Header AD

Cártel del Golfo y Zetas vendieron combustible robado a empresas de EU que luego lo revendían a México

Debido a que no aportó pruebas suficientes para probar el delito y que no pudo cobrar el dinero que tenía que restituirse, Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió 300 millones de dólares en tres juicios contra empresas estadounidenses a las que acusó de realizar transacciones con combustible robado por integrantes del Cártel del Golfo y Zetas.

En tres juicios distintos a 23 empresas de Estados Unidos y 6 personas, Pemex denunció la compra y distribución de combustible mexicano que fue robado por cárteles de narcotráfico en la región de Cuenca de Burgos, que abarca Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Sin embargo, de los 300 millones de dólares que pidió por reparación del daño, judicialmente recuperó sólo 71 millones de cinco empresas y una persona demandada, pero ninguna tuvo fondos para pagar, por lo tanto no recibió ni un dólar.
El 7 de junio de 2010, Pemex y su filial Pemex Exploración y Producción (PEP) presentaron su primera ronda de demandas por robo, almacenamiento y distribución de gas natural condensado. El 29 de mayo de 2011 y el 10 de abril de 2012, presentaron otras demandas.

En 2013, en su sentencia preliminar, el juez Sim Lake de la corte de Houston, Texas, afirmó que la corte concluyó que  PEP careció de información para probar las denuncias por fraude, incumplimiento de contrato y garantías. En mayo de 2014, el juez dictó la sentencia final que confirmó lo anterior, Pemex no aportó pruebas de sus alegatos.

Pemex apeló la sentencia en marzo de 2015, pero la corte confirmó su decisión y sentenció que la empresa mexicana debía pagar a las empresas demandadas 830 mil dólares por gastos legales.

Según la empresa mexicana, el pago no se ha realizado y existe un acuerdo con el despacho de abogados que los representó, para que en caso de perder el caso, ésta pagara los gastos vinculados al proceso legal, pero no dio el nombre del despacho en cuestión.

Aunque Pemex asegura que obtuvo 80 millones de dólares en los juicios, en la realidad, únicamente recuperó 9 millones, que se cobraron antes de comenzar los juicios que perdió.

PEMEX NO LOGRÓ PROBAR SUS ALEGATOS

El bufete que representó a las empresas BASF y Shell en este caso, Baker Botts, explicó que las demandas presentadas en contra de estas compañías fueron rechazadas por la corte, por lo que ninguna empresa pagó nada a Pemex.

En el mismo tenor, Joel M. Androphy, representante de Murphy Energy Corporation explicó que Pemex “no logró probar nada, la mayoría de las demandas las perdió porque nunca pudo probar que ese producto fuera robado o que se cometiera algún crimen. No tenía suficiente evidencia. Todo se basó en una sospecha, nunca hubo pruebas”.

Pese a esta situación, en una solicitud de información realizada por Animal Político, Pemex, afirmó que no podía dar a conocer la información de los casos ya que podría afectar la estrategia procesal, aunque en un documento posterior del 17 de octubre, agregó: “Derivado de estas acciones emprendidas en Estados Unidos, Pemex Exploración y Producción logró resoluciones y acuerdos en su favor por más de 80 millones de dólares. Todos los procedimientos se encuentran concluidos en definitiva y en todos los casos se emitió una respuesta favorable para Pemex”.

Androphony, aseguraría posteriormente “no tengo idea de por qué dirían que las resoluciones fueron favorables para ellos”.

¿Quiénes robaron el combustible?

Las demandas que Pemex no pudo probar, de acuerdo con los documentos de la paraestatal, eran por un robo condensado de gas natural del cual tenía conocimiento de tiempo atrás.

Los documentos oficiales, afirman que el combustible que habría sido comercializado por las empresas demandadas, fue extraído por integrantes de los cárteles del Golfo y Los Zetas de la Cuenca de Burgos y transportado a Estado Unidos con apoyo de petroleras estadounidenses en colusión con autoridades aduanales del Servicio de Administración Tributaria (SAT) mexicano.

Un testigo identificado como Luis Ariel Rivera Rodríguez, que fue detenido en el marco de la operación estadounidense Project Reckoning, aseguró que desde 2006 además de drogas, los cárteles llevaban a Estados Unidos gas natural robado de México.

En 2008, la consejería jurídica de Pemex recibió cintas con conversaciones entre empresarios petroleros del país del norte, en que lamentaban la detención de integrantes del Cártel del Golfo y Los Zetas.

Empleados, aseguraron que sabían de la existencia de sobornos a funcionarios aduanales para contrabandear combustible robado.

La Corte en Texas afirmó en 2010 que “la evidencia señala que Pemex estaba muy consciente de que el condensado mexicano estaba siendo robado en México y comercializado en Estados Unidos al menos cuatro años antes de que demandara a cualquiera de las empresas”, lo que Pemex admitió.

¿Cómo compraban el combustible robado?

De acuerdo con los alegatos presentados por la empresa mexicana, el modus operandi constaba en:

1.- Las empresas estadounidenses compraban el condensado robado  y enviaban a México camiones cargados con agua con la etiqueta “nafta”.

2.- Al cruzar la frontera, vaciaban los camiones y los llenaban con condensado de gas natural robado.

3.- Creaban documentación falsa para justificar la posesión de combustible.

4.- Sobornaban a funcionarios aduanales para cruzar la frontera.

5.- En Texas el producto era almacenado y revendido a otras empresas.

Cártel del Golfo y Zetas vendieron combustible robado a empresas de EU que luego lo revendían a México Cártel del Golfo y Zetas vendieron combustible robado a empresas de EU que luego lo revendían a México Reviewed by Redacción on diciembre 14, 2016 Rating: 5

No hay comentarios.