miércoles, 1 de junio de 2016

“Tú estás muerto, ya te enterramos” Le lloran y lo sepultan; aparece vivo tras su funeral

  • miércoles, 1 de junio de 2016
  • Comentarios
    El Dorado, Sinaloa.- Ante una cruz negra con las iniciales de su nombre, que fue  puesta sobre una humilde tumba en el panteón de Santo Tomás, sindicatura de Eldorado, Francisco Javier Ontiveros Vázquez derrama unas lágrimas, en ese lugar y al lado de la tumba de su padre, legalmente sepultaron sus restos, luego de que las autoridades lo declararan oficialmente muerto.

    Mientras su familia lloraba sobre el ataúd donde supuestamente yacía su cadáver en estado de descomposición, él se encontraba internado en un hospital reponiéndose de varias lesiones que sufrió tras ser atacado a golpes por personas desconocidas cuando caminaba por una de las calles de esta ciudad capital.

    Documento donde se confirma la entrega del cuerpo. Foto: EL DEBATE

    Su cadáver fue entregado a sus familiares la noche del pasado 26 de mayo por una reconocida casa funeraria, a quien se lo entregó el Servicio Médico Forense, a escasas horas de que una hermana viera unas fotografías y lo reconociera como su “carnal”.

    Así sin una prueba de ADN y sin realizar más averiguaciones, la Agencia Segunda del Ministerio Público del Fuero Común y la Semefo ordenaron que los restos de una persona, hasta ayer desconocida, fueran trasladados a Eldorado, en donde recibiría cristiana sepultura.
    ¿Crees que el Servicio Médico Forense hace bien su trabajo?

    Regresó de la muerte

    De acuerdo a Silvia, hermana de Francisco Javier, la semana pasada le dijeron que su hermano había sido asesinado en esta ciudad capital,  y como tenía tiempo de no verlo, se abocó a buscarlo sin dar con él.
    Tras recibir la noticia, se quedó con la duda de si estaba muerto, por lo que acudió al Semefo.
    Al estar ahí le enseñaron las fotografías de varios cadáveres, y de pronto vio que uno se parecía  a su hermano en el color de la piel y en la forma de algunas facciones, por lo cual les dijo que sí era.
    Relató que una hija que la acompañaba le preguntó al que las atendía en el Semefo si le iban a realizar pruebas de ADN, y este le dijo que no, porque además de haber sido asesinado con arma blanca sufría de hepatitis C.
    El lugar donde supuestamente lo sepultaron. Foto: EL DEBATE

    Silvia aseguró que detectó que había mucha prisa por entregar ese cadáver, al cual no pudieron ver porque lo entregaron en un ataúd sellado con la indicación de que no fuera abierto. El cuerpo fue entregado ese mismo día que lo identificaron y tras un gran sufrimiento lo sepultaron al día siguiente.

    Aún con una de las coronas y parte del mobiliario del sepelio en el domicilio donde se realizó el velorio, Silvia contó que el pasado domingo a las 21:30 horas salió para dirigirse al centro de Eldorado, cuando de pronto miró en una de las calles a su hermano muerto, el cual le hacía señas con una mano.

    Debido a la impresión, en un primer instante creyó que se trataba de una aparición, por lo que le grito: “Tú estás muerto, ya te enterramos”, y se alejó a toda prisa de él. Al llegar a su casa, le contó a su hija lo sucedido, quien salió a buscar a su tío llevándose la sorpresa de que estaba vivo.          
    Tras recuperarse del impacto, se enteró de que todo había sido un error y se puso a llorar, pero ahora de alegría. Con impotencia, Francisco, al llegar a la casa en donde lo velaron, agarró a patadas una corona, no podía creer lo que le decían.
    Francisco visitando su tumba. Foto: EL DEBATE

    Dolor y susto.

    María A. Gutiérrez, madre de Francisco Javier, recuerda que lloró hasta el cansancio sobre el ataúd en donde creía que descansaba su amado hijo. Su dolor fue tanto, que había momentos en los cuales sentía morirse debido a que sufre diabetes, y tuvo que recibir atención médica para evitar que sufriera una recaída.

    Contó que fue la mañana del pasado lunes cuando una hija le habló para que fuera a la casa donde fue el sepelio y tras sentarla en una silla y preguntarle si ya había tomado su medicamento, salió su hijo “muerto” y le dio un abrazo. Explicó que primero se asustó, luego le dio mucho gusto y tras la impresión está viva de milagro.  

    Ayer, ella no pudo llegar hasta la tumba en donde creía haber enterrado a su hijo y prefirió quedarse sentada metros antes. Con el rostro pálido aseguró que aún se sentía mal por todo el dolor que había sentido.

    Ahí, dijo no arrepentirse de haberle llorado una persona desconocida, pero le preocupa que una familia lo esté buscando.
    Un altar para Francisco. Foto: EL DEBATE

    Esta madre llama a la autoridad para que le regrese todo lo que gastó en el velorio, porque fueron alrededor de 37 mil pesos, se quedó con muchas deudas y son de muy bajos recursos. Además de que vendió varios artículos electrodomésticos para poder cubrir los gastos.

    Debido a varias lesiones que aún tiene en su cuerpo, Francisco tardó tiempo para llegar a lo que es su tumba. Su rostro cambió de color al ver las coronas y una imagen de la Virgen de Guadalupe sobre ese lugar en donde se supone que descansa por toda la eternidad.

    Después de asimilar un poco lo que ocurría, se acercó a la cruz y la acarició con ternura mientras sus ojos no podían contener las lágrimas, movía la cabeza de un lado a otro mientras que Miguel López, defensor de Derechos Humanos de Eldorado, lo tranquilizaba diciéndole que estaban muy contentos de que estuviera vivo.

    El hombre al que por equivocación “mataron” las autoridades nunca tuvo un cuestionamiento ni reproche para nadie.

    Reclamo.

    Miguel López exige a la Procuraduría que regresen el dinero que la familia gastó en el funeral, también que exhumen el cadáver que enterraron para saber quién es y puedan dárselo a la verdadera familia.

    Asegura que no es que el desconocido estorbe en el Eldorado, por el contrario, lo van adoptar y visitar hasta que sea exhumado, pero cuestiona ¿cuántos muertos habrán entregado de forma errónea por no seguir con los protocolos? Criticó la facilidad con la que están entregando los cuerpos en el Semefo, por lo que exige se tenga mucho cuidado y se haga la investigación correspondiente hasta que se dé con la identidad de quien ellos sepultaron. También demanda a las autoridades de la Procuraduría dar la cara por este hecho.

    Ayer, este caso sería expuesto en la Comisión Estatal de Derechos Humanos toda vez que Francisco está muerto legalmente y tiene que recuperar su identidad.    

    Ahora, Francisco toma toda esta confusión y el estar sanando de las heridas que sufrió tras ser atacado, como una segunda oportunidad y promete una y otra vez ser mejor hijo y mejor persona.
    Su tumba hoy sólo es un mal recuerdo. Foto: EL DEBATE

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario