miércoles, 11 de mayo de 2016

Estados Unidos tras la esposa de Caro Quintero, la señala como cabecilla del narco

  • miércoles, 11 de mayo de 2016
  • Comentarios
    Washington, Estados Unidos.- La Oficina de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha designado hoy a la mexicana Diana Espinoza Aguilar, también conocida como Altagracia Espinoza Aguilar, como Narcotraficante Especialmente Designada de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros (Ley Kingpin), luego de realizar actividades junto a su pareja, Rafael Caro Quintero.

    Como resultado de esto, todos los bienes e intereses de Espinoza Aguilar en Estados Unidos, han sido congelados, y a los estadounidenses se les ha prohibido participar en transacciones con ellos.
    “La designación de Diana Espinoza Aguilar demuestra una vez más que el fugitivo narcotraficante Rafael Caro Quintero depende en gran medida del apoyo de sus familiares,” expresó John E. Smith, Director Interino de la OFAC. “El Departamento del Tesoro en coordinación con la DEA, está comprometido a proceder legalmente contra Caro Quintero hasta que sea llevado ante la justicia y su organización sea desmantelada”.

    Actividades ilegales
    Diana Espinoza Aguilar ha tenido vínculos con actividades de tráfico de drogas durante años. En 2008, fue detenida en México junto con su marido en aquel tiempo, un narcotraficante colombiano, y fue acusada por delitos relacionados con cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero.
    Fue condenada a prisión y mientras estuvo encarcelada en la prisión de Puente Grande, Jalisco, conoció a Caro Quintero también encarcelado entonces.  Espinoza Aguilar posee algunos bienes de Caro Quintero bajo su nombre, los cuales él obtuvo de las ganancias de la droga.

    Rafael Caro Quintero
    El Presidente de Estados Unidos identificó a Caro Quintero como un Narcotraficante Especialmente Designado de conformidad con la Ley Kingpin en el 2000. Caro Quintero comenzó su carrera criminal a finales de la década de 1970, cuando él y otros formaron el cártel de Guadalajara y acumularon una fortuna ilícita.

    Caro Quintero es un narcotraficante mexicano quien también es fugitivo de la justicia de los Estados Unidos, además de ser el autor intelectual del asesinato del Agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) Enrique Camarena ocurrido en 1985.

    Mientras estuvo en prisión, Caro Quintero continuó sus relaciones con las organizaciones mexicanas de narcotraficantes y utilizó una red de familiares y testaferros para invertir su fortuna ilícita en empresas aparentemente legítimas y desarrollos inmobiliarios en la ciudad de Guadalajara.

    El 9 de agosto de 2013, Caro Quintero fue liberado de una prisión mexicana cuando aún restaban 12 años para que cumpliera su sentencia. Caro Quintero continúa involucrado en actividades de tráfico de drogas desde su liberación.

    Caro Quintero ha sido acusado en el Tribunal del Distrito Central de California por cargos relacionados con el secuestro y asesinato del Agente Especial Camarena, así como por tráfico de drogas. El gobierno de los Estados Unidos, bajo la dirección de la DEA, busca la captura y extradición de Caro Quintero para que enfrente estos cargos.

    La DEA ofrece una recompensa de hasta 5 millones de dólares por información que conduzca a su arresto y/o condena. La OFAC y la DEA trabajaron en estrecha colaboración para llevar a cabo la acción que se anuncia hoy.

    Desde junio del año 2000, más de 1,900 empresas e individuos han sido designados conforme a la Ley Kingpin por su participación en el tráfico internacional de narcóticos. Las sanciones por violaciones a la Ley de Cabecillas fluctúan entre penas civiles de hasta 1 millón 75 mil dólares por cada violación hasta penas criminales más severas. El castigo para directivos de empresas puede ser de hasta 30 años de prisión y multas de hasta 5 millones de dólares.

    Las multas criminales para empresas pueden alcanzar los 10 millones de dólares. Otros individuos pueden enfrentar hasta 10 años de prisión y multas de conformidad con el Título 18 del Código de los Estados Unidos por violación criminal a la Ley Kingpin.
    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario