martes, 16 de febrero de 2016

Los nuevos cárteles, "La Nueva Familia" , "Los Justicieros" y el "IRIS"

  • martes, 16 de febrero de 2016
  • Comentarios
    En un fin de semana aparecieron tres nuevos grupos vinculados a la delincuencia organizada: La Nueva Familia (LNF), Los Justicieros e Insurgencia por el Rescate Institucional y Social (IRIS). Expertos relacionan a las nacientes organizaciones como escisiones de las células que estaban en pugna en el Cártel de Los Caballeros Templarios tras la detención de Servando Gómez “La Tuta”. La reciente detención de “El Cenizo” motivó una nueva partición. Grupos de autodefensas en el limbo abonarán a los cárteles de la droga   

    Una semana antes de la visita del Papa Francisco a Morelia, el Estado de Michoacán se sacudió ante la noticia del surgimiento de por lo menos tres nuevos grupos delincuenciales. Hoy trasciende que se trata de la atomización del Cártel de Los Caballeros Templarios, iniciada con la detención de su líder, Servando Gómez Martínez “La Tuta” el año pasado.
    A la cadena de rompimientos al interior del seno de Los Caballeros Templarios y la incursión del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en territorio michoacano, le siguió la detención de Ignacio Rentería Andrade “El Cenizo”, el 6 de febrero en los límites de los Estados de Michoacán y Guerrero.

    El mismo fin de semana, a través de sus mecanismos de comunicación más usuales -videos, narcomantas y comunicados sociales-, las presuntas agrupaciones delincuenciales La Nueva Familia (LNF), Los Justicieros e Insurgencia por el Rescate Institucional y Social (IRIS), informaron a la comunidad su existencia.

    El panorama no luce nada alentador para una entidad envuelta desde hace varias décadas en la violencia y la desesperanza, donde persisten los enfrentamientos a balazos entre cárteles del narcotráfico y autodefensas, las ejecuciones, el desplazamiento de personas, los desaparecidos y la complicidad de políticos con clanes criminales.

    El papel de las autoridades ha sido el de minimizar los sucesos, y cuando éstos son muy notorios terminan por reconocer parcialmente el fenómeno, asegurando que las acciones negativas son ejecutadas por “pequeñas células del crimen organizado”. Incluso, el año pasado se llegó al grado de “ajustar” -a la baja- las estadísticas de delitos cometidos en años anteriores.

    El periodista Jesús Lemus, autor del libro “Tierra sin Dios”, que hace una radiografía a fondo de lo que sucede en Michoacán y de cómo es la descomposición de su entidad, advierte del grave problema que se avecina con el inicio en funciones del Mando Único policial el jueves 11 de febrero y que deja al margen a los grupos de autodefensa.

    “Aquí lo que vale preguntar es ¿qué papel van a jugar los grupos de autodefensa? Porque se anunció que a partir de esta fecha quedan oficialmente desintegrados, según declaró el gobernador Silvano Aureoles. El nuevo Mando Único limita legal y judicialmente la presencia y actuación de los autodefensas en la vigilancia de sus comunidades”, destacó el escritor.

    LA NUEVA FAMILIA 

    Mientras que el 6 de febrero los medios de comunicación informaban sobre la captura -en Guerrero- de Ignacio Rentería, en Zamora, Michoacán, aparecieron una serie de narcomantas que anunciaban el surgimiento de un nuevo grupo.

    El mensaje decía: “Se les avisa a toda la sociedad de Zamora y sus alrededores que comenzó la limpia de gente que apoye al ‘CJNG’, así como los que anden extorsionando, robando, secuestrando, violando y matando por paga. La limpia ya empezó y el aviso va para todos sin piedad, se castigará al que esté contribuyendo con estas lacras del CJNG, atentamente: La Nueva Familia”.

    De acuerdo al análisis de Jesús Lemus Barajas, esta organización es producto de golpes y escisiones al interior de la vieja Familia Michoacana y parte del Cártel de Los Caballeros Templarios que eran liderados por la facción del “Cenizo” y que se adhirieron a los grupos de ex autodefensas de Luis Antonio Torres “El Americano” y “Los Viagras”, quienes se habían constituido en movimientos armados independientes.

    El periodista precisó que a la detención de Servando Gómez Martínez “La Tuta”, el 27 de enero de 2015, los Templarios se dividieron en dos grupos. Rentería Andrade se quedó con una parte del control, mientras que Homero González “El Gallito” -sobrino del desaparecido ex líder Nazario Moreno “El Chayo”- lidera otro clan. Ambos grupos continuaron trabajando bajo la denominación del Cártel de Los Caballeros Templarios.

    A la captura del “Cenizo”, sus seguidores huérfanos de liderazgo se sumaron al “Americano” y de “Los Viagras”, reitera Lemus. “De acuerdo a informes obtenidos por el CISEN, este nuevo grupo de la Nueva Familia también estaría incorporando a algunas células delictivas que trabajaron para Jesús ‘El Chango’ Méndez, que fue el fundador de La Familia Michoacana”.

    LNF deja atrás la ideología que tuvieron en su origen La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios. “Yo creo que son gente más dedicada al negocio del narcotráfico que al de la ideología personal. Descarto que haya un adoctrinamiento o manejo ideológico en estas células”.

    LOS JUSTICIEROS

    Paralelamente apareció otro grupo del crimen organizado que se hace llamar Los Justicieros, en la zona de Lázaro Cárdenas, Michoacán. También fueron lonas impresas las que anunciaron su presencia en el puerto, señalando que la plaza tiene dueño y pertenece “al señor narco de narcos”.

    “Somos un grupo de personas que traemos los ideales de un gran señor”, destacan las mantas. Y amenazan que “todo aquel que venga y haga daño a nuestro pueblo, aténganse a las consecuencias”.

    Se presume que se trata de un grupo reducido de narcotraficantes que -en su momento- estuvo también al servicio de “El Cenizo” y cuyos miembros decidieron reincorporarse a la organización delincuencial que comanda Homero González “El Gallito”.
    “Los Justicieros podrían estar ligados muy cercanamente con lo que queda del Cártel de Los Caballeros Templarios”, advirtió el periodista Lemus.

    MOVIMIENTO IRIS

     El domingo 7 de febrero también circuló a través de redes sociales un video con duración de menos de un minuto de un grupo que se adjudica el nombre de Insurgencia por el Rescate Institucional y Social, IRIS.  El protagonista encapuchado reclama al gobierno no acabar con los narcos infiltrados en escuadrones de policías comunitarios.

    Aunque el actor asegura “nosotros no somos narcotraficantes, nos estamos organizando y cada día somos más”, el periodista Jesús Lemus estima que este tercer grupo no es más que “una transformación de Los Blancos de Troya, que surgieron hace casi un año con ese principio de liberar a Michoacán de “las lacras del secuestro, de la corrupción, las extorsiones y los cobros de plaza”.
    Sin embargo, el grupo al que se refiere nuestro entrevistado solo apareció en una sola ocasión, también a través de un video. No se supo más de ellos. Eran parte de los grupos de autodefensa que se deslindaron de Hipólito Mora -cuando éste depuso las armas- y pretendieron continuar en acción.

     “Nunca más se pudieron registrar actividades de ese grupo criminal, ni se atribuyó actos de venganza social o de exterminio a los cárteles de la droga de la región de Tierra Caliente, principalmente de la zona de Apatzingán”, menciona Lemus Barajas.

    El también autor de los libros “Michoacán en guerra” y “Mireles el caudillo” destaca que IRIS estaría ocupando un espacio más mediático. “Son pocos los hombres que lo conforman y estarían actuando en forma más mediática como en el caso del video de su presentación donde ponen un ultimátum al gobernador Silvano Aureoles, diciendo que comenzarán la limpieza de Michoacán después de la visita del Santo Padre, como dijeron ellos”.

    Cabe mencionar que Los Blancos de Troya fue un grupo que nace de una escisión de los autodefensas de Hipólito Mora, muy religioso, muy apegado a la Iglesia Católica, asociado de alguna manera con el grupo Cristos que formó el Padre Gregorio López con el apoyo del propio Mora. Misma ideología que ahora maneja el supuesto grupo IRIS.

    RESPUESTA OFICIAL 

    El anuncio de las nuevas células del crimen organizado fue minimizado horas más tarde por el gobernador Silvano Aureoles Conejo, cuya primera reacción ante los medios de comunicación fue afirmar que “no hay absolutamente nada de qué preocuparse”. Tras restarle importancia al asunto, aseveró que las personas que colocaron las mantas fueron detenidas.

    A varios días de los hechos y en vísperas del inicio de operaciones del Mando Único policial en Michoacán, Aureoles advirtió a criminales y a los autodefensas -que presuntamente terminan sus funciones como policías comunitarios- que va en contra de aquellos actúen al margen de la Ley, delinquiendo y perturbando la paz social.

    “Estoy determinado a erradicar sus perniciosas actividades mediante la aplicación irrestricta de la Ley y la justicia”, finalizó el mandatario, quien convocó a los sectores sociales a firmar el Manifiesto del Pueblo Michoacano, documento que muestra que todos los ciudadanos “buscamos el bien ser y el bien actuar” por el beneficio de la entidad.
    (Por Zeta Tijuana)
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario