sábado, 6 de febrero de 2016

Si la sembramos, es porque no hay otra cosa dice sembrador de amapola “Toda la gente aquí la siembra"

  • sábado, 6 de febrero de 2016
  • Comentarios
    Una parcela de amapola produce alrededor de tres kilos de goma de opio en tres meses; un kilo es vendido entre 14,000 y 17,000 pesos
    Por AFP
    Guerrero.-NARCOVIOLENCIA.-En las montañas de Guerrero, México.- En la profundidad de las montañas del sur de México, un sonido parecido al de una cigarra, “tssk-tssk-tssk”, proviene de un aspersor de agua y rompe el fantasmal silencio cuando rocía una pequeña parcela con amapolas.

    Vistiendo un sombrero de paja, una playera polo y pantalones de mezclilla, Jorge rasga el bulbo de amapola con una navaja de rasurar, dejando caer un líquido pegajoso: es la materia prima de la heroína que alimenta la pujante demanda de adictos en Estados Unidos y es combustible para la creciente violencia en México.
    Jorge, de 23 años, es propietario de dos parcelas ubicadas a media hora en burro de su pequeña casa en las remotas montañas del estado de Guerrero, una región azotada por una guerra territorial entre cárteles del narcotráfico.

    Unas 80 personas, incluyendo mujeres y niños, viven en la improvisada comunidad donde cada familia tiene sus propias parcelas de amapola, un cultivo mucho más lucrativo que cualquier otro.

    En la comunidad no hay una plaza o servicios médicos, pero hay una capilla. Los niños caminan una hora a otras comunidades para poder asistir a la escuela. Los pocos cultivos de maíz son para autoconsumo.

    Hace unas cuantas noches se pudieron escuchar a distancia disparos de armas de fuego, pero Jorge se quedó como si nada. Así es la vida en las montañas de Guerrero.

    “Aquí, si la sembramos, es porque no hay otra cosa. Si uno la siembra es por necesidad”, dice Jorge, quien rechazó dar su nombre completo por razones de seguridad. Por la misma razón, la AFP también reserva el nombre de la comunidad.

    “Toda la gente aquí la siembra. Aunque digan que es droga, para nosotros es normal. Es como sembrar maíz, tomate, chile”, añade el campesino, tras haber trabajado en sus 1.600 metros cuadrados al pie de una colina.

    Guerra por la heroína

    Aunque los habitantes de la zona se niegan a revelar a qué grupo del narcotráfico venden la goma de opio que recolectan, Guerrero está dominado por dos cárteles: los Guerreros Unidos y Los Rojos.
    La guerra territorial que mantienen ha transformado a Guerrero en una peligrosa región marcada por desapariciones y asesinatos, con una tasa de homicidios de 56,5 por cada 100.000 habitantes en 2015, la más alta en México.

    Amapola.

    “Una parte muy importante de la violencia que se ha vivido en los últimos años en esta zona del país se genera a partir de la producción de amapola”, explicó a la AFP, Roberto Campa, subsecretario del interior para Derechos Humanos.

    Guerrero es la entidad en la que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron detenidos por policías corruptos y entregados a integrantes de Guerreros Unidos, quienes los mataron bajo el argumento de que habían sido confundidos con Los Rojos, según la fiscalía.

    Las autoridades también investigan la posibilidad de que los estudiantes hayan sido atacados por haber retenido un autobús que llevaba un cargamento de heroína destinada a Estados Unidos, sin que ellos lo supieran.

    Gerardo Rodríguez, experto en seguridad nacional de la Universidad de las Américas en Puebla (centro), señaló que México es el principal abastecedor de heroína en Estados Unidos.

    Los cárteles mexicanos han construido sofisticados laboratorios para producir heroína con altos niveles de pureza, gracias a precursores químicos que importan de China e India, añadió.

    “Han bajado los precios de la heroína y de otros opioides porque ha mejorado la calidad y se ha inundado el mercado en Estados Unidos”, señaló Rodríguez.

    La parcela de Jorge produce alrededor de tres kilogramos de goma de opio cada tres meses. Un kilo es vendido entre 14.000 y 17.000 pesos (de 760 a 925 dólares), dependiendo de la temporada.

    Algunas veces, él paga unos 16 dólares al día a campesinos que le ayudan a rayar el bulbo de amapola y a juntar la goma. Los narcotraficantes suben a las montañas a comprar el producto.

    Alejandro Hope, un exagente de inteligencia de México, señala que se requieren de 15 a 25 kilos de goma de opio para fabricar un kilo de heroína.

    El kilo de heroína de “brea negra” se vende entre 50.000 y 60.000 dólares a los distribuidores en Estados Unidos.

    Estadísticas de la Secretaría de la Defensa Nacional -a las cuales la AFP tuvo acceso a través de la ley de transparencia- ilustran el grado del incremento en la producción de amapola en Guerrero: la incautación de goma de opio pasó de 60 kilos en ese estado en 2000 hasta llegar a más de una tonelada en 2014.

    Aunque no hay cifras oficiales sobre la extensión sembrada en el país, con base en erradicaciones militares de 20.000 hectáreas entre 2014 y 2015, se puede saber que en “el último año aparece un aumento de la superficie” cultivada, dijo a la AFP Antonio Mazzitelli, representante en México de la oficina Contra la Droga y el Delito de la ONU.

    Sueño de jóvenes

    En la comunidad de Jorge, la gente dice que su pueblo esta exento del baño de sangre porque no es disputado por mafias del crimen organizado.

    “En la sierra uno se ubica en los plantíos, porque desde muy chico a uno le enseñan… antes de entrar a la escuela”, dice Jorge.

    “Muchos chavalillos (jóvenes) o yo mismo no pensábamos en estudiar. Yo pensaba en sembrar amapola, en comprarme un auto nuevo”, señala.

    Los campesinos a veces pierden su inversión cuando los militares fumigan los campos, pero el negocio no se acaba.

    “El gobierno es político, en un tiempo dejan, en otro no”, explica Jorge. “Ellos saben que no pueden destruir completamente la amapola”.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario