jueves, 14 de enero de 2016

La mansión de Pablo Escobar esconde tesoros perdidos, la demolerán para encontrarlos

  • jueves, 14 de enero de 2016
  • Comentarios
    Un empresario estadounidense que compro la mansión de Pablo Escobar por casi 10 millones de dólares en 2014 planea demoler la mansión de quien fuera alguna vez el narcotraficante mas rico del planeta para encontrar los posibles tesoros escondidos del narcotraficante.

    La mansión de Pablo Escobar, que servía como puerto de descarga de drogas, puede albergar tesoros ocultos, según opina el actual dueño de la propiedad.

    Miami, EU.-NARCOVIOLENCIA.-El traficante de drogas colombiano Pablo Escobar adquirió su antigua residencia de Miami (Florida, EU.) en 1980. el lugar estuvo abandonado durante años tras sufrir un incendio, que quemó parte del inmueble. Christian de Berdouare, empresario estadounidense que compró la mansión por 10 millones de dólares en 2014, planea demoler la propiedad para encontrar los posibles tesoros escondidos del narcotraficante más rico de la historia.
    "Hemos reunido un equipo con detectores de metal, sónares y todo tipo de herramientas para determinar si el lugar esconde algo", ha asegurado De Berdouare, para quien las probabilidades de encontrar objetos de valor o drogas escondidas en las paredes o en los entarimados de la casa son altas, puesto que Escobar "solía ocultar el dinero en todas sus viviendas", según publica 'The Daily Mail'.

    El empresario no descarta la posibilidad de hallar "dinero en efectivo, oro, joyas o cadáveres: cualquier cosa". Cuando termine con estas tareas y derribe la propiedad de Escobar, el propietario construirá una casa más grande y ampliará en el lugar.

    Pablo Escobar, fue una de las personas más ricas del mundo y el capo criminal más acaudalado de la historia, fue uno de los fundadores del famoso cártel de droga de Medellín (Colombia). En 1993, cuando tenía 44 años, murió durante un tiroteo con la Policía.

    ***********
    Con detectores de metales, magnetómetros, sierras eléctricas, y otras herramientas de búsqueda, tres “cazatesoros” profesionales inspeccionaban minuciosamente el martes una mansión abandonada de Miami Beach.

    No buscaban en los terrenos con vista al mar antiguas monedas de plata, ni barras de oro de algún galeón español hundido en la Bahía de Biscayne. El botín soñado serían fajos de dólares; en el peor de los casos drogas o restos humanos.

    “Pablo Escobar lavaba mucho dinero, tenía tanto que le resultaba imposible blanquearlo y se sabe que escondía barriles llenos de dinero en el suelo, por todos lados”, dijo Nokolay Malchev, uno de los inspectores de la empresa Kellyco Metal Detectors.

    La casona color rosa pastel con techos de tejas negras perteneció en los 80 a Pablo Escobar, el narcotraficante colombiano que llegó a ser uno de los criminales más ricos y peligrosos de su época.

    Christian de Berdouare, empresario y fundador de la cadena de comida rápida Chicken Kitchen, es el actual dueño de la propiedad ubicada al 5860 North Bay Road. El magnate y su esposa, la periodista Jennifer Valoppi, demolerán la mansión el lunes.

    “Queremos poner fin a un capítulo muy oscuro en la historia de Miami”, dijo Valoppi, quien recuerda vivamente la violencia producto de la guerra por el control de las drogas hace tres décadas. “[Escobar] mató a tanta gente. Queremos deshacernos de ella y crear algo nuevo e inspirador”.

    Solo un gran árbol baniano permanecerá en el terreno de 7,336 pies cuadrados. El resto dará paso a una nueva casa con ventanales amplios y un diseño moderno supervisado por de Berdouare, que compró la residencia en el 2014 por $9.65 millones.

    La estructura actual, que incluye cuatro cuartos, una piscina, seis baños y un garage, se construyó en 1948. Posee también una marina con 150 pies de vista abierta a la bahía y el downtown de Miami.

    “El Patrón” compró la mansión en marzo de 1980 por $762,500, según los registros públicos del Condado Miami-Dade. De hecho, el nombre de Pablo Escobar figura en la escritura de garantía general del traspaso de título de la propiedad.

    Si bien no está claro si el jefe del Cartel de Medellín vivió o siquiera visitó la propiedad, Jim Shedd, ex investigador de la Agencia de Lucha Contra las Drogas (DEA), les dijo a los dueños que es muy probable que el inmueble haya servido de guarida para los esbirros de Escobar y como puerto de desembarque de toneladas de cocaína.

    En 1987 las autoridades de Estados Unidos incautaron la propiedad, junto con otros $20 millones que el mafioso colombiano poseía en varias propiedades distribuidas a lo largo de la Florida.

    El abogado Roger Schindler compró la vivienda al gobierno estadounidense en 1990 por $915,000.

    Por su parte, Escobar murió baleado por las fuerzas armadas colombianas en 1993.

    La mansión había estado abandonada desde que un incendio calcinó al menos dos cuartos de la casa “hace unos años”, cuentan los propietarios. Durante ese tiempo el caserón fue vandalizado, como lo evidencian los graffitis en su interior y algunos cristales rotos.

    Los agujeros en varias de las paredes interiores muestran que alguien habría irrumpido e intentado buscar posibles objetos de valor dejados por los narcos, dijeron los cazatesoros.

    De Berdouare dijo que no le interesa remodelar la casa y utilizar la notoriedad de su antiguo dueño para rentar la propiedad, como hizo el año pasado un grupo empresarial que compró la mansión del gángster italo-estadounidense Al Capone en en la exclusiva Palm Island.

    “Estuvimos en una boda allí y conocimos a los dueños de la casa. Nos dijeron que no estaban teniendo el retorno de inversión que esperaban. Se ve que no es un emprendimiento muy factible”, explicó de Berdouare.

    Berdouare contó que todavía no saben si venderán la nueva mansión una vez que concluya su construcción.

    “Tenemos tres propiedades en esta calle, dependiendo de cuál se venda, puede que nos mudemos aquí cuando esté lista”, dijo.

    Mientras tanto, ONE Sotheby's International Realty, la inmobiliaria que representa a los dueños, le ha puesto un valor de venta de $ 21 millones.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario