jueves, 22 de septiembre de 2016

Comando de pistoleros de El Chapo #701 toman bastión de los Beltrán Leyva en Badiraguato

  • jueves, 22 de septiembre de 2016
  • Comentarios
    Decenas de hombres armados, al parecer al mando de Aureliano Guzmán Loera el Guano, tomaron desde hace varios días el poblado de Huixiopa, Badiraguato, que hasta hace unas semanas era controlado por gente de los hermanos Beltrán Leyva.

    Desde este pueblo partieron los comandos, que en junio pasado tomaron La Tuna y se introdujeron a la casa de Consuelo Loera, madre de Joaquín el Chapo Guzmán, dando muerte al menos a dos pobladores.

    De acuerdo a un recorrido hecho ayer por el semanario local Ríodoce, el pueblo se encontraba abandonado, pues todos los residentes de esa sindicatura y sus alrededores, huyeron a otros ranchos o bien, a Culiacán debido a los enfrentamientos que diariamente ocurren en la zona.

    “Está es zona de guerra y en cualquier momento truenan los cohetazos, así que les recomendamos que mejor se vayan por donde vinieron”, ordenó uno de los gatilleros, quien portaba una gorra donde se leía el #701, que hace alusión a Joaquín Guzmán. El mismo sicario aclararía que, efectivamente, eran “gente del señor Guzmán”.



    Según reportes de residentes que huyeron del lugar desde ya hace varios días, los enfrentamientos han sido casi a diario, y la presencia de gatilleros del Guano sugiere que la guerra en esa región se está inclinando a favor de la familia Guzmán Loera.
    Los sicarios aparentemente no están atacando civiles, según se pudo constatar durante el recorrido, ya que a los únicos dos residentes que pasaron rumbo a Arroyo Seco, se les cedió el paso.

    Los pistoleros aclararon que ni con civiles ni contra el gobierno era la guerra, sino contra gente de los Beltrán Leyva.

    “A esos sí los vamos a trozar”, dijo uno de los pistoleros, todos ellos armados con rifles AK-47, con cargador de disco, granadas, radios y municiones.

    En el lugar la presencia del gobierno fue nula, según pudo constatarse durante la inspección hecha por Ríodoce, y por las observaciones de los sicarios, los enfrentamientos continuarán hasta que un bando aniquile por completo al otro.

    Desde la cabecera municipal, hasta Bacacoragua, lugar donde termina el asfalto, no se aprecia la presencia de ninguna corporación policíaca, ni del Ejército, ni de la Marina.

    El propio alcalde de Badiraguato, Mario Valenzuela, reconoció ante Ríodoce que desde que el Ejército abandonó la zona, hace algunas semanas, los enfrentamientos se reanudaron, provocando que varios pueblos de esa región fueran abandonados por sus moradores.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario