miércoles, 3 de febrero de 2016

Dejan en libertad al R-3 capo del CDG detenido hace menos de un mes en Tamaulipas

  • miércoles, 3 de febrero de 2016
  • Comentarios
    Apenas había sido detenido el 7 de enero pasado en Altamira señalado como segundo al mando del Cartel del Golfo en la zona sur de Tamaulipas pero fue liberado por un juez.
    A pesar de ser detenido con armas y drogas y de reconocer ser uno de los operadores del Cártel del Golfo, Héctor Crescencio de León Fonseca, "El R3", fue dejado en libertad por un juez federal.
    El capo fue sorprendido con otra persona en una camioneta en poder de una "cuerno de chivo", 5 paquetes de marihuana, 2 sobres con una droga denominada "China White" y un teléfono satelital.
    Pero el Juzgado Décimo de Distrito en Tamaulipas, que se encuentra sin titular, pero a cargo del secretario de acuerdos Adalberto Santiago Argüelles, los dejó en libertad hace unos días por "falta de elementos".
    La decisión del juzgador causó sorpresa y la Procuraduría General de la República (PGR) ya impugnó la decisión.
    NARCOVIOLENCIA.-Ha pasado poco menos de un mes: en enero pasado la Procuraduría General de la República (PGR), anunciaba la detención de nueve integrantes de Los Rojos, una célula que operaba como brazo armado del cártel del Golfo en el sur de Tamaulipas.

    Según afirmaba, entonces, la Procuraduría, con ese golpe se lograba afectar sustancialmente la estructura criminal del cártel, entre ellos, el segundo nivel de mando y el de jefe de plaza en Tampico de esa organización criminal. El principal detenido era Héctor Crescencio de León Fonseca, El R3, El Teto o El Chencho, quien era el segundo al mando dentro de Los Rojos, principalmente en los municipios de Tampico, Ciudad Madero y Altamira. Con él fue detenido Jesús Israel Briones Bandala apodado El Morro, quien era el jefe de plaza y comandaba al grupo de sicarios en Tampico.

    La División de Investigaciones de la Policía Federal, informó que ese grupo criminal, encabezado por El R3, se dedicaba al tráfico de droga, de armas, al robo de hidrocarburos, al secuestro y a la extorsión, en Tampico, Ciudad Madero y Altamira, así como el tráfico de drogas hacia los Estados Unidos.

    El operativo, decía la PGR, “logró afectar sustancialmente la estructura criminal. En el operativo se aseguraron dos camionetas doble cabina con blindaje artesanal, dos armas de fuego tipo Barret calibre 50, seis fusiles AR-15, un fusil calibre 308, cuatro fusiles AK-47, un arma corta calibre .38 súper, 1,500 cartuchos útiles de diferentes calibres, diversos cargadores, un arma larga y equipo de comunicación satelital”.

    Un mes después, con semejante bagaje de información, habiendo sido detenidos estos personajes con tal arsenal e incluso con testimonios de personas secuestradas por este grupo, lo menos que deberíamos pensar es que El R3 y su jefe de sicarios tendrían que estar ya en un penal de alta seguridad. Pues bien, no se ha dado a conocer públicamente, pero El R3, Héctor Crescencio de León Fonseca, acaba de ser dejado en libertad por un juez de Tampico, en una decisión tan precipitada que no permitió, siquiera que la justicia local o federal pudieran presentar un amparo para que continuara detenido. Hoy está en la calle y le puedo apostar que está nuevamente dedicado a su “oficio”. Pasará tiempo para que las fuerzas de seguridad lo vuelvan a detener.

    Ocurre una y otra vez: tenemos los grandes comunicados tras operativos exitosos, con detenciones de personajes importantes, pero éstos en muchas ocasiones se van a sus casas en forma anónima tiempo después, habiendo cumplido condenas insignificantes o siendo dejados en libertad por incompetencia o corrupción de los encargados de hacer justicia. Las faltas al debido proceso se han convertido en la mejor coartada para hacerlo y eso se aplica para personajes tan importantes como Rafael Caro Quintero o El R3 o para simples desconocidos.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario