jueves, 22 de septiembre de 2016

El ultimo vuelo de los "Tigres", F-5E los aviones de combate de la Fuerza Aérea Mexicana

  • jueves, 22 de septiembre de 2016
  • Comentarios
    En este pasado desfile militar por la Independencia, volaron por última vez los jets de combate F-5E de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM). Navegaron sobre el cielo de la Ciudad de México tres de los cuatro aviones caza Tiger que quedan, de los doce que en su momento conformaron el Escuadrón Aéreo de Pelea 401. Cumplieron 34 años de servicio, ya no satisfacen sus objetivos estratégicos (vigilancia, intercepción de aeronaves hostiles y resguardo de instalaciones estratégicas); sus costos de operación y mantenimiento son muy altos e insostenibles; y serán sustituidos por un escuadrón de veinticuatro F-16, de los que doce deberán estar operando en 2018.

    Ciudad de México.- El cuarto desfile militar que encabezo el presidente Enrique Peña Nieto será también el de la nostalgia, el del adiós para el Escuadrón Aéreo de Pelea 401 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), el de los jets F-5.

    Los Tigres de la FAM volaron por última vez sobre el cielo de la Ciudad de México luego de cumplir 34 años de servicio ininterrumpido, marcado por claroscuros en los que hubo de todo; desde accidentes fatales y la suspensión de sus vuelos en desfiles como medida de seguridad, hasta el presunto involucramiento de uno de sus comandantes con el crimen organizado.
    Los F-5E/F llegaron a nuestro país en 1982 y se arraigaron entre los mexicanos como el símbolo más poderoso y representativo del poder militar aéreo del país.

    Comprados directamente a la firma estadunidense Northrop Aircraft (hoy Northrop Grumman Inc.) en cerca de 10 millones de dólares cada uno, los 12 jets F-5E/F que integraron la flota del Escuadrón de Defensa 401 fueron integrados a la FAM para desempeñar misiones de vigilancia estratégica, intercepción de aeronaves hostiles y resguardo de instalaciones estratégicas.

    En 2015, el mando central de la FAM ordenó reparaciones menores para poner a punto y mantener operativos a cinco aparatos F-5E. Con ello se buscaba recuperar la mayoría de las unidades del 401 ED (Escuadrón de Defensa) hasta llegar a nueve aparatos.

    En las reparaciones se invirtieron apenas tres millones y medio de pesos. No se logró reintegrar el 401 ED. Hoy solo quedan cuatro de estas aeronaves operando la defensa estratégica del país. El 16 de septiembre solo volaron tres de estos viejos tigres.



    Recuerdos

    Originalmente el gobierno de México, apoyado en la bonanza petrolera de aquellos años, había negociado en 1981 la compra de un lote de 24 jets Kfir con Israel.

    Sin embargo, como los aparatos llevan un motor de fabricación estadunidense, el Pentágono bloqueó la compra y a cambio abrió las puertas para forzar la negociación de una flota de 12 aviones F-5E/F Tiger nuevos y equipados para intercepción aérea.

    El lote estaba compuesto por 10 aviones monoplaza y dos biplazas para entrenamiento de nuevas tripulaciones.

    De acuerdo con el especialista José Antonio Quevedo, los primeros siete aparatos procedentes de la planta de Northrop en California llegaron en agosto de 1982 a México y fueron concentrados de inmediato en la Base Aérea Militar Número Uno en Santa Lucia (BAM-1) para preparar su presentación sobre la capital del país en el desfile del 16 de septiembre de ese año.

    Los aparatos ejecutaron pases sobre la ciudad, mostrándose por primera vez como el primer escuadrón de combate de la FAM, ya que los 30 aviones T-33 comprados en los sesenta no reunían los requerimientos técnicos y armamentísticos para considerarlos como aeronaves de pelea.

    Quevedo recuerda en uno de sus textos que “Los F-5E/F mexicanos, en misiones de combate aéreo son armados para intercepción y pelea con dos misiles aire-aire AIM-9P Sidewinder con un alcance de aproximadamente 21 km, además de contar con los dos cañones Colt-Browning M-39A2 de 20mm, que pueden disparar más de 280 disparos por minuto, los aviones biplaza solo cuentan con un solo cañón en el lado izquierdo.”

    Agrega que “para misiones de entrenamiento, las aeronaves son equipadas con regularidad con misiles AIM-9P de entrenamiento ya que sus sistemas electrónicos operan igual que un misil activo rastreando y bloqueando a la aeronave enemiga aunque su motor es inerte, pero enseñan al piloto a trabajar con este tipo de armamento.”

    Para misiones de ataque a tierra, dice el especialista, se pueden armar con dos o cuatro lanzacohetes  LAU de 7 o  20 bocas respectivamente, dos en cada ala o combinar distintos tipos de bombas, para propósitos generales.

    Pero la dotación original de Tigres comenzó a reducirse muy pronto. En 1983, una de las aeronaves se estrelló en Chihuahua durante un vuelo de práctica con fuego real.

    En 1995, durante el desfile militar de ese año, ocurrió el trágico accidente en el que un F-5F que era piloteado por el General de Ala Gonzalo Curiel, se estrelló en pleno vuelo sobre Cuajimalpa contra un jet T-33 y éste contra otros dos aparatos similares. Murieron seis integrantes de la FAM. Solo se salvó el entonces teniente Gerardo Ceballos.

    El accidente hizo que los F-5 fueran retirados de los desfiles militares durante varios años.

    En ese contexto se conoció información que relacionaba al general Curiel con el cártel de Juárez y en particular con Amado Carrillo (quien falleció en 1997 durante una cirugía en la que supuestamente se le iba a modificar el rostro).

    Se dijo que el general estaba bajo investigación en aquellos días, se mencionaron daros sobre supuestas entradas a instalaciones militares de narcos e hijos de capos de la droga que se paseaban en aparatos de la Fuerza Aérea, pero las autoridades nunca revelaron detalles de la indagatoria y no se supo más del asunto.

    Mantener a un tigre

    Con los años, el costo del mantenimiento y la operatividad de los F-5E/F fueron impactando la parte del presupuesto destinada al 401 ED.

    Al inicio del gobierno de Felipe Calderón, su secretario de la Defensa, el general Guillermo Galván, reunido con un grupo de legisladores federales, advirtió que el  atraso militar de México se reflejaba ya en las magras condiciones del ejército y fuerza aérea.

    La situación es tal, decía Galván, que a este paso el poder bélico se degradará rápidamente en cinco años si no hacemos algo ya. En 2007, de acuerdo con las cifras mostradas por el Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN), la FAM tenía 73 aeronaves de pelea:

    -10 F-5E/F

    -35 Pilatus PC-7

    -2 Pilatus PC-9

    -6 UH-60L (Black Hawks)

    -20 MD 530 (helicópteros Mc Donell Douglas)

    El secretario de la Defensa agregaba que los F-5 fueron comprados en el contexto de la Guerra Fría y en medio de un panorama en el que no se descartaban probables conflictos con países centroamericanos, pero que esos escenarios ya habían cambiado.

    Y advertía también que dada la crisis de envejecimiento y desgaste de más de la mitad de las aeronaves de la FAM, los escuadrones de transporte aéreo y de pelea desaparecerían muy pronto si no se actuaba a la brevedad.

    El sexenio de Felipe Calderón fue el sexenio del inicio de la guerra contra el narcotráfico. Este escenario influyó en el desgaste acelerado de muchos aparatos de la FAM, incluyendo a los F-5.

    En enero de 2011, se conocieron datos acerca del costo en el mantenimiento y operatividad de los F-5 y de otras aeronaves. El diario La Jornada informaba que  “los nueve aviones de combate F-5 –adquiridos en 1982– triplicaron sus horas de vuelo en los pasados 10 años y con ello se multiplicó el gasto destinado a mantenimiento, que pasó de 708 mil 814 pesos en 2000 a 44 millones 831 mil 385 en 11 meses de 2010”.

    La nota señalaba que “de acuerdo con información de la FAM, las horas de vuelo de los aviones supersónicos pasaron de 332 en 2000 –con un máximo de 40 en enero de ese año– a 986 en 2010, con máximos de 120 (enero), 119 (julio) y 116 (noviembre) del año pasado”.

    Tres años antes de que la guerra al narco se recrudeciera, la Sedena, a través del entonces Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI, hoy INAI) me entregó datos sobre el costo de operatividad por hora de varias aeronaves, entre ellas los F-5.

    AERONAVES COSTO DE COMBUSTIBLE POR HORA. COSTO POR HORA DE VUELO
    (COSTO OPERACIONAL).


    Los costos de operatividad de las aeronaves de la FAM se triplicaron hacia el final del sexenio, sobre todo los de la flota de helicópteros.

    En este marco el general Galván presentó un proyecto para la compra de un escuadrón de 12 jets F-16 Block 30 con lo que se reemplazaría a los F-5. La iniciativa no prosperó en el congreso porque no había condiciones económicas para asumir tal gasto.

    Al final de su mandato, el presidente Felipe Calderón hizo un viaje de trabajo a los Estados Unidos. Durante el vuelo hacia Washington el avión presidencial fue escoltado por dos jets F-5. El 24 de septiembre, el Diario 24 Horas reportaba que el mandatario había sido escoltado por aviones viejos y caros en su mantenimiento.

    Los costos en el mantenimiento de los F-5 del Escuadrón 401 se elevaron hasta los 18 millones 615 mil pesos por año, indicaba la nota que no precisaba en qué periodo se había registrado tal aumento.

    Modernización

    Con Enrique Peña Nieto en la presidencia y con el general Salvador Cienfuegos Zepeda al frente de la Sedena se inició finalmente la anunciada modernización de la FAM, estructurada hasta el 2030 en tres etapas.

    De acuerdo con el Programa Sectorial de  Defensa Nacional 2013-2018, la FAM deberá adquirir 172 aparatos, entre helicópteros, aviones y aeronaves no tripuladas, para consolidar una nueva y eficiente flota aérea militar.

    En la tercera etapa, del 2025 a 2030, deberán adquirirse 24 aviones de combate destinados a la defensa y vigilancia del territorio nacional. El documento no establece en ninguna parte qué tipo de aparatos se buscará comprar para suplir a los F-5.

    El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de la Sedena en el 2008 señala en uno de sus Programas y Proyectos de Inversión  (PPI) un gasto por 51 millones, 750 mil pesos para la compra de un Simulador de Vuelo para los aviones F-5.

    En los cuatro años de la actual administración del general Cienfuegos en la Sedena, solo se menciona en dos ocasiones y con el mismo número de proyecto de PPI (14071320014) la meta de Mantener la Capacidad Operativa Mediante la Sustitución de las Aeronaves de Ala Fija, que tienen una Antigüedad Mayor a 30 Años.

    Es el caso del PEF del 2015, en el que se asigna para ese PPI la cantidad de 2 mil 975 millones, 629 mil 830 pesos a ejercerse desde ese año y más allá del 2019.

    En el PEF del 2016 de la Sedena aparece de nuevo el mismo PPI, pero con un incremento de 93 millones, 165 mil 334 pesos para mantener vigente el proyecto. En ninguno de los dos PEFs se detalla en qué consiste el PPI, qué es lo que se va a comprar, para qué se va a ejercer, que aparatos serán sometidos a reparación o en qué consiste exactamente el programa.

    El 16 de septiembre del 2016, tres aparatos F-5 de la FAM salieron de la BAM-1 para formar parte de la parada aérea en la que los aparatos Grob alemanes y Texan T-6C fueron las estrellas, porque sustituirán momentáneamente a los F-5 mientras el gobierno reorganiza sus finanzas y busca opciones en el mercado internacional para sustituir al 401 Escuadrón de Pelea con otras aeronaves similares.

    Los F-5 que volarán el 16 de septiembre fueron el biplaza 4502 como líder del escuadrón, el 4501 (otro biplaza) y el 4508 (un monoplaza).

    Con información de Jorge Medellín /@JorgeMedellin95 /Estado Mayor MX

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario