martes, 20 de septiembre de 2016

Familiares pagaron 3 millones por empresario secuestrado y aun así lo mataron en Chihuahua

  • martes, 20 de septiembre de 2016
  • Comentarios

    El pasado 3 de agosto un comando irrumpió en un negocio ubicado en el Corredor Comercial de Chihuahua. Ante la mirada impotente de empleados y amigos, los hombres armados sustrajeron del local a Timmy Enns, dueño del local e hijo de un empresario menonita.

    Según publica Sin Embargo, horas después, los plagiadores exigieron una recompensa de tres millones de pesos por el joven empresario chihuahuense para entregarlo con vida. Los familiares de Enns cumplieron la petición pero los plagiarios faltaron a su promesa: el cuerpo del joven fue encontrado 26 días después, con dos tiros y en avanzado estado de descomposición.
    Los secuestradores ejecutaron a Timmy a pesar de haber cumplido con el pago y tiraron su cuerpo en un lugar conocido como Granjas el Venado, ubicado en el seccional Álvaro Obregón, en ciudad Cuauhtémoc.

    El cadáver del joven fue localizado el 29 de agosto pero apenas el viernes pasado lo entregaron a sus familiares.

    Luego de recuperar el cuerpo, familiares del joven llevaron a cabo el funeral y el domingo pasado llevaron su féretro al gimnasio de la iglesia del Campo 101, ubicado después del entronque con el ejido La Quemada.
    Habitantes de la comunidad menonita y empresarios de la región expresaron su indignación por el asesinato del joven.

    No es el primer secuestro contra miembros de esa comunidad. En septiembre de 2013, un comando ingresó a un rancho y privó de su libertad a Isac Isbran Klasen, menonita residente de la comunidad Valle de la Esperanza, ubicada en el municipio de Villa Ahumada, Chihuahua.

    El asesinato de Enns ocurre siete años después del asesinato de Benjamín Franklin LeBaron, fundador de un movimiento social contra el secuestro, quien fue levantado de su casa la madrugada del martes 7 de julio de 2009 por al menos 20 hombres de vestimenta tipo militar.

    El activista fue torturado frente a su familia, su esposa fue violada frente a él y luego, junto con su cuñado que llegó unos minutos después, fue llevado a una brecha que conduce a la cabecera municipal de Galeana, donde los ejecutaron.

    En 2009 encabezó protestas contra la inseguridad, extorsiones y secuestros que padecía su comunidad tras la llegada de grupos de la delincuencia organizada. Dichas movilizaciones iniciaron con el secuestro de su hermano menor Erick.

    Los captores pedían un millón de dólares por el joven pero la familia se negó a pagar el rescate con el argumento de que no alentarían que ocurrieran más casos como ese no sólo en su comunidad, sino en todo el país.

    Gracias a ese movimiento los secuestradores dejaron libre a Erick pero la lucha costó la vida de dos integrantes de la familia.

    Apóyanos con un me gusta a nuestra página de Facebook/NarcoviolenciaOficial
    Compartir:

    0 comentarios:

    Publicar un comentario