martes, 19 de enero de 2016

Para evitar que envenenen al Chapo Guzmán un perro prueba su comida antes de que se la sirvan

  • martes, 19 de enero de 2016
  • Comentarios
    Foto: El capo de espaldas en su nueva celda en el penal de máxima seguridad del Altiplano

    Para evitar que Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán sea asesinado por envenenamiento autoridades penitenciarias tomaron las medidas necesarias para evitar que eso suceda, para ello un perro prueba la comida que se le va a dar al Chapo 15 minutos antes de acuerdo a información publicada por el diario capitalino La Razón.

    NARCOVIOLENCIA.-Guzmán Loera ingiere su comida 15 minutos después del can; la orden es impedir que traten de envenenarlo, dice el Comisionado Nacional de Seguridad.

    Para evitar que alguien intente envenenar a Joaquín Guzmán Loera en el penal del Altiplano, las autoridades federales hacen que un perro del centro penitenciario pruebe primero sus alimentos. Después de 15 minutos y al cerciorarse que la comida no tiene nada, el capo puede ingerirlos.
    Esto forma parte de las medidas de seguridad que las autoridades federales adoptaron para la estancia de El Chapo dentro de este penal de máxima seguridad ubicado en el Estado de México.

    El comisionado Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales Heredia, reveló que un grupo especial de 35 custodios con capacitación en Estados Unidos, Argentina y Colombia, está asignado exclusivamente a vigilar al capo.

    Los celadores están encargados no sólo de custodiarlo, sino de evitar que alguien busque hacerle daño. Tienen la orden de que, en caso de motín, no intervendrán en ningún enfrentamiento; sólo deben encapsular a Guzmán Loera y prevenir que otro reo trate de acercarse a él.

    Por ello, explicó, el pasillo en el que se encuentra el ex líder del Cártel de Sinaloa sólo puede ser transitado por un par de custodios y un perro entrenado en detectar su olor. Además, los custodios se rotan cada dos horas y una cámara de video graba durante las 24 horas del día al preso.

    El comisionado detalló que además colocaron cables antiaéreos para impedir que algún helicóptero pueda aterrizar en el penal para intentar rescatarlo, y desde el 8 de enero, cuando El Chapo fue encarcelado, Sales Heredia ha supervisado el penal en al menos cuatro ocasiones.

    “Se trata de no relajar ninguna medida de seguridad. Por eso voy a estar yendo permanentemente, no voy a ir sólo estos días. Pondré todo absolutamente para que no suceda una fuga, para que yo pueda decir que es imposible que se fugue, aunque sea solamente altamente probable, será imposible”, dijo.

    El encargado de las cárceles federales explicó que la celda en que se encuentra el capo es muy similar a las de los penales de máxima seguridad de EU: sólo tiene un lavabo, un retrete, una regadera y un lugar dónde dormir, y “el piso está doblemente protegido con varillas de acero reforzado”.

    Aseguró que al narcotraficante “no se le dará ningún privilegio, ninguna concesión, pero tampoco se violarán sus derechos fundamentales. La clave de la recomposición del sistema penitenciario está en un trato que respete los mínimos vitales, pero que no genere privilegios. No se les olvide que están en un penal, en un centro penitenciario, no en un hotel”. (Con información de La Razón)
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario