viernes, 22 de abril de 2016

Adiós a los muros: El futuro de la seguridad fronteriza está aquí y es aterrador

  • viernes, 22 de abril de 2016
  • Comentarios
    En la décima Exposición Anual de Seguridad Fronteriza en San Antonio, Texas, oficiales del Departamento de Seguridad Nacional echaron un vistazo a varios stands con hologramas 3D, equipos para tomar pruebas biométricas, detectores subterráneos de actividad sísmica y pistolas ergonómicas; las invenciones más recientes para vigilar y proteger la frontera de Estados Unidos.

    "Si pudiera, le diría al Sr. Trump que podemos construirle su muro, uno que cuente con 360 grados de vigilancia por radar", bromeó Bryan Block, un representante de ventas, antes de regresar a su stand para dar un discurso sobre su compañía FLIR Systems, "somos el sexto sentido del mundo. Lo que no puedas ver a simple vista, lo buscamos por ti".
    En efecto, la Exposición de Seguridad Fronteriza —la exhibición más grande de este tipo, que reúne a cientos de vendedores con las autoridades locales y del Departamento de Seguridad Nacional en un mismo lugar— hizo a la idea de Trump parecer muy antigua. Las compañías (varias que ya trabajan para el DSN y otras principiantes) buscan sacar provecho del intento de ese organismo para fortalecer la frontera sur con herramientas de vigilancia de última generación y armas. Cada año, el DSN invierte cada vez más en ese tipo de productos —el presupuesto que este organismo destinó a la tecnología fronteriza fue de 351 millones de dólares [6,055 millones 749,122 pesos] en el año fiscal de 2014 y de 373.5 millones de dólares [6,443 millones 938,169 pesos] en 2016— y se estima que el mercado global de control fronterizo y biometría se duplique de los 16,500 millones de 2012 a 32,500 millones en 2021, según estimaciones de Frost and Sullivan, una compañía de investigación del mercado.

    Por años, el DSN ha empleado tecnologías cada vez más sofisticadas en la frontera, y a pesar de que el porcentaje de indocumentados disminuyó un 80 por ciento desde el año 2000, el gobierno está convencido de que sus medidas no son suficientes. Así que este año el DSN seguirá invirtiendo aún más en radares, videocámaras y herramientas militares para sellar la frontera.
    Michael Camera muestra la pistola que ofrece su compañía, Heckler and Koch. Su compañía ya proporciona pistolas de calibre 40 a la patrulla fronteriza, pero quiere expandirse con una variedad más amplia de armas.

    La propuesta del "muro radar" de Block es justamente lo que el DSN tiene en mente: el mes pasado, la agencia recibió luz verde para construir una reja virtual en los alrededores de la frontera sur. Esto constaría de una serie de torres equipadas con sensores y cámaras para atrapar a los ilegales al norte de la frontera entre México y Estados Unidos. Estas torres, llamadas Torres Fijas Integradas, están diseñadas para "vigilar zonas de gran extensión, así como rastrear, identificar y clasificar incursiones fronterizas ilegales entre los puertos fronterizos", anunció el DSN en 2012, año en que se concibió el programa por primera vez. Según un informe reciente que hizo Nextgov, un sitio web que habla sobre tecnología federal, el gobierno contrató a la compañía de seguridad israelí Elbit Systems para construir un total de 50 torres por 145 millones de dólares. La valla virtual consta de un pequeño tramo de dispositivos equipados con radares en la frontera. Según Block —cuya compañía fabricó varias de la cámaras—, las patrullas fronterizas y las "unidades fijas" cerca de la frontera utilizan cámaras infrarrojas para detectar calor corporal. El DSN le otorgó a FLIR Systems un contrato de 101.9 millones de dólares [1,775 millones 296,582 pesos] en 2011 para proporcionarles cámaras infrarrojas por cinco años.

    "El radar te permite tener menos agentes inspeccionando menos áreas al mismo tiempo. El radar vigila 24/7. Si se registra algún movimiento, un agente puede salir y detenerlo", dijo Block.
    Teresa Wu, directora de comercial de Morpho, muestra el equipo portátil de biometría en maletines equipados con dispositivos para tomar huellas digitales y computadoras para los agentes fronterizos.

    La agencia también anunció en noviembre que el DSN está expandiendo su uso de videocámaras de vigilancia para incluir "cámaras fijas, móviles, marítimas y corporales", y este mes, el gobierno envió una solicitud de información a las compañías que podían ofrecer tanto cámaras corporales como cámaras montadas en vehículos para grabar desde múltiples ángulos.

    Sin embargo, como las cámaras graban constantemente, los agentes tienen que clasificar todo el material grabado para encontrar fallos de seguridad. Así que la compañía biométrica Morpho, quienes se presentaron en stand en la exposición, creó una herramienta que analiza grabaciones para encontrar rostros, movimiento corporal e incluso placas de coches. Esta herramienta, llamada Morpho Video Investigator, también te indica si las caras se repiten a lo largo de la grabación y busca en línea rasgos que coincidan con ellas.

    "Nuestro producto es la respuesta al reto de la información visual, de cómo filtrar todos estos videos" dijo Teresa Wu, la directora de comercialización estratégica de Morpho. "Podemos procesar 500 horas de información en diez horas, y esto agiliza las investigaciones". El gobierno todavía no ha adoptado el nuevo producto, pero Wu dice que el DSN "ha mostrado un gran interés" en el investigador en video.
    La empresa Hitachi presentó un nuevo aparato que es mitad cámara, mitad radar.

    La propensión del DSN de experimentar con nuevas tecnologías hace que la predicción de Wu parezca plausible. A unos metros de distancia de ella se encontraba un compañía que vende impresiones holográficas por 1 millón de dólares [174 millones 3,598 pesos] y que presumió que sus máquinas ya se utilizaban en las estaciones de la patrulla fronteriza. Un portavoz de la compañía explicó que las impresiones son una herramienta de entrenamiento óptima para los agentes porque estas imágenes holográficas son muy realistas y funcionan mejor que los mapas y modelos. Una persona o dron toma fotografías aéreas en la frontera, luego imprime esa imagen con la impresora holográfica y la utiliza para analizar mejor el panorama y desplegar misiones.

    "Los hologramas no salvan vidas ni detienen balas, pero sí le dan a las personas una idea cognitiva de lo que ocurre físicamente alrededor de ellos", dijo Rick Black, director de relaciones gubernamentales de la compañía Zebra Imaging. "Nosotros te brindamos una sensación visual de presencia; el holograma se ve tan natural que te hace pensar que es un modelo real. Tu cerebro cree que es un modelo auténtico aunque sepas que se trata de un panel de luz".

    Black mostró un modelo 3D de la frontera con Arizona. Las montañas parecían tan reales que la gente se acercó a tocarlas.

    "Esto brinda una vista completa de 360 grados. Es para darle a los agentes una idea de donde se encuentran en caso de que tengan que planificar una misión, por ejemplo, cuando señalo aquí, todos ven exactamente el lugar que estoy señalando", explicó Black.
    Un representante de Zebra Imaging muestra una fotografía holográfica en 3D que fue impresa con una de las impresoras de 1 millón de dólares de la compañía. Las impresoras ya se encuentran en tres estaciones fronterizas.

    Zebra Imaging primero le vendió sus impresoras al ejército de Estados Unidos para que las utilizaran en Iraq y Afganistán. Black afirma que las impresoras han producido 14,000 imágenes durante las misiones en Oriente Medio. Ahora, el DSN ha "transferido tres de ellas junto con todo su equipo" a las estaciones de la patrulla fronteriza en San Diego, Tucson y El Paso. Black explicó que sus posibilidades de uso son ilimitadas, en especial para situaciones de emergencia.

    "Cuando ocurren emergencias, el gobierno contrata a múltiples agencias que podrían no funcionar en esa área; como en el caso de la crisis de inmigrantes de América Central en 2014", mencionó Black refiriéndose al influjo de inmigrantes que llevan huyendo de la violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador desde 2014. "Ahora todos pueden ver donde están. No hay nada en el mundo que se parezca a esta impresora".

    Entre todos los expositores de vehículos blindados, drones, equipos tácticos y visores nocturnos, sólo se encontraba una compañía tradicional de vallas, cuyos dueños parecían desanimados por el poco interés en su producto.

    "No volveremos el próximo año", me dijo uno de ellos.

    Por:Meredith Hoffman/ VICE

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario