vehiculo del cártel enfilo hacia la zona de Río Purificación mientras que el resto se extendió hacia otros barrios. Los testigos dijeron haber visto varios pistoleros siendo arrestados, mientras que otros afirmaban que habían muerto durante el tiroteo. Mas tarde las autoridades dieron a conocer un saldo de varios muertos.

    El tiroteo parece haber sido el resultado de una falta de comunicación entre las autoridades mexicanas. La información proporcionada por fuentes dentro de las autoridades mexicanas reveló que los infantes de marina mexicanos habían estado llevando a cabo una operación para capturar al Wero Cleofas y habían estado vigilando el barrio de la López Portillo donde se había alojado en el interior de una casa en la calle Plutarco Elías Calles. La operación de captura fue de hecho arruinada por la redada que la Policía Federal de México y del Ejército Mexicano llevaron a cabo.

    El "Wero Cleofas" es un objetivo prioritario para las autoridades mexicanas no obstante su captura ha tomado un significado personal para los que lo cazan ya que el comandante del cártel está vinculado a la muerte de tres marinos el 18 de agosto en el barrio de López Portillo.

    Una fuente dentro de la Armada de México confirmó al diario Breitbart Texas, que el objetivo de la cacería del "Cleofas" no es para capturarlo, sino para matarlo.

    Sólo un día después de la balacera en Reynosa en el Día de Acción de Gracias, los agentes de policía con el grupo de trabajo Fuerza Tamaulipas fueron atacados en la ciudad fronteriza de Río Bravo. Los pistoleros del cártel que dispararon contra los policías formaban parte de las "estacas" de seguridad para Armando Daniel Garcia Leon el "Metro 90 o Comandante Choco". Durante el tiroteo, las autoridades mexicanas fueron capaces de matar a dos hombres armados, sin embargo un oficial fue baleado fatalmente mientras que un segundo resultó herido.

    Un segundo tiroteo tuvo lugar poco después de que otro oficial de policía perdió la vida y un espectador inocente resultó herido.

    En respuesta a la violencia  la policía de Tamaulipas pidieron a la policía federal mexicana, infantes de marina mexicanos y el Ejército Mexicano para ayudar a cazar a los pistoleros del cártel. Durante la noche, un tercer tiroteo tuvo lugar en Río Bravo, donde las autoridades terminaron por matar a tiros a los 3 sicarios del cártel. El saldo final de los enfrentamientos que se dieron en un lapso de menos de 12 horas dejo 7 muertos, 5 sicarios abatidos y 2 policías caídos.(Por Breitbart Texas)
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario